Test: ¿Cuál es tu nivel de ansiedad?

Podemos adivinar tu nivel de ansiedad por lo que ves en estas pinturas
Tu nivel de ansiedad se revela según dónde miras, qué detalles observas.

A través de obras de arte como Las grandes bañistas, de Cezanne, y muchas más, podremos decirte qué tan ansioso eres. ¿Estás preparado?

Descubre tu verdadera orientación sexual con esta prueba científica

La escala de Kinsey establece siete diferentes grados de orientación sexual: homosexual, bisexual, asexual…

Descubre tu verdadera sexualidad según este estudio científico.

Test: Determinaremos qué tipo de genio eres

Los 4 tipos de genios, ¿cuál eres tu?

Aprovechar al máximo el potencial que cada uno llevamos en nuestro interior no es un tarea fácil si no somos capaces de discernir cuáles son las aptitudes para las que tenemos mayor capacidad. Conocerse a uno mismo es la única vía para averiguar qué características te hacen especial y, siguiendo la propuesta del empresario y autor Robert James Hamilton, con qué sabio te identificas más según tu personalidad.

1. Genios dinamo. Expertos en crear ideas brillantes, este tipo es especialista en iniciar proyectos pero no suelen terminarlos. Estos sabios hacen caso omiso de las críticas y no les importa pasar por alto los detalles más pequeños. Estos genios se centran en la creación que es su punto fuerte y pasan a la historia por su brillantez y su capacidad de resolución. Algunos ejemplos de esta personalidad serían Bill Gates, Steve Jobs, Beethoven o Albert Einstein.

2. Genios resplandecientes. Gente inteligente y que con gran facilidad para tratar con la gente, aunque se distraen con mucha facilidad. Las personas que se engloban dentro de este tipo son muy carismáticas y destacan por su capacidad de liderazgo y de establecer conexiones. No suelen planificar ni organizar mucho si no que dan valor a la diversión y al buen ambiente para generar una buena comunicación. Entre estos genios se encuentran nombres como Marilyn Monroe, Ellen DeGeneres, Oprah Winfrey o Bill Clinton.

3. Genios del tiempo. A pesar de estar muy concienciados con su entorno suelen tener un exceso de cosas pendientes siempre por hacer. La mayor fortaleza de este prototipo de genio es su perseverancia, quizás no sean los más fuerte, pero sí son los más meticulosos y siempre se toman su tiempo para hacer bien las cosas. Nelson Mandela, Ghandi, la Madre Teresa o Michael Phelps tienen este tipo de perfil.

4. Genios de acero. Preocupados por los detalles, su sabiduría e inteligencia les diferencia pero pueden llegar a ser excesivamente cautelosos. Estos genios destacan por su conocimiento de los sistemas informáticos y la complicada gestión de datos. Suelen disfrutar estando solos porque se concentran mejor a la hora de realizar sus proyectos y no les importa no ser los más populares. Su objetivo final es conseguir hacer algo de la forma más inteligente posible. Célebres empresarios como Ray Kroc, Sergey Brin, Rockefeller o Mark Zuckerberg se cuentan entre ellos.

Test: ¿Cuál es el factor dominante de tu personalidad?

Comprender esto podrá ayudarte a conocerte mejor y saber cuáles son tus desafíos.

¡Atrévete! ¡Vamos a averiguarlo juntos!

Test: ¿Qué porcentaje del cerebro utilizas tú?

La gran mayoría de las personas solamente utiliza el 10% del cerebro.

¿Qué porcentaje del cerebro realmente utilizas? ¿Crees que es más o menos de la media?

6 motivos sorprendentes que pueden desencadenar ansiedad

La ansiedad es una condición de salud mental que puede causar sentimientos de preocupación, miedo o tensión. Afecta a muchísimas personas.

Los trastornos de ansiedad son increíblemente comunes y una de las principales causas por las que acudimos a psicólogos o psiquiatras. Pueden causarnos preocupación, miedo o tensión y sus causas pueden ser complicadas, implicando a una gran variedad de factores. Sin embargo, está claro que algunos eventos, emociones o experiencias pueden causar síntomas de ansiedad o empeorarlos. Estos elementos se llaman disparadores. En otras personas, los ataques de ansiedad pueden desencadenarse sin ninguna razón. Te explicamos algunos motivos que pueden hacer que aparezca.

Problemas de salud:

un diagnóstico de salud que sea perturbador o difícil, como el cáncer o una enfermedad crónica, puede desencadenar ansiedad o empeorarla. Este tipo de desencadenante es muy poderoso debido a los sentimientos inmediatos y personales que produce. Hablar con nuestro médico sobre ello o con un terapeuta puede ser de mucha ayuda.

Medicamentos:

ciertos medicamentos recetados y de venta libre pueden desencadenar algunos síntomas de ansiedad. Esto se debe a que los ingredientes activos de estos medicamentos pueden hacer que te sientas incómodo o indispuesto. Esos sentimientos pueden desencadenar una serie de eventos en la mente y el cuerpo. Hablamos de las pastillas anticonceptivas, medicamentos para bajar de peso, para la congestión y la tos…

Cafeína:

muchas personas, de manera casi habitual, se toman su café por las mañanas, sin saber que esto podría desencadenar o empeorar la ansiedad. Según un estudio de 2010, las personas con trastornos de pánico y/o trastornos de ansiedad social son especialmente sensibles a los efectos inductores de la ansiedad de la cafeína.

Pensamientos negativos:

nuestra mente controla gran parte del cuerpo, y eso es más cierto en personas que tienen ansiedad. Cuando estás molesto o frustrado, las palabras que te dices a ti mismo pueden provocar mayores sentimientos de ansiedad. Aprende a reenfocar tu lenguaje y habla con un psicólogo para que te ayude.

El dinero:

Las preocupaciones sobre ahorrar dinero o tener deudas pueden desencadenar ansiedad. Las multas inesperadas o los temores de futuro respecto a las finanzas son factores desencadenantes también. En este caso, un asesor financiero puede ayudarte a planificar el futuro.

Eventos sociales:

Los eventos que requieren que hables poco o interactúes con personas que no conoces pueden desencadenar sentimientos de ansiedad, que pueden ser diagnosticados como un trastorno de ansiedad social. Intenta llevar un acompañante o simplemente trabaja en tus propios miedos.

¿Cómo ser más positivo con solo 5 minutos al día? Hazlo así

Experimentamos una pérdida, nos agotamos de nuestro trabajo o responsabilidades…y nuestro cerebro crítico interno toma el control. Ya está: la mentalidad negativa toma el control.

Ese nivel crítico que tienes por dentro debes cuidarlo: te obliga a filtrar la realidad a través de una lente negativa para que no veas ninguna posibilidad, ninguna opción para realizar un cambio, ninguna luz al final del túnel. De hecho, puedes caer en una grave enfermedad mental, como es la depresión, sino cambias tu actitud frente a la vida.

Intenta comenzar el día con este hábito de 5 minutos que reestructurará tu cerebro y te ayudará a construir una mentalidad positiva. Lo primero que tienes que hacer es dar las gracias: dar las gracias por estar aquí, por seguir viviendo, porque la vida es fugaz y está llena de buenos momentos que están a la vuelta de la esquina.

Cuando vives en piloto automático, sin realmente considerar lo que tienes, te falta conciencia. No solo poseemos cosas materiales; también tenemos experiencias, familiares, amigos, recuerdos, momentos felices, risas que compartimos con alguien, fortalezas personales, habilidades y talentos, y es muy probable que también tengamos una cantidad razonable de conocimiento sobre el mundo y cómo funciona.

Debes reescribir tu cerebro 5 minutos cada mañana con cosas positivas, en lugar de obsesionarte con cosas que no tienes y que pueden hacerte sentir frustrado e infeliz.

5 minutos al día, por la mañana

Levántate temprano. Como hemos mencionado antes, da las gracias por seguir existiendo. Cierra los ojos mientras afrontas el resto del día con gratitud en tus pensamientos. Concéntrate solo en 3 cosas por las que debes estar agradecido hoy. Puede ser muy simple: tener una cama caliente para dormir, un techo, un trabajo que paga las facturas, un amigo en quien confíes, comida en la nevera, un perro o gato que tengas como su mascota…

Sé específico. Si es esa persona a la que estás agradecido por tener en tu vida, enfatiza por cuáles de sus cualidades estás contento (son cálidos, afables, inteligentes, divertidos, creativos, honestos, etc.). Si tienes tu propia habitación o piso, señala por qué es importante para ti (puedes tener tiempo tranquilo por la noche para relajarte, leer o trabajar sin molestias). Si se trata de formar parte de una comunidad o círculo de amigos, observa cómo estar cerca de ellos te hace sentir y pensar en una tarde reciente que estuvisteis juntos recientemente.

En resumidas cuentas, se trata de levantarte por la mañana y, cuando te despejes, dedicar 5 minutos de tu vida a pensar en todas esas cosas que te deberían hacer feliz, y no al contrario. Todo está en nuestra cabeza y en nuestra forma de ver la vida: el futuro no existe, lo único seguro es la muerte y debemos dar más las gracias por lo que tenemos.

Las redes sociales hacen que odies tu cuerpo y tu vida

Tu cuerpo, tu vida, tus amigos, tu familia… cambiar las personas a las que sigues y enfocarte en mensajes reales alejados de una falsa perfección, es clave para tener una mente fuerte.

 

Un estudio reciente de la Facultad de Medicina de la Universidad de Pittsburgh ha revelado que las redes sociales están siendo un verdadero problema para tratar la depresión adolescente y la percepción que del cuerpo tienen los jóvenes.

Presión social, presión de grupo, presión de los referentes, aspiracional… Redes como Facebook, Twitter, Instagram, Snapchat o Pinterest, donde lo perfecto se asume como contenido casual y nada más lejos de la realidad.

Según un estudio del Pew Research Center, el 92 % de los adolescentes se conectan cada día, y el 24 % de esos adultos jóvenes informan estar “en línea constantemente”. El estudio afirma que los usuarios pasan una hora al día sólo en las redes sociales y visitan sus diversas cuentas en las redes sociales unas 30 veces por semana.

Si para un adulto que no utilice las redes para trabajar la presión ya existe, para un adolescente en busca de referentes, la idealización de las imágenes que se ofrecen afectan directamente a su mente. Antes eran las revistas, había que comprarlas; ahora las redes están a un click, 24 horas al día en nuestra mano.

Por supuesto, no es que las redes lleven a depresión o a tener una percepción errónea del cuerpo en los adolescentes, pero si la insatisfacción con la imagen existe y los indicios de depresión están ahí, las redes no hacen más que magnificar ese problema.

Lo que las redes nos hacen

-la exposición constante a imágenes idealizadas en las redes se ha relacionado con sentimientos de insatisfacción

-ver lo que otros hacen en las diferentes redes sociales hace que pienses que algo te falta a ti

-las personas que pasan más tiempo en las redes sociales pueden sentir celos de las personas que siguen en las redes sociales porque perciben que estas personas llevan una vida más feliz y exitosa

La realidad en muchas ocasiones, tal y como se ha demostrado en casos de denuncia de jóvenes y no tan jóvenes, es que su vida se ha convertido en una mentira, en un escaparate del que no pueden o no saben escapar, y todo lo que son sus redes son canales de publicidad, bien encubierta, bien explicada a medias.

De ahí la importancia en redes de mensajes como #bodypositive, o tomar conciencia real de que la realidad no está en las redes. De hecho, la investigación muestra que los mensajes negativos son cinco veces más poderosos que los positivos. Y eso cuesta mucho quitarlo de la mente. Se recomienda además que cada vez que piensas algo negativo sobre ti necesitas contrarrestarlo diciendo inmediatamente cinco cosas positivas sobre ti mismo.

La importancia de tener una mente fuerte es clave. Y vigilar lo que buscan los menores en las redes nos puede dar una idea de lo que quieren y desean. Hablar con ellos y explicarles que las redes se han convertido en un medio de clave de publicidad es fundamental.