Archivo de la categoría: Ciencia

10 grandes mitos sobre el cerebro, que seguramente creías verdaderos.

El cerebro humano cumple funciones tan distintas como el control hormonal, la memoria, los movimientos corporales y los estados mentales. Estas funciones son el resultado del “diálogo” (conexiones neuronales o sinapsis) entre las casi 90 mil millones de neuronas que lo forman.

Las Neurociencias son un grupo de disciplinas abocadas al estudio del cerebro y sus funciones. El desarrollo de nuevas tecnologías, como la Resonancia Magnética Funcional y la Tomografía por Emisión de Positrones, permitió visualizar la actividad cerebral de las personas cuando están “haciendo algo” en particular y así estudiar el funcionamiento del cerebro en vivo y en directo.

Sin embargo, algunos hallazgos son malinterpretados y dan lugar a falsas creencias y concepciones.

¿Qué es cierto y qué es falso respecto al cerebro?

1. Usamos el 10% de nuestro cerebro

Falso

Usamos todo el cerebro, todo el tiempo. Si bien algunas áreas están más implicadas en determinadas funciones (por ejemplo, el hipocampo en la memoria, el área de Brocca en el habla) se sabe que el cerebro actúa todo junto y a la vez. En la película Lucy (2014), la actriz Scarlett Johansson ingiere una droga que le permite incrementar el uso de su cerebro siendo capaz de recordar absolutamente todo, no sentir dolor, desmaterializarse y más. Entonces, si llego a usar el 100% de mi cerebro, ¿me convertiré en una supercomputadora líquida? La verdad es que no amigo, vos ya estás usando todo lo que tenés.

2. Neuronas que no se usan se mueren

Falso.

Esto solo se aplica para cerebros en formación. Durante el desarrollo se generan muchas más neuronas de las que efectivamente usaremos. En los primeros años de vida, algunas de ellas se conectarán siguiendo un plan genético determinado influenciado por el ambiente. Aquellas neuronas que no se conectaron con otras entran en apoptosis, una especie de “suicidio celular programado”. En cerebros adultos, el mecanismo principal de cambio es la plasticidad sináptica, proceso mediante el cual se crean nuevas conexiones, se eliminan algunas, se refuerzan o debilitan otras. Si tenemos en cuenta que cada neurona recibe entre mil y diez mil conexiones sinápticas, las posibilidades de poda neuronal son interminables.

3. El alcohol mata tus neuronas

Falso.

Las neuronas no mueren por exposición al alcohol, aunque sí cambian su funcionamiento y conexiones. Más de una vez hemos oído que una noche de juerga puede dejarnos el cerebro como un colador. Lo cierto es que el alcohol actúa sobre distintos tipos de receptores presentes en las neuronas, cambiando el funcionamiento de las mismas. Esto produce desbalances en la comunicación neuronal y puede causar déficit cognitivo. La exposición al alcohol en ciertas etapas del desarrollo cerebral puede provocar retraso mental y cuadros muy complejos como el Síndrome Fetal Alcohólico.

4. El cerebro de los viejos ya no aprende

Falso.

El cerebro es un órgano cuya estructura fina, las conexiones neuronales, es extremadamente plástica durante toda la vida. Esta capacidad de crear o cambiar las conexiones entre las neuronas se ha asociado a los procesos de memoria y aprendizaje. Y si bien esta plasticidad disminuye con los años, eso no significa que en la vejez ya no se aprendan cosas. Al contrario, aprender cosas nuevas es un muy buen ejercicio para el cerebro. Así que ya sabés, enseñale a tu abuelo a tocar la batería.

5. Escuchar música clásica nos hace más inteligentes

Falso.

El mito proviene de algunas publicaciones donde se mostraba que escuchar a Mozart mejoraba el desempeño en algún test cognitivo. Muchísimos otros trabajos no encontraron ventajas cognitivas por escuchar música clásica. Sin embargo, tocar un instrumento mejora algunas funciones ejecutivas, la memoria y la atención. Podés escuchar a la Mona, Charly García, Chopin o James Blunt, pero no vas a rendir mejor en tus exámenes.

6. El tamaño del cerebro determina la inteligencia

Falso.

Tener un cerebro más grande no necesariamente te hace más inteligente. La inteligencia no es dependiente de la cantidad de neuronas, sino más bien de las conexiones neuronales. Como explicamos antes, las evidencias sugieren que la plasticidad sináptica se relaciona con mejoras en la memoria y el aprendizaje. De hecho, el cerebro del delfín es mayor que el cerebro humano, y si bien los delfines son muy inteligentes, es más importante qué tipos de “diálogos” tienen esas neuronas en lugar de cuántas neuronas hay.

7. Usamos un hemisferio del cerebro más que el otro

Falso.

Ha sido ampliamente difundido que las personas “lógicas y analíticas” utilizan más su hemisferio izquierdo y que los “creativos y artísticos” usan más el derecho. Estudios con imágenes de resonancias magnéticas muestran que usamos los dos hemisferios cerebrales por igual, y que ambos trabajan juntos y coordinados. Un ejemplo claro es el habla: si bien las áreas del cerebro implicadas en este proceso se encuentran preferentemente en el hemisferio izquierdo, es el hemisferio derecho el encargado de otros aspectos del lenguaje, como la entonación y el énfasis. O sea que si te encanta pintar paisajes y sos aficionado a las matemáticas, ¡no sos la oveja negra del rebaño!

8. El cerebro está inactivo mientras dormimos

Falso.

El periodo de descanso es uno de los más necesarios del día. Pero esto no implica que el cerebro “se desconecte”, sino que aprovecha esas horas de sueño para llevar a cabo funciones que consumen mucha energía y que no podría realizar cuando estamos despiertos prestándole atención a nuestras actividades cotidianas. Recientemente se descubrió que, mientras dormimos, el cerebro aprovecha para “limpiar” aquellas sustancias de desecho que fueron generadas durante el día, se consolida la memoria y se “debilitan conexiones neuronales que tuvieron lugar para que las neuronas estén ‘listas’ para empezar un nuevo periodo de vigilia”. Acordate cuando vayas a la cama esta noche, ¡tu cerebro nunca descansa!

9. Las neuronas no se regeneran

Falso.

Hasta no hace mucho tiempo, la evidencia indicaba que las neuronas que se perdían no podían regenerarse. Hoy se conoce que existe “neurogénesis”, o sea, el nacimiento de nuevas células en el sistema nervioso adulto. Pero no es algo que ocurra a gran escala sino preferencialmente en el hipocampo, el bulbo olfativo y el epitelio olfativo. Recientemente se ha observado que también ocurre en distintas zonas de la corteza cerebral de monos. Quizás con nosotros ocurra lo mismo, ¡al fin y al cabo somos bastante similares!

10. Las mujeres tienen un sexto sentido

Falso.

Siempre se ha dicho que las mujeres tienen una especie de “intuición femenina” o “sexto sentido”, lo que las define como criaturas esencialmente empáticas, telépatas, expertas en gestualidad, escrutadoras de los estados emocionales y demás. Sin embargo, lo que se cree es que poseen la capacidad de entender mejor ciertas situaciones que para un varón pueden pasar desapercibidas. Esto puede deberse a que las mujeres usan mayormente la empatía, es decir, responder de manera adecuada en una situación infiriendo el estado mental, los sentimientos de las personas intervinientes. Los hombres suelen sistematizar, esto es, descifrar la mecánica de un sistema infiriendo las reglas que lo dominan. Quizás gracias a este “lenguaje” que las hace más sensibles y susceptibles pueden “leer y entender” gestos y señales, percibir mejor las cosas y estar más pendientes de los que las rodean.

La religión nos hace menos generosos

La asociación entre educación religiosa y valores morales ha sido puesta en entredicho con el último estudio llevado a cabo por el departamento de psicología de la Universidad de Chicago (EE.UU.) y que recoge la revista Current Biology.

Según las conclusiones del trabajo, los niños criados en familias con creencias religiosas son menos generosos y también menos altruistas que los educados en entornos agnósticos o no creyentes.

“Normalmente se piensa que la religiosidad está vinculada con el autocontrol y la moralidad. Esta creencia está tan profundamente arraigada en la sociedad que, en algunos ambientes, las personas que no son religiosas se llegan a considerar moralmente sospechosas”, comenta a Sinc Jean Decety, líder del estudio.

La sociedad tiene la firme creencia de que ser más justo y más empático van de la mano con la religiosidad y por ello “la religión influye en los juicios morales de la sociedad y su comportamiento hacia otros, y precisamente es esa relación entre moral y religión la más polémica de todas, aunque no siempre es positiva”, explica Decety.

Para el estudio, los investigadores contaron con una muestra de 1.170 niños de entre cinco y doce años de Canadá, China, Jordania, Turquía, Estados Unidos y Sudáfrica; los pequeños se habían criado en entornos musulmanes, cristianos, budistas, judíos, hindúes, no religiosos y agnósticos. Los investigadores facilitaron una serie de pegatinas para que las compartiesen con otros niños. Aquellos más religiosos estaban menos inclinados a compartir; sin embargo, los más generosos fueron aquellos que procedían de familias ateas o agnósticas.

¿La religión es tan importante para el desarrollo de la moralidad? Para Decety la enseñanza secular aportaría, a la luz de los resultados, valores éticos mucho más fuertes que los religiosos ya que, “las sociedades secularizadas son más pacíficas y generalmente más ‘sanas’ que las de aquellos países que se anclan en valores religiosos”.

Países como Suecia, Dinamarca, Japón, Países Bajos, Nueva Zelanda o Bélgica, característicos por una baja fe en la religión presentan, de hecho, los índices más bajos de criminalidad en el mundo y un alto nivel de bienestar social.

Ellos probaron cómo sería vivir 8 meses en Marte

Llegar a Marte es uno de los objetivos de la NASA, es el siguiente paso de la exploración espacial luego de la Luna, pero ¿cómo sería realmente estar en Marte? ¿Cómo sería el día a día de los astronautas? ¿Qué se sentirá estar tan aislado?
Aunque parezca una locura, estos seis investigadores hicieron la prueba durante 8 meses. Lo hicieron en una base emplazada en un volcán activo de Hawaii, con el apoyo de la NASA. ¿Cuál era el objetivo? Emular las condiciones hostiles que representaría colonizar Marte.

Los “colonos” buscaban determinar los efectos psicológicos y los conflictos que aparecerían cuando se convive por un tiempo considerable en un lugar muy aislado y desfavorable. ¿Qué fue lo que descubrieron? En las palabras de Kim Binsted, el líder de la investigación, aprendimos por encima de todo que el conflicto, incluso en los equipos más unidos, va a aparecer. Además, resaltó la importancia de tener una tripulación sumamente resiliente, capaz de reconocer y responder de forma apropiada ante el conflicto.

Las condiciones fueron muy difíciles. Vivieron durante 8 meses en un refugio de 111 metros cuadrados con tres habitaciones, una cocina, un laboratorio y un baño compartido con una ducha y dos inodoros. A pesar de que no era necesario, cada vez que salían del refugio se vestían con trajes espaciales como si realmente estuvieran en Marte. Además, para comunicarse con el exterior, simulaban un retardo de 20 minutos para ser más fieles a las condiciones del planeta rojo.

Algunos llevaban un diario y confesaron sentirse abrumados por la experiencia, pero al cumplirse el plazo salieron todos a celebrar con comidas variadas, muy distinto de los enlatados y comida deshidratada al que estaban acostumbrados. A pesar de todo, el líder destacó que “Dimos un paso adelante y estamos analizando la selección y la composición de los tripulantes”.

Las apps ahora podrían ayudar a tratar la depresión

Un estudio realizado en el Instituto Nacional de Medicina Complementaria de Australia (NICM) confirma que las aplicaciones de teléfonos inteligentes son efectivas para el tratamiento de la depresión.

Este padecimiento es un trastorno mental que se caracteriza por presentar tristeza, pérdida de interés o placer, sentimiento de culpa, falta de autoestima, trastornos de sueño y apetito, sensación de cansancio y falta de concentración, de acuerdo a la Organización Panamericana de la Salud.

La depresión es más común de lo que se cree, hasta febrero 2017 la Organización Mundial de la Salud calculó que afectaba a más de 300 millones de personas en el planeta, principalmente a jóvenes entre 15 y 29 años

Sobre el estudio

En la actualidad estamos ante una sociedad digital, en donde las aplicaciones son necesarias en el día a día, pues hay para casi todo, ahora también podrían ayudar al tratamiento de esta enfermedad.

“Combinado los rápidos avances tecnológicos en el área, estos dispositivos pueden ser capaces de proporcionar tratamientos instantáneos y altamente efectivos para la depresión, reduciendo la carga social y económica de esta condición en todo el mundo”, dijo Joseph Firth, autor principal del estudio en NICM.

Para el análisis, participaron más de tres mil 400 personas de ambos sexos entre 18 y 59 añoscon síntomas depresión mayor, leve a moderada, trastorno bipolar, ansiedad e insomnio.

Una primera investigación encontró que las aplicaciones globales de los smartphones redujeron significativamente los síntomas depresivos de las personas, lo que sugieres que las terapias digitales pueden ser útiles para quienes la padecen.

¿Existe una aplicación ideal?

Es obvio llegar a preguntarse qué aplicación se debe descargar o si hay una especial para cada tipo de persona, a lo que los investigadores señalan que es más aplicable para quienes tienen depresión de leve a moderada, pues aún no se estudian los beneficios en un caso mayor.

Quienes utilizaron aplicaciones completamente independientes -es decir que la aplicación no respondió sobre otros aspectos, como la retroalimentación por parte del clínico y la computadora- resultaron ser significativamente más eficaces que las aplicaciones no autónomas.

Dada la multitud de aplicaciones disponibles, muchas de ellas no están reguladas, es fundamental que ahora desbloqueemos qué atributos específicos de cada una obtienen los mayores beneficios para ayudar a garantizar que todas las que estén disponibles para las personas con depresión sean eficaces”, apuntó Jennifer Nicholas, coautora del estudio.

Las pruebas continúan, pues a pesar de los prometedores resultados iniciales, aún no hay evidencia que sugiera que el uso de aplicaciones por sí solo puede superar a las terapias psicológicas estándar o reducir la necesidad de medicamentos antidepresivos.

Según el co-autor y co-director del programa de psiquiatría digital en Beth Israel Deaconess Medical Center y un compañero clínico en el departamento de psiquiatría de la Harvard Medical School, el Dr. John Torous, la investigación es un paso oportuno y prometedor en el uso de los teléfonos inteligentes en salud mental.

Fuente

Esta es la primer ciudad en desaparecer por el cambio climatico

Se trata de Kivalina, un pueblo al borde del Mar de Bering, en Alaska. Este lugar podría convertirse en la primera población de Estados Unidos en desaparecer debido al ascenso del nivel del mar por el cambio climático. Según los datos del año 2016 Kivalina cuenta con 383 habitantes.

Ellos se convertirían en los primeros refugiados estadounidenses del calentamiento global. Estas son las predicciones de los ingenieros. Según ellos el lugar será inhabitable en 2025. El deshielo acelerado que está experimentando el Ártico hace que ese lugar sea especialmente vulnerable a la erosión costera.

Además, los registros de temperatura muestran que la región ártica de Alaska se está calentando dos veces más rápido que el resto de Estados Unidos.

Mas información en aqui

¿Cuáles son las bebidas con mas calorias?

El investigador José Mataix Verdú de la Universidad de Granada ha realizado un informe sobre las bebidas alcohólicas que más calorías tienen. 

Según el informe del investigador la bebida alcohólica son más calorías es el anís. Contiene 297 calorías por 100 mililitros. Siguen con menos calorías el ron, la ginebra y el whiskey con 244 calorías. Los amantes del coñac deben saber que contiene 243 calorías y el aguardiente 222 calorías.

El vermut dulce contiene 160 calorías. Los amantes de los vinos pueden estar más tranquilos ya que esta bebida no contiene tantas calorías como las demás bebidas alcohólicas. Por ejemplo entre los vinos los más calóricos son los dulces con 149 calorías por cada 100 mililitros.

Siguen los vinos blancos con 79 calorías y  los tintos con 74 calorías.  También hay que decir que las bebidas alcohólicas menos calóricas son la sidra con 40 calorías  y la cerveza con 45 calorías.
LA CERVEZA ES LA BEBIDA ALCOHÓLICA CON MENOS CALORÍAS

 

Descubren que las pruebas de ADN pueden llegar a incriminar a inocentes

Los análisis de ADN de la escena del crimen ya no son infalibles

El análisis de ADN ha revolucionado la ciencia forense. El material genético encontrado en colillas, vasos y otros lugares de la escena del crimen ha permitido atrapar varios años después de cometidos los crímenes a peligrosos delincuentes como Gary Ridgway, conocido como el asesino de Rioverde.

Pues bien, un nuevo estudio ha demostrado que la transferencia de ADN humano, que se produce de forma secundaria a través del contacto con un intermediario, es mucho más común de lo que se pensaba. Por ello, muestras de ADN encontradas en la escena de un crimen podrían no ser incriminatorias.

La presencia de las células de una persona en el lugar de un crimen o en un objeto específico quizá no pruebe que el sospechoso estuviera en el lugar del crimen o que hubiese tocado realmente el objeto en cuestión.
¿Y si su ADN hubiese llegado hasta allí por otros medios? La base de esta preocupación ha sido ahora confirmada gracias a un estudio de la Universidad de Indianápolis (UINDY), en EEUU. 

La investigación ha mostrado que la transferencia secundaria de ADN humano a través del contacto con un intermediario es mucho más común de lo que se creía. El hallazgo podría tener graves repercusiones para la ciencia médica y el sistema de justicia penal. 

 Para el estudio, las investigadoras diseñaron un experimento en el que se pidió a pares de voluntarios que se dieran la mano durante dos minutos. Después de ese tiempo, los mismos voluntarios cogieron unos cuchillos. De estos se tomaron muestras de ADN.
Se comprobó que, en el 85% de los casos, el ADN de la persona que no tocó directamente el cuchillo fue transferido a este en cantidad suficiente como para formar un perfil. 

¿Los colibríes roncan cuando duermen? (Video)

Roncar es algo que generalmente se asocia a los mamíferos, no a las aves, y mucho menos no a pájaros tan diminutos como un colibrí. Este vídeo de un colibrí roncando en Perú es probablemente lo más encantador que vas a ver hoy. La cuestión es ¿realmente está roncando?

La respuesta corta a esa pregunta es no. Al menos no en la manera en la que lo hacemos los seres humanos. 

Lo que el pequeño pajarito está haciendo es salir de un estado llamado torpor. El biólogo Joe Hanson lo explica a la perfección en It’s OK to be smart:

Los colibríes tienen unas necesidades metabólicas increíblemente altas. Para poder mover las alas a esa velocidad y mantenerse calientes necesitan el equivalente humano a una nevera llena de comida cada día. La mayor parte de esas calorías las ingieren comiendo nectar alto en glucosa e insectos ricos en grasas. Por su pequeño tamaño, los colibríes también pierden calor corporal muy rápido. Para preservar esta valiosa energía durante la noche, tienen la habilidad de entrar en un estado diario de hibernación llamado torpor.

Normalmente, si nuestro organismo pierde calor, nuestros músculos tiemblan y nuestro metabolismo se activa para generar calor. De esta manera alcanzamos nuestra temperatura base. Los colibríes hacen lo contrario, reducen esta temperatura de base y desconectan sus cerebros hasta el punto de que su respiración es casi indetectable. De esta manera pueden dormir sin quemar las calorías que no pueden recuperar precisamente porque están durmiendo

Justo antes del amanecer, sus ritmos circadianos comienzan a sacarlos de su torpor. Lo que vemos en el vídeo es muy probablemente a un colibrí saliendo de su torpor y comenzando a respirar más cantidad de oxígeno para elevar su temperatura corporal. Eso es lo que causa ese simpático sonido como un ronquido.

El vídeo se grabó hace tiempo en un centro de investigación en Perú que estudia el metabolismo de los colibríes. El animal pasó un rato durmiendo en una cámara que monitoriza los niveles de oxígeno y luego fue puesto en libertad. [BBC vía It’s OK to be smart]

 

Qué es el líquido rojo que sale de la carne cruda? (no, no es sangre)

Es normal que la carne cruda suelte un líquido rojo, y aunque prácticamente todo el mundo piensa que es sangre, en realidad no es así. Este líquido se produce debido a una reacción química que sucede al congelar la carne roja.

El líquido rojo que vemos en empaques de carne cruda en el supermercado y cuando descongelamos la carne que tenemos en el refrigerador es, en realidad, agua mezclada con una proteína llamada mioglobina, como explican desde Business Insider.

 Esta proteína, cuya estructura es bastante similar a la de la hemoglobina, está presente en el músculo de la vaca y su función es almacenar oxígeno.
Al congelar la carne el agua que la compone se convierte en cristales de hielo que rompen las células musculares, lo que libera mioglobonia.
Al descongelarla la proteína se mezcla con el agua, y dado que esta contiene hierro, resulta en un líquido con un color bastante similar a la sangre.

Si fuera sangre, otras carnes (como la del pollo) también soltarían ese líquido rojo, pero no lo hacen. Así que tranquilo, cuando pidas al mesero que le diga al chef que cocine tu carne al término medio, ese líquido rojo que verás brotar de tu filete no es sangre.

[vía The Sun / Business Insider]

¿Sabías que las hormigas son capaces de automedicarse?

Unos científicos de la Universidad de Helsinki (Finlandia) han encontradoevidencias de que las hormigas son capaces de automedicarse.

Han demostrado que la variedad de hormiga negra ‘Formica fusca’ puede cambiar su gusto por la comida tras haber quedado expuesta a patógenos fúngicos. A partir de ahí, se alimentan con peróxido de hidrógeno.


Cuando las hormigas se alimentan con esta dieta ingieren radicales libres adicionales con los que son capaces de sobrevivir a las infecciones significativamente mejor”, comenta el investigador Dalial Freitak.

“Es un sorprendente descubrimiento que las hormigan tengan una idea de su estado de salud y que ajusten la dosis necesaria para tratarse”, explicaba el investigador Nick Bos.