Archivo de la etiqueta: amor

Test: ¿Qué tipo de relación tienes?

No importa qué tan distintos y únicos seamos, nuestras relaciones personales a menudo se desarrollan en escenarios parecidos.
Te invitamos a hacer este divertido test y descubrir qué tipo de relación predomina en tu caso.

La importancia de “lo que digo” y “cómo lo digo”

Del libro “Padres Tóxicos” (2014) José Luis Canales

“No te van a querer ni los perros”, era la frase que ella siempre usaba para retar a sus hijos cuando se portaban mal.
Primero, venía el pellizcón, y después, como de remate, esta frase punzante, aguda.
Seguramente, si le preguntan, ella los educó con amor. Y en nombre del amor, dijo frases como estas…


“¿Quién quiere otra torta de jamón?”, preguntó Carlos en el cumpleaños de su hija.
Ella estaba festejando sus 19 y él se había ofrecido de asador. “¿Quién quiere otra torta de jamón?”, insistió. “Vos no, mi amor, que estás muy gorda”, fue la frase que disparó delante de todos sus amigos.
Ella se puso roja de vergüenza, un nudo enorme le cerró la garganta y no comió más. Se levantó despacio y la soledad de su cuarto adolescente fue el mejor refugio hasta la madrugada del día siguiente. El padre murió preguntándose qué hizo mal esa noche.


“Vamos, no seas mariquita”, le dijo su profesor de natación cuando él –que en ese momento tenía 6 años– pidió una toalla al salir de la pileta porque tenía frío. Y todos sus amigos empezaron a reírse. “Mariquita, mariquita”, le gritaron. Y el profesor, lejos de hacerlos callar, los alentó. Nunca más volvió a nadar. (Y nunca, en 34 años de vida, apoyó sus labios en los labios de una mujer.)


“Eres un elefante dentro de la clase”, le dijo su profesora de Dibujo el primer día del primer año del secundario. Ella venía de un primario impecable, donde Dibujo era su materia preferida. Y era, para hacer honor a la verdad, una joven promesa. Ese año, se llevó Dibujo a diciembre. Volvió a dibujar 28 años después, cuando –terapia mediante– descubrió cuánto la había inmovilizado esa frase.


El Perito Moreno fue el lugar elegido para festejar sus 10 años de casados. Caminata por el glaciar, todos los turistas en hilera para no resbalarse. Ella iba delante; él, detrás. “Tu culo me tapa todo el sol”, fue la frase que eligió él para hacer un chiste.
Y no entendió por qué esa noche ella se encerró en el baño a llorar.


Son frases que no te matan, pero te marcan para toda la vida. Frases de mierda. No importa cuántas horas de terapia le dediques a deshacerlas, ellas están ahí… rondando, para reaparecer sin previo aviso.

Son frases que, cuando las contás, te parece que estás exagerando, que no pudieron ser así, que quizá las recordás mal… Entonces descubrís la crudeza de esas palabras.

Lo bueno es que un día, porque ese día –créanme– finalmente llega, te sacas uno por uno todos los puñales que te clavaron en el cuerpo y en el alma, te haces un sana, sana, colita de rana y descubrís que no fueron dichas con odio, que los responsables de escupirnos tamañas frases son seres que cargan, a su vez, con otras frases

 Y entonces llega el perdón. Y perdonamos.

Más adelante –bastante más adelante– viene la compasión.

Es ahí cuando volvemos a sentirnos felices, con ganas de caminar sobre el Perito Moreno más allá del tamaño de nuestro culo, de nadar y gritar: “Tengo frío, tráeme una toalla”, de hacer una lista con toda la gente que te quiere. Porque no solamente te quieren los perros…

Tratemos de pensar antes de hablar… ya que las PALABRAS QUE DUELEN tardan muchos años en salir del corazón del otro, y hasta a veces no salen…

Señales para detectar que estás siendo manipulad@

¿Alguna vez te ha pasado que aunque tenías muchas ganas de hacer algo otra persona logró cambiar tu parecer como “por arte de magia”?
¿O que te sentiste culpable porque opinaste diferente a otro? Quizás te haya pasado algo así, o no. Pero en ambos casos, es importante que sepas que puedes estar frente a un comportamiento manipulador.
Esto puede darse en cualquier ámbito y relación: en una pareja, al interior de la familia, entre amigos, en el trabajo, etc.

En general, una persona con un comportamiento manipulador es tan seductor o persuasivo que puede incluso controlarnos sin que nos demos cuenta directamente. Por eso, en esta nota podrás conocer algunas señales para estar atento y aprender a reconocer si se nos presenta en la vida.

1. No estás haciendo lo que quieres

Una de las cosas más cercanas a ti mismo que puedes reconocer para darte cuenta de que alguien está teniendo un comportamiento manipulador contigo, es frenar y registrar si es que estás sintiendo cierta incomodidad. Puede ser que estés haciendo algo o comportándote de cierta manera sin comprender por qué. Solo preguntándote si lo que estás haciendo es lo que realmente quieres ya estás dando un paso hacia tu propia determinación personal.

2. Sientes miedo, responsabilidad o culpa

Una de las primeras señales que puedes advertir para reconocer que alguien está teniendo un comportamiento manipulador es la propia sensación de miedo, culpa o responsabilidad al no actuar de acuerdo a lo que esa persona espera o desea; incluso a veces llegando a “traicionar” tus propios principios o convicciones, o hacer cosas que no querías. Esto es muy importante porque siempre tienes que defender tu derecho a pensar y sentir como tú mismo eres.


3. Dudas de ti mismo

Si te sientes confuso y comienzas a dudar de lo que crees, piensas y quieres para ti, detente. Una persona con ese comportamiento puede mentir, omitir información o amoldar las circunstancias para que hagas lo que quiere. Incluso es común que te inciten a tomar decisiones apresuradas, tomándote por sorpresa, en situaciones inoportunas o dentro de su terreno de seguridad. Sea como sea, siempre confía en quién eres.

4. Te sientes “desnudo/a” emocionalmente

Por lo general, una persona con ese comportamiento sabe reconocer fácilmente los puntos débiles de una persona y no dudará en apelar a ellos como una manera de lograr lo que se proponga. Por eso, si sientes que el otro está dando justo en tus aspectos íntimos o personales y tú eso no lo percibes como una manera de ayudarte, sino que te está dejando aún más vulnerable, puede que estés frente a alguien con el que debas replantearte si quieres seguir estando.

Actitudes que te ayudarán a detectar en el otro un comportamiento manipulador

  • No asume su responsabilidad. Suele culpabilizar a los demás. 
  • Va cambiando de opinión y forma de actuar de acuerdo a dónde está o en qué situación se encuentra.
  • Puede ser muy lógico, muy seductor o muy carismático. 
  • Se enfada si no los demás no responden de la manera que quisiera. 
  • Puede victimizarse. 
  • Sabe utilizar los principios morales de los demás para satisfacer sus necesidades.
  • Gusta de mostrar superioridad. 
  • Puede mentir o falsear las cosas. 
  • Es egocéntrico. 
  • No admite críticas.
  • No es empático.
  • Sus demandas son imperativas.
  • En una relación pueden ser celosos y/o controladores.

¿Qué hacer?

Lo más importante para hacer frente a estas situaciones es estar en conexión con nosotros mismos, desarrollar nuestra propia seguridad, delimitar lo que queremos y lo que no queremos que entre en nuestra vida, y actuar con determinación. Eso no implica perder ningún vínculo, sino, por el contrario, hacer crecer los que nos nutran y vengan desde el amor genuino, y aprender a separarnos de los que no.

Si crees que te está costando poder reconocer o superar estas situaciones, pide ayuda a un profesional. Estas cosas pueden cambiarse y estás a tiempo de hacerlo.

 

La religión nos hace menos generosos

La asociación entre educación religiosa y valores morales ha sido puesta en entredicho con el último estudio llevado a cabo por el departamento de psicología de la Universidad de Chicago (EE.UU.) y que recoge la revista Current Biology.

Según las conclusiones del trabajo, los niños criados en familias con creencias religiosas son menos generosos y también menos altruistas que los educados en entornos agnósticos o no creyentes.

“Normalmente se piensa que la religiosidad está vinculada con el autocontrol y la moralidad. Esta creencia está tan profundamente arraigada en la sociedad que, en algunos ambientes, las personas que no son religiosas se llegan a considerar moralmente sospechosas”, comenta a Sinc Jean Decety, líder del estudio.

La sociedad tiene la firme creencia de que ser más justo y más empático van de la mano con la religiosidad y por ello “la religión influye en los juicios morales de la sociedad y su comportamiento hacia otros, y precisamente es esa relación entre moral y religión la más polémica de todas, aunque no siempre es positiva”, explica Decety.

Para el estudio, los investigadores contaron con una muestra de 1.170 niños de entre cinco y doce años de Canadá, China, Jordania, Turquía, Estados Unidos y Sudáfrica; los pequeños se habían criado en entornos musulmanes, cristianos, budistas, judíos, hindúes, no religiosos y agnósticos. Los investigadores facilitaron una serie de pegatinas para que las compartiesen con otros niños. Aquellos más religiosos estaban menos inclinados a compartir; sin embargo, los más generosos fueron aquellos que procedían de familias ateas o agnósticas.

¿La religión es tan importante para el desarrollo de la moralidad? Para Decety la enseñanza secular aportaría, a la luz de los resultados, valores éticos mucho más fuertes que los religiosos ya que, “las sociedades secularizadas son más pacíficas y generalmente más ‘sanas’ que las de aquellos países que se anclan en valores religiosos”.

Países como Suecia, Dinamarca, Japón, Países Bajos, Nueva Zelanda o Bélgica, característicos por una baja fe en la religión presentan, de hecho, los índices más bajos de criminalidad en el mundo y un alto nivel de bienestar social.

7 Cosas divertidas que debes hacer con tu pareja al menos una vez en la vida!

1. Enfrenten juntos un miedo que tengan, como saltando en bungee o en paracaídas. La confianza hará que se unan más, además de ser un gran recuerdo para ambos.

2. Al menos una noche a la semana háganse masajes mutuamente después de un largo día.

3. Aprendan algo nuevo juntos, ya sea un idioma, una receta de cocina, pintar, ¡lo que sea!.

4. Tengan una maratón de películas o series creando un espacio especial con sillas, almohadas y mantas. O simplemente quédense en cama todo el día conversando, comiendo, mirando televisión o, incluso, teniendo sexo sin preocuparse por nada más que ustedes

5. Viajen juntos sin planificar algo con anterioridad, sólo haciendo las cosas que se les ocurran en el camino. En viajes de carretera que duran por horas escuchen música y canten a todo pulmón. Vayan a un sitio en donde puedan acampar y desconectarse de la ciudad. Sin comodidades, ni nada. Sólo ustedes dos en una carpa.

7. Hagan una lista con todos los restaurantes o bares que quieran conocer y vayan a CADA UNO de ellos.

5 Destinos para viajar en pareja

—inicio-slider—

Viajar en pareja es posiblemente una de las modalidades más extendidas del mundo, recayendo normalmente en lugares que incitan a la tranquilidad, las cenas románticas frente al atardecer y, especialmente, ciertos intereses comúnes. Sin embargo, desde América a Asia, son muchos los lugares etiquetados universalmente como paradas obligatorias para todos los enamorados del planeta, como estos lugares turísticos para viajes en pareja.

Fernando de Noronha, Brasil

Desconocido hasta por algunos brasileños, este archipiélago considerado como la particular “Atlántida” del país carioca y perdido al norte del país, constituye un paraíso para los amantes del ecoturismo y el buceo, donde nadar con tiburones es un juego de niños, Internet no existe y las playas se convierten en un particular Edén perdido.

—slide—

Tanzania

La película Memorias de África, ambientada en el Serengeti de Tanzania, incitó a las agencias a iniciar safaris que reproducían baños de espuma, champagne bajo carpas en medio de la sabana, un paseo en globo y alguno de los mejores atardeceres del mundo en las mismas entrañas de África. Un viaje para parejas aventureras.

—slide—

Krabi, Tailandia

Situada al sur de Tailandía, Krabi es una isla menos masificada que Phucket o Phi Phi, siendo accesible tan sólo en barco y marcando el inicio de una costa salpicada de junglas tropicales e inmensos peñascos, ideal para los amantes de las playas, quienes encontraran en Maya Bay su principal rincón idílico.

—slide—

Isla de Santa Lucía

El Caribe contiene muchas islas destinadas al turismo romántico, pero elegimos la pequeña Santa Lucia por su introducción del concepto de “hotel de 3 muros”. Y es que son muchos los resorts que sustituyen esa cuarta pared con vistas a los bananos y selvas tropicales que abrazan la montaña y el mar, permitiendo una total intimidad a las parejas que buscan descansar entre la civilización y el paraíso.

—slide—

Verona, Italia

A excepción de Venecia, ¿puede haber una ciudad más romántica en Italia que la de Romeo y Julieta? Si viajáis en verano podréis disfrutar de una ópera al aire libre en el interior de su famoso anfiteatro, mientras la Casa de Julieta que inspiró a Shakespeare es un museo ajardinado que representa esa elegancia y sofisticación que recorre las calles de esta ciudad.

Fuente

—fin-slider—

 

Un francés culpa a Uber de su divorcio y le reclama 45 millones de euros

Un fallo informático permitió a su mujer saber a distancia sus desplazamientos

Un empresario francés reclama 45 millones de euros a la plataforma tecnológica Uber después de que un fallo informático permitiera estar informado a distancia de sus desplazamientos, levantara las sospechas de infidelidad de su esposa e impulsara su divorcio, informó hoy el diario ‘Le Figaro’.

El Tribunal de Grasse, en la Costa Azul, celebrará su primera audiencia el próximo mes. El hombre tomó prestado el móvil de su mujer para solicitar un trayecto a la aplicación desde su propia cuenta, pero una vez desconectado, ese teléfono siguió recibiendo notificaciones de los desplazamientos del empresario.

Los detalles de sus pedidos, con el nombre del chófer, la hora de llegada o la matrícula, iban apareciendo en el iPhone de la mujer, sin que el empresario estuviera al tanto.

Uber no comenta públicamente casos individuales, especialmente este que ese encuentra en el marco de un proceso de divorcio“, indicó al diario un portavoz de la firma.

Pero el error detectado, según ‘Le Figaro’, no se limita a la denuncia mencionada, dado que la recepción de notificaciones de una cuenta Uber que se habría conectado alguna vez desde otro dispositivo afecta a las versiones iOS anteriores a la actualización del pasado 15 de diciembre, aunque no a los Android.

Las notificaciones no dan acceso a los datos más precisos, como la geolocalización en tiempo real o el destino exacto, pero sí permiten saber a distancia cuándo se reclama el servicio, indica el diario.

Fuente

Pamela Anderson podría estar saliendo con Julian Assange

Pamela Anderson podría estar manteniendo una relación sentimental con Julian Assange. La actriz ha visitado cinco veces al fundador de Wikileaks en la embajada de Ecuador en Londres, donde vive refugiado desde 2012.

La pareja se conoce desde 2014, cuando la actriz pidió a Assange que apoyara su fundación de ayuda a víctimas de abuso sexual.

Anderson visitó al hacker el 15 de octubre, el 13 de noviembre, 7 y 2 de diciembre y el 12 de enero, según ha publicado el diario británico Daily Mail.

A ella le gusta hacerle sonreír. Está preocupada por su bienestar y cree que no ha cometido ningún crimen, sino que ha sido tratado cruel e injustamente“, ha señalado un representante de Pamela Anderson a la revista People.

Fuente

Lo que no te contaron del enamoramiento

El enamoramiento es un estado emocional y tiene fecha de caducidad.

Cuando te enamoras tu cerebro se convierte en una montaña rusa química, desactiva el área racional y activa el área de la confianza, así somos incapaces de ver los defectos de la otra persona, por eso se dice que”el amor es ciego”.

Estar enamorado para nuestro cerebro es, algo así cómo estar drogado. Segrega dopamina, serotonina y noradrenalina. Esto nos causa el mismo efecto que una droga; alegría, energía, subidón, éxtasis y todo nos parece estupendo.

Por otro lado, al igual que las drogas, la ruptura nos lleva a tener un bajón tremendo, tristeza, desesperación, creer que la vida no vale nada y “el mono” por la otra persona.

Siento decirte si tienes pareja y vives en el mundo de yupi que no todo dura eternamente y  éste es el caso de la burbuja del enamoramiento y el universo cuqui.

 El enamoramiento no dura para siempre,  de hecho los estudios dicen que dura entre uno y tres años. Tranquilos no pongáis el grito en el cielo. Se puede tener pareja, ser feliz y no vivir en el enamoramiento.

El amor y el querer puede durar para siempre, pero el enamoramiento no y no es nada malo. Las relaciones tienen fases, y la primera es ésta, dónde todo es perfecto.

No te asustes si un día te despiertas y ya no sientes que estás flotando o empiezas a encontrarle defectos a tu pareja o, a encontrar normal o raro aquello que veías especial. Puede que tu cerebro ya no esté anestesiado enamorilmente hablando, el raciocinio vuelve a ti, pero el amor se queda.

Enamorarse es muy fácil, apenas unos minutos bastan para enamorarte de una persona, no hace falta más que escuchar su voz, prendarse de su sonrisa o ver como se toca el tupé. En cambio, querer a una persona, se consigue con el tiempo.

Querer a alguien tiene mérito, aceptar sus defectos y sus virtudes, estar con él los días buenos y sobretodo los malos, aceptar sus diferencias, la convivencia… y amarle así sin peros y sin condiciones.

No hay ningún enamoramiento que dure una eternidad pero sí puedes tener pareja, quererla, ser feliz y sentir ese no se qué que no se yo cuando estás con ella. Y eso señores, es el amor, querer estar con alguien todos los días pese a sus pros y sus contras.

Así que no te preocupes si tienes pareja y estás empezando a sentir ese “desencantamiento” es parte del proceso del amor y de sus fases. No te asustes, no rompas la relación, no creas que te has aburrido o que se ha perdido la magia. Esto es algo normal y habitual, sólo tienes que aprender a disfrutar del camino y dejarte llevar.

Autor: Cristina