Pasos a seguir para cumplir tus propósitos en el 2016

1.- Escoge únicamente tres propósitos:

metas

Antes que nada debes tener un objetivo muy importante que quieras lograr, pase lo que pase.
Puedes establecer otros dos objetivos, sólo recuerda en decidir qué objetivo será  “El objetivo principal”.

¿Por qué estoy siendo tan restrictivo? Porque si tratas de hacer más de tres cosas a la vez, te vas a perder. Perderás el camino de lo que es más importante. Vas a empezar a descuidar una de tus metas, y luego te sentirás culpable por ello. Y después perderás confianza en ti mismo.

Así que elige un propósito principal y dos secundarios.

2.- Escribe tus propósitos y ponlos en alguna parte

pasos_para_cumplir_propositos_ano_nuevo_2

Piensa en una sola palabra que represente cada una de tus metas. Escribe la palabra en letras grandes y ponla en algún lugar de tu casa. Por ejemplo, si quieres perder peso, puedes hacer un cartel con la palabra “delgada”. Cuélgala en tu refrigerador, para que cada vez que comas recuerdes tu objetivo.

No te limites a escribir tus propósitos, díselos a tu familia y amigos. Imprime varias copias de tus objetivos y ponlos en tu oficina. Entre más recordatorios, mejor.

3.- Convierte cada propósito en un hábito

hábitos

Ahora que has elegido un objetivo, encuentra algo que puedas hacer todos los días para cumplir el propósito. Trabajar en tus metas cada día es muy, muy eficaz.

4.- Ocúpate en un hábito por mes

malos-hc3a1bitos

Para lograr un objetivo importante, es probable que tengas que tener varios buenos hábitos. Por ejemplo, para ponerte en forma necesitas hacer ejercicio, reducir tu consumo de alcohol, comer más verduras, y así sucesivamente.

Si intentas tener varios buenos hábitos a la vez, probablemente vas a fracasar ya que es demasiado difícil concentrarse.

En lugar de eso, sugiero que te centres en un buen hábito por mes. Después de haberte acostumbrado al primero, puedes añadir el siguiente, y así sucesivamente. Por ejemplo, si quieres ahorrar más dinero este año, puede agregar hábitos como estos:

Enero: Anota tus gastos cada día

Febrero: Haz tu propia comida todos los días

Marzo: Vende un artículo usado de tu casa cada día en Internet

 

Fuente: IMUJER

¿Por qué bostezar es tan contagioso? Te explicamos los motivos sobre este extraño comportamiento

Cuando observamos a una persona bostezar, se activan una serie de mecanismos que nos hacen repetir el bostezo de forma inconsciente. No importa si te sientes somnoliento o extremadamente despierto, el simple hecho de ver, escuchar e incluso leer sobre este comportamiento, puede desencadenar un “bostezo reflejo”.

A pesar de los múltiples estudios existentes, los médicos y especialistas continúan sin comprender el porqué del bostezo reflejo, ni su utilidad.

Sin embargo, durante las investigaciones se han descubierto algunos hechos muy curiosos y sorprendentes. Algunos perros, por ejemplo, repiten el comportamiento si están fuertemente vinculados a la persona que bosteza. O que los niños experimentan sus primeros bostezos reflejos a los 4 años de edad, cuando comienzan a comprender las emociones de los demás.

Puedes descubrir estas y otras interesantes teorías en este original corto de animación ofrecido por TED y titulado ¿Por qué bostezar es contagioso?

 

Sumate a la causa: Regalar sonrisas!

El concepto es muy simple: “Enviar y recibir sonrisas”

Comparte esta imagen con tus amigos y familiares!

Creo que de alguna forma los buenos deseos funcionan como una energia que se expande y ayuda.

Tal vez vuelva a mi o a ti, y si no vuelve no importa, nos basta con alguna vez provocar una sonrisa o ayudarle a los demás con sus vidas diarias.

15 diseños de uñas fantásticos para estas navidades

1. Recorta una cinta adhesiva de esta forma para crear un fantástico árbol de Navidad en tus uñas. Para terminar el look, puedes utilizar un diamante de imitación o una estrella, para la parte superior del árbol
unas_navidad_2
2. Utiliza lentejuelas y purpurina para decorar los árboles de Navidad de tus uñas
unas_navidad_3
3. Utiliza varios diseños como estos en tus uñas para surtirlas de un espíritu navideño sin parangón. Dibuja copos de nieve, adornos o envolturas de regalos, entre otros
unas_navidad_4
4. Esta tonalidad de burdeos es perfecta para estas fiestas. Si no te gustan muy recargadas, solo tienes que pintar suavemente un árbol con esmalte de purpurina verde, tal y como puedes ver a continuación
unas_navidad_5
5. Para una apariencia más invernal, puedes probar con estos muñecos de nieve
unas_navidad_6
6. Este diseño es espectacular. La parte azul nos recuerda a un carámbano de hielo que, en contraste con los árboles blancos decorados en la uña del dedo anular, forman el tándem perfecto
unas_navidad_7
7. La manicura francesa en negro es un truco muy audaz para combinar con cualquier color que hayáis escogido para llevar en estas fiestas. Como motivo navideño un árbol negro y, para el acabado, no te olvides de similar unos copos de nieve con esmalte blanco
unas_navidad_8
8. El rojo y el verde son los tonos por excelencia de la navidad. La uña roja de lentejuelas añade la chispa al diseño, mientras que los lunares le dan un toque divertido
unas_navidad_9
9. Un diseño divertidísimo que incluye al propio Santa Claus, su cinturón, el árbol y los regalos
unas_navidad_10
10. Entre los rojos y verdes navideños, no te olvides de introducir uno o varios diseños que acentúen la originalidad
unas_navidad_11
11. También podéis optar por hacer un árbol de navidad con distintas bolas de colores, formando un triángulo. Una base roja brillante es una reminiscencia a la noche estrellada. Añadir unos bastones de caramelo, acebo y unos cuantos copos de nieve para dar aún más brillo a este diseño deslumbrante
unas_navidad_12
12. Este diseño tiene que ver con el brillo. Pintar un árbol de navidad de purpurina verde sobre una base brillante y tus uñas lucirán resplandecientes
unas_navidad_13
13. Puedes probar otros colores y pintar, de igual modo, un árbol de navidad en cada una de tus manos
unas_navidad_14
14. Este diseño de bastones de caramelo es un patrón muy divertido para probar esta temporada navideña
unas_navidad_15
15. Un árbol plateado resaltará estupendamente sobre un fondo de verdes craquelados
unas_navidad_16

El regalo furtivo

Un chico había nacido con una enfermedad que no tenía cura. A sus 17 años, podía morir en cualquier momento. Siempre había permanecido en casa, al cuidado de su madre, pero estaba harto y decidió salir solo por una vez. Visitó muchos almacenes y, al pasar por uno de música, vio a una jovencita primorosa de su misma edad. Fue amor a primera vista. Abrió la puerta y entró sin mirar nada que no fuera ella. Acercándose poco a poco, llegó al mostrador donde se encontraba la chica, que lo miró y le dijo, con una sonrisa:

– ¿Te puedo ayudar en algo?

Él pensó que era la sonrisa más hermosa que había visto en toda su vida. Sintió deseos de besarla en ese instante. Tartamudeando, le dijo:

– Sí, eeehhh, uuuhhh… me gustaría comprar un disco -y sin pensarlo, tomó el primero que vio y le dio el dinero.

– ¿Quieres que te lo envuelva? -preguntó la joven, sonriendo de nuevo.

Él asintió con la cabeza y ella fue a la oficina, para volver con el paquete envuelto. Lo tomó y se fue.

Desde entonces, todos los días visitaba la tienda y compraba un disco. La muchacha siempre lo envolvía, y él se lo llevaba y lo guardaba en su clóset. Era muy tímido para invitarla a salir y, aunque trataba, no podía. Su mamá se dio cuenta y le dio ánimo, así que al día siguiente él se armó de coraje y se dirigió a la tienda. Compró un disco y, como siempre, ella se fue a envolverlo. Él tomó el paquete y, mientras la joven no lo miraba, dejó su número de teléfono en el mostrador y salió corriendo.

Al otro día, repicó el teléfono de la casa y la mamá contestó. Era la muchacha del almacén, preguntando por su hijo. La señora comenzó a llorar y le dijo:

– ¿No lo sabes? Murió ayer.

Hubo un silencio prolongado, roto solamente por los sollozos de la madre. Días más tarde, la señora entró en el cuarto de su hijo. Al abrir el clóset, se topó con montones de cajitas en papel de regalo. Como esto le causó curiosidad, tomó uno de los paquetes y se sentó sobre la cama para abrirlo. Al hacerlo, un pequeño pedazo de papel salió de la cajita plástica. Era una nota que decía: “¡Hola! Estás muy guapo. ¿Quiéres salir conmigo? Te quiere, Sofía”.

Con emoción, la madre abrió otro paquete, y otro, y otro, y al hacerlo encontró muchas notas; todas decían lo mismo con distintas palabras.

Así es la vida: no espere demasiado para decirle a alguien especial lo que siente. Dígalo hoy: mañana puede ser muy tarde.

Ascender por resultados

Juan trabajaba en una empresa hacía dos años. Era muy serio, dedicado y cumplidor de sus obligaciones. Llegaba puntual y estaba orgulloso de que no haber recibido nunca una amonestación. Cierto día, buscó al gerente para hacerle un reclamo:

– Señor, trabajo en la empresa hace dos años con bastante esmero y estoy a gusto con mi puesto, pero siento que he sido dejado de lado. Mire, Fernando ingresó a un puesto igual al mío hace sólo seis meses y ya ha sido promovido a supervisor.

– ¡Ajá! -contestó el gerente. Y mostrando cierta preocupación le dijo-: Mientras resolvemos esto quisiera pedirte que me ayudes con un problema. Quiero dar fruta para la sobremesa del almuerzo de hoy. Por favor, averigua si en la tienda de enfrente tienen frutas frescas.

Juan se esmeró en cumplir con el encargo y a los cinco minutos estaba de vuelta.

– Bien, ¿qué averiguaste?
– Señor, tienen naranjas para la venta.
– ¿Y cuánto cuestan?
– ¡Ah! No pregunté.
– Bien. ¿Viste si tenían suficientes naranjas para todo el personal?
– Tampoco pregunté eso.
– ¿Hay alguna fruta que pueda sustituir la naranja?
– No lo sé, señor, pero creo que…
– Bueno, siéntate un momento.

El gerente cogió el teléfono e hizo llamar a Fernando. Cuando se presentó, le dió las mismas instrucciones que a Juan, y en diez minutos estaba de vuelta. El gerente le preguntó:

– Bien, Fernando, ¿qué noticias me traes?
– Señor, tienen naranjas, las suficientes para atender a todo el personal, y si prefiere, tienen bananos, papayas, melones y mangos. La naranja está a 150 pesos el kilo; el banano, a 220 pesos la mano; el mango, a 90 pesos el kilo; la papaya y el melón, a 280 pesos el kilo. Me dicen que si la compra es por cantidades, nos darán un descuento de diez por ciento. Dejé separadas las naranjas, pero si usted escoge otra fruta debo regresar para confirmar el pedido.
– Muchas gracias, Fernando. Espera un momento.

Entonces se dirigió a Juan, que aún seguía allí:

– Juan, ¿qué me decías?
– Nada, señor… eso es todo. Con su permiso.

Hoy en día reclamamos empoderamiento. Es decir, que los jefes otorguen a sus subalternos la posibilidad de tomar decisiones y responsabilidades por ellas. Pero, ¿están los empleados asumiendo esta función de manera proactiva y automotivada?

El potencial está en las personas. Son ellas quienes deben desarrollarlo y hacerlo conocer de los demás a través de hechos concretos.

La casa imperfecta, una lección inolvidable

Un maestro de construcción ya entrado en años estaba listo para retirarse a disfrutar su pensión de jubilación. Le contó a su jefe acerca de sus planes de dejar el trabajo para llevar una vida más placentera con su esposa y su familia. Iba a extrañar su salario mensual, pero necesitaba retirarse; ya se las arreglarían de alguna manera.

El jefe se dio cuenta de que era inevitable que su buen empleado dejara la compañía y le pidió, como favor personal, que hiciera el último esfuerzo: construir una casa más. El hombre accedió y comenzó su trabajo, pero se veía a las claras que no estaba poniendo el corazón en lo que hacía. Utilizaba materiales de inferior calidad, y su trabajo, lo mismo que el de sus ayudantes, era deficiente. Era una infortunada manera de poner punto final a su carrera.

Cuando el albañil terminó el trabajo, el jefe fue a inspeccionar la casa y le extendió las llaves de la puerta principal.
“Esta es tu casa, querido amigo -dijo-. Es un regalo para ti”.

Si el albañil hubiera sabido que estaba construyendo su propia casa, seguramente la hubiera hecho totalmente diferente. ¡Ahora tendría que vivir en la casa imperfecta que había construido!

Construimos nuestras vidas de manera distraída, reaccionando cuando deberíamos actuar, y sin poner en esa actuación lo mejor de nosotros. Muchas veces, ni siquiera hacemos nuestro mejor esfuerzo en el trabajo. Entonces de repente vemos la situación que hemos creado y descubrimos que estamos viviendo en la casa que hemos construido. Si lo hubiéramos sabido antes, la habríamos hecho diferente.

La conclusión es que debemos pensar como si estuviésemos construyendo nuestra casa. Cada día clavamos un clavo, levantamos una pared o edificamos un techo. Construir con sabiduría es la única regla que podemos reforzar en nuestra existencia. Inclusive si la vivimos sólo por un día, ese día merece ser vivido con gracia y dignidad.

La vida es como un proyecto de hágalo-usted-mismo. Su vida, ahora, es el resultado de sus actitudes y elecciones del pasado. ¡Su vida de mañana será el resultado de sus actitudes y elecciones de hoy!