¿Cómo funciona la anestesia en nuestro cuerpo?

10, 9, 8, 7, 6, 5, 4, 3, 2 …black out

Una parte de ti ha sido anulada. No recuerdas, no puedes moverte. Respiras y tus signos vitales continúan con regularidad pero no estás soñando, ni pensando, ni sintiendo… estás anestesiado.

En lo siglos pasados, más de la mitad de los pacientes morían a causa del dolor producido por las heridas y el trauma que causaba una intervención quirúrgica, no por la enfermedad en cuanto tal —sólo hay que imaginar lo que significaría para alguien ver y sentir cómo un cuchillo atraviesa su piel hasta llegar a sus órganos—.

 Debido al horrible suplicio que vivían los pacientes, se buscaba un estupefaciente que aniquilara las sensaciones por un rato, sin que eso expusiera la vida. Así, se ensayó con alcohol, opio, mandrágora e incluso se propinaban fuertes golpes en la cabeza para llegar al estado de inconsciencia.

Más tarde se dio con el primer anestésico general: el éter dietílico. Al principio, fue usado como una droga, pronto se percibió que cuando los consumidores estaban en este estado no sentían dolor. Así pasaron los siglos y los anestesistas perfeccionaron los medicamentos y métodos para llevar a alguien a no sentir nada. En nuestros tiempos se combinan agentes inhalatorios e intravenosos para llegar a este efecto deseado.

¿Cómo funciona?

Tal vez no te guste esta respuesta pero… no se sabe. Es decir, la ciencia conoce cuáles son las reacciones orgánicas con la interacción de los anestésicos, pero aún se desconoce cómo es que esto funciona. La explicación más aceptada es que los anestésicos disuelven parte de la grasa presente en las células cerebrales, modificando las actividades celulares. Eso impide la actividad normal de los neurotransmisores sin afectar las funciones vitales del organismo.

Ahora bien, hay que distinguir entre anestesia local y anestesia general. La primera es mucho más estudiada y no implica tanto alboroto porque sólo se inhibe la percepción de una parte del cuerpo. Los anestésicos locales, como la Novocaína, logran bloquear los impulsos nerviosos de una parte específica no lleguen hasta el cerebro pues impide la transmisión a los centros del dolor localizados en el sistema nervioso central.

 En cuanto a la general, se sabe poco, pero se conoce que producen reducción en la transmisión nerviosa en las sinapsis, lo que hace que no se reciba ningún tipo de estímulo en ninguna parte del cuerpo. Aunque sí se conocen los efectos, todavía se desconocen los mecanismos moleculares que interactúan.

 La anestesia general no sólo evita el dolor, también produce hipnosis, analgesia, estabilidad hemodinámica y relajación muscular. Esto es un combo perfecto: quita el miedo, la tensión y el dolor físico —claro, aparece luego de despertar—.

A muchos les preocupa la falta de conocimiento de las consecuencias que la anestesia pueda tener a largo plazo. Algunos han cuestionado su aplicación. Sin embargo, gracias a ella se han salvado millones de vidas. ¿Imaginas cómo sería un transplante de riñón la extracción de una muela, un parto o una operación a corazón abierto sin anestesia?.

Con información de Cultura colectiva

¿Qué tipo de ateo eres según la ciencia?

«Ateos es la palabra que designa a todas las personas que no creen en Dios. Sin embargo, aún entre ellos hay diferencias»

lgunos pierden la fe en el camino; a otros, las dolorosas circunstancias se la roban y algunos más nunca la han tenido.

«Ateos es la palabra que designa a todas las personas que no creen en Dios. Sin embargo, aún entre ellos hay diferencias». Así lo dio a conocer un estudio elaborado por la Universidad de Tennessee.

«Felicitaciones, no creyentes. Son como todos los demás» afirmó Thomas J. Coleman III, el investigador a cargo del proyecto a la revista Raw Story.

La idea –dijo– era demostrar que los no creyentes no eran personas esencialmente distintos a los que sí creen.
En ambos casos, existen diferentes “corrientes”. Según esta investigación, existen fundamentalmente 6 tipos de personas ateas:

1.Ateo/agnóstico intelectual

Se trata de individuos que buscan educarse a sí mismos por la vía intelectual. Buscan información certera y les interesa sumar conocimiento sobre diversos temas relacionados con la filosofía y la ciencia. Gustan de discutir con argumentos lógicos la imposibilidad de la existencia de Dios.

2. Ateos activistas

Están preocupados por los Derechos Humanos y las luchas de diversidad sexual, medio ambiente, protección animal, feminismo y más. Ven en la religión un enorme riesgo de represión por lo que luchan contra su imposición. No sólo se manifiestan contra ella, sino que consideran que deben convencer a las personas de que Dios no existe. Según el estudio, son los menos narcisistas.

3. Ateo/agnóstico buscador

Estas personas no dudan tal cual de la existencia de Dios, sino reconocen el límite humano y la falta de pruebas para comprobarlo. Por ello, permanecen escépticos a quienes defienden asiduamente la idea de Él, pero también a quienes aseguran que es una farsa. Se mantiene en un punto medio. Según el estudio, muchos de ellos son más felices que los creyentes.

4. Antiteísta

No es que crea, sino que no quiere creer. Opina que la religión y todo lo que deriva de esta es nefasto y que sólo daña a la humanidad, hundiéndola en la ignorancia y el conformismo. Ve en la fe un peligro social, político e intelectual, por lo que abiertamente la rechaza y ataca. Son más radicales que los ateos activistas.

5. No teísta

Nunca han tenido una religión. Desde su nacimiento, es un tema en el que simplemente no han reparado. Por eso permanecen completamente apáticos a la discusiones sobre la existencia de Dios. No fueron inculcados en credo alguno. Carecen de tienen un sistema de creencias trascendental y no tienen problema con ello.

6. Agnóstico ritual

Son personas que no creen pero sí siguen las tradiciones —como Navidad, bautizos, bodas o clases de yoga, meditación u otro tipo de eventos con carácter espiritual— sin estar comprometidos del todo.

«Es útil comprender que los ateos no son todos iguales, de la misma manera que las personas religiosas no son todas iguales», dijo Dave Muscato, miembro de American Atheists, una organización estadounidense que vela por la defensa de las personas ateas.

En el futuro, según los investigadores, podrían contarse hasta 32 tipos de ateísmo. Las cosas van cambiando y las creencias sobre Dios —o una multitud de dioses— también. Lo importante es ser coherente con lo que se cree y cómo se actúa. Intentar convencer a otro de tu postura es inútil y además innecesario para alguien que esté conforme con cómo piensa al respecto.

Una vida sin azúcar es posible y… NECESARIO

El adulto promedio consume mucha más azúcar de la necesaria, por lo que reducir la ingesta de azúcar es una buena idea para la mayoría de las personas.
Algunas personas dan un paso más e incluso cortan de raíz su relación con el azúcar.

Últimamente, la dieta sin azúcar ha ganado en popularidad a medida que las personas buscan formas efectivas de mantenerse sanas o de perder peso. Sin embargo, no todos están convencidos de que la dieta sin azúcar funcione.

Puedes ver las cantidades de azúcar libre de cada producto comercial en sinazucar.org

Ya sea que eliminemos por completo el azúcar de la dieta o simplemente reduzcamos la cantidad que tomamos, existen consejos prácticos para ser tomados en cuenta:

1. Hazlo gradualmente

Una de las cosas más importantes a tener en cuenta al cambiar la dieta es hacerlo gradualmente. Pasar de una dieta llena de azúcar a una que no contenga azúcar debería ser un proceso lento.

Podemos comenzar eliminando las fuentes más obvias de azúcar, dulces y bebidas azucaradas.

Reducir la cantidad de azúcar que le ponemos al café o al té también es esencial.

2. Lee las etiquetas

Leer las etiquetas puede ayudar a identificar los tipos de azúcares que se deben evitar. El azúcar tiene muchos nombres (al menos 61) y se encuentra en muchos jarabes y concentrados diferentes. Los más comunes incluyen: azúcar de caña o azúcar moreno, jarabe de maíz o jarabe de maíz con alto contenido de fructosa, azúcar de remolacha, azúcar de coco, sirope de ágave, concentrado de zumo de manzana o uva, miel o panela. Además, cualquier cosa que termine con el sufijo “-osa” también conforma un tipo de azúcar, como la sacarosa, la glucosa, la dextrosa o fructosa.

3. Evita los carbohidratos simples

Muchas dietas sin azúcar también recomiendan que las personas eviten los carbohidratos simples. Los carbohidratos simples incluyen harina blanca, pasta blanca y arroz blanco. Los carbohidratos en estos alimentos se pueden descomponer rápidamente en azúcar en el cuerpo, lo que puede causar que aumenten los niveles de azúcar en sangre aumenten.

4. Planifica las comidas

Seguir una dieta sin una planificación es difícil. Cuando tenemos hambre, es más probable que busquemos un refrigerio poco saludable si no tenemos comidas nutritivas y tentempiés a mano.

5. Evita los azúcares artificiales

Son mucho más dulces que el azúcar, pero contienen poca o ninguna cantidad de calorías. Sin embargo, tomar azúcares artificiales puede engañar al cuerpo haciéndole creer que en realidad está comiendo azúcar. Esto puede exacerbar los antojos de azúcar de una persona, haciendo que sea más difícil para ellos seguir una dieta sin azúcar.

También evita tomar edulcorantes Si buscas el nombre químico de estos en las etiquetas de ingredientes los encontrarás como: aspartamo, sucralosa o sacarina.

6. Céntrate en alimentos integrales

Los alimentos procesados tienen más probabilidades de contener ingredientes refinados o azúcares añadidos, así que debemos inclinarnos hacia alimentos como: vegetales, frutas, carnes magras, aves de corral o tofu, pescado, granos enteros, sin procesar y legumbres y nueces y semillas.

Estudios revelan daños en el cerebro

De acuerdo con un nuevo y pequeño estudio conducido por la University of Otago, en Nueva Zelanda, el azúcar común puede afectar el modo en que tu cerebro trabaja y obstaculizar las habilidades cognitivas

Los investigadores estudiaron el desempeño cognitivo de 49 personas que consumieron bebidas con glucosa, sucrosa (azúcar de mesa), fructosa (el azúcar de las frutas), o sucralosa (endulzante artificial). Los participantes fueron evaluados en pruebas de reacción, aritmética y la interferencia de Stroop, que es un examen psicológico que mide el procesamiento cognitivo.

Después de analizar su desempeño, se determinó que aquellos que consumieron glucosa o sucrosa tuvieron un peor desempeño que aquellos que consumieron fructosa o sucralosa.

“Nuestro estudio sugiere que el ´coma hipoglucémico´, en cuanto a glucosa, es un fenómeno verdadero, donde los niveles de atención parecen disminuir después de la ingesta de azúcar con glucosa”, dijo Mei Peng, autora del estudio, al PsyPost.

Aunque es importante que el cuerpo tenga glucosa para funcionar correctamente, tener altos niveles de esta sustancia debido al consumo de bebidas azucaradas puede dañar las células corporales, explicó a Psychology Today, Teresa Aubele, profesora asistente de psicología del Saint Mary´s College de Indiana.

Esto puede “a la larga afectar tu capacidad de atención, tu memoria a corto plazo, y la estabilidad de tu humor”, añadió.

Investigaciones previas han asociado el consumo de glucosa con las mejoras de la memoria, pero el PsyPost aclara que otros estudios han tenido resultados mixtos al analizar los efectos de la glucosa en las habilidades cognitivas.

Por lo tanto, la autora Peng cree que se necesitan más investigaciones para progresar.

“Las investigaciones futuras deberían ampliar el conocimiento de cómo las diferentes regiones del cerebro cambian después de consumir azúcar, utilizando técnicas de neuroimagen”, dijo al sitio. “Esto nos ayudará a comprender mejor cómo los déficit de atención aumentan después de consumir glucosa”.

Test: ¿Qué tipo de imaginación tienes?

Este sencillo test de 10 preguntas revela el nivel de imaginación que tienes.

Responde las preguntas rápido, sin pensar, y descubrirás tu manera de interpretar las cosas: de acuerdo a la normalidad o tienes un enfoque más creativo. 

Test: ¿Cuánto sabes de cocina italiana?

Seguro que has ido ya a alguna ciudad de Italia, o has comido muchas veces en un restaurante italiano. ¿Pero cuánto sabes realmente de comida italiana? ¡Averígualo con este test!

Test: ¿Estás congelando correctamente tus alimentos?

Cada vez tenemos más la necesidad de congelar los alimentos. Nuestro estilo de vida se ha visto modificado y no podemos estar malgastando la comida que compramos pero… ¿Sabes exactamente cómo hacerlo? Descubre con este test si estás congelando bien tus alimentos. 

Test: Te diremos en 5 palabras qué primera impresión das

A veces es muy útil vernos a nosotros mismos desde otro ángulo. Lastimosamente, no siempre logramos hacerlo. Este test te ayudará a entenderte mejor y te mostrará cómo te ven las personas que no te conocen bien.

Test: ¿Qué tanto sabes de cultura general?

A lo largo de nuestras vidas adquirimos conocimientos y tratamos de aprender lo más que se pueda: en el colegio, universidad o trabajo. Todo ello va sumando a nuestra cultura general.
Pero claro, no hay necesidad de pisar un centro de estudios para aprender. También cuenta la curiosidad o experiencia de las personas.

 

Test: ¿Tienes la agudeza mental de un piloto?

Los anteojos o los lentes de contacto permiten tener visión 20/20. Pero ¿Qué significa esto realmente? La expresión “visión 20/20” se refiere a la visión normal, explica el Dr. J. Kevin McKinney.

“Una persona con visión 20/20 puede ver lo que una persona normal ve en una cartilla de agudeza visual cuando está a una distancia de 20 pies”, explica el Dr. McKinney, oftalmólogo y especialista en glaucoma del Eye Health Northwest en la Ciudad de Oregon, Oregon.

Este test te dirá que tan aguda es tu vista

Una cartilla de agudeza visual mide la agudeza o la claridad o nitidez de la visión. El primer número se refiere a la distancia en pies a la que se encuentra el sujeto de la cartilla. El segundo número indica la distancia a la cual una persona con visión normal puede leer la misma línea.

El peor error de marketing cometido por Coca-Cola

Coca Cola y Pepsi son las dos empresas líderes en la industria de refrescos a nivel mundial, es por eso que a lo largo de la historia ambas han luchado por ser la numero uno.

Sin embargo, en los Estados Unidos es Coca-Cola quien ha liderado el mercado sobre su rival Pepsi, pero esto no fue siempre así.

En cierta ocasión Pepsi utilizó un spot con un test ciego donde se mostraba a una anciana en un supermercado que se sorprendía tras haber elegido Pepsi en lugar de Coca-Cola.
Esto hizo que Pepsi incrementara sustancialmente sus ventas, por lo cual Coca-Cola lanzó al mercado un nuevo producto para contrarrestar la estrategia: “New Coke”.

“New Coke” fue considerado el peor error de marketing de la historia.
En ese momento Pepsi aprovechó para lanzar una campaña en la que resaltaba que Coca-Cola cambió su sabor por el sabor de Pepsi, entonces los norteamericanos obligaron, por decirlo de alguna manera, a que Coca-Cola volviera a su sabor original.

Es por ello que lanzaron luego “Classic Coke”, rectificando así su error.