Archivo de la etiqueta: comida

Test: ¿cuánto sabes de gastronomía?

Esta serie de preguntas te permitira adentrarte aún más en el mundo de los aromas y sabores. ¿Eres capaz de responder correctamente las 12 preguntas?

6 enfermedades derivadas directamente de la obesidad

La obesidad se ha convertido en una epidemia mundial casi tan alarmante como el hambre -al menos así lo sostiene la Organización Mundial de la Salud (OMS). Está lejos de tratarse tan solo de un asunto estético: la obesidad mina la salud, acorta la vida e incluso puede causar la muerte. ¿Qué tal si conocemos, a continuación, algunas de las enfermedades derivadas de la obesidad?

#6. Hipertensión

A mayor edad y peso corporal, más alta es la presión. Si no recibe el tratamiento adecuado, la hipertensión puede tener consecuencias muy graves, como ataques al corazón, derrames cerebrales, diabetes y enfermedades renales. Ahora bien, para disminuir los riesgos de padecer estos infortunios, no hace falta bajar de peso abruptamente. Así, el solo hecho de perder 3 kg ya es de gran ayuda.

#5. Diabetes

La obesidad contribuye al desarrollo de la diabetes, porque hace a las células más resistentes a los efectos de la insulina. Por lo general, esto desemboca en una diabetes tipo 2 -según la OMS, este es el que sufren el 90% de los diabéticos. Para reducir las posibilidades de poseer esta enfermedad, basta adelgazar entre 6 y 9 kg.

#4. Enfermedades cardíacas

La obesidad facilita la aparición de enfermedades cardíacas, que pueden terminar causando ataques al corazón o derrames cerebrales. De acuerdo a la American Heart Association (AHA), las personas con sobrepeso tienen mucho más riesgo de sufrir un ataque cardíaco antes de los 45 años. Por su parte, los adolescentes obesos tienen más posibilidades de experimentarlo antes de los 35. Todos estos riesgos pueden disminuir considerablemente si se baja entre 4 y 6 kg.

#3. Cáncer

Según la AHA, ser obeso duplica las posibilidades de padecer cáncer. El sobrepeso también aumenta los riesgos de sufrirlo -de hecho, las mujeres con tan solo 9 kg demás ya son más vulnerables al cáncer. Ahora bien, perder 5 kg resulta un verdadero avance en la prevención de esta enfermedad.

#2. Infertilidad

En las mujeres, la obesidad altera la producción hormonal y puede terminar causando un fallo ovárico prematuro. Así, las mujeres con entre 6 y 11 kg de sobrepeso tienen más posibilidades de ser infértiles, así como de desarrollar cáncer en los ovarios. Para evitar estas desgracias, alcanza con adelgazar 5 o 6 kg.

#1. Dolor en la espalda

Con tanto peso, la espalda y las articulaciones se resienten. Este hecho puede derivar en el daño de las partes de la columna vertebral que cargan la mayor parte del peso. Además, la obesidad aumenta los riesgos de sufrir osteoporosis, artritis y osteoartritis. Para prevenir estos problemas, conviene bajar entre 6 y 9 kg.

Una vida sin azúcar es posible y… NECESARIO

El adulto promedio consume mucha más azúcar de la necesaria, por lo que reducir la ingesta de azúcar es una buena idea para la mayoría de las personas.
Algunas personas dan un paso más e incluso cortan de raíz su relación con el azúcar.

Últimamente, la dieta sin azúcar ha ganado en popularidad a medida que las personas buscan formas efectivas de mantenerse sanas o de perder peso. Sin embargo, no todos están convencidos de que la dieta sin azúcar funcione.

Puedes ver las cantidades de azúcar libre de cada producto comercial en sinazucar.org

Ya sea que eliminemos por completo el azúcar de la dieta o simplemente reduzcamos la cantidad que tomamos, existen consejos prácticos para ser tomados en cuenta:

1. Hazlo gradualmente

Una de las cosas más importantes a tener en cuenta al cambiar la dieta es hacerlo gradualmente. Pasar de una dieta llena de azúcar a una que no contenga azúcar debería ser un proceso lento.

Podemos comenzar eliminando las fuentes más obvias de azúcar, dulces y bebidas azucaradas.

Reducir la cantidad de azúcar que le ponemos al café o al té también es esencial.

2. Lee las etiquetas

Leer las etiquetas puede ayudar a identificar los tipos de azúcares que se deben evitar. El azúcar tiene muchos nombres (al menos 61) y se encuentra en muchos jarabes y concentrados diferentes. Los más comunes incluyen: azúcar de caña o azúcar moreno, jarabe de maíz o jarabe de maíz con alto contenido de fructosa, azúcar de remolacha, azúcar de coco, sirope de ágave, concentrado de zumo de manzana o uva, miel o panela. Además, cualquier cosa que termine con el sufijo “-osa” también conforma un tipo de azúcar, como la sacarosa, la glucosa, la dextrosa o fructosa.

3. Evita los carbohidratos simples

Muchas dietas sin azúcar también recomiendan que las personas eviten los carbohidratos simples. Los carbohidratos simples incluyen harina blanca, pasta blanca y arroz blanco. Los carbohidratos en estos alimentos se pueden descomponer rápidamente en azúcar en el cuerpo, lo que puede causar que aumenten los niveles de azúcar en sangre aumenten.

4. Planifica las comidas

Seguir una dieta sin una planificación es difícil. Cuando tenemos hambre, es más probable que busquemos un refrigerio poco saludable si no tenemos comidas nutritivas y tentempiés a mano.

5. Evita los azúcares artificiales

Son mucho más dulces que el azúcar, pero contienen poca o ninguna cantidad de calorías. Sin embargo, tomar azúcares artificiales puede engañar al cuerpo haciéndole creer que en realidad está comiendo azúcar. Esto puede exacerbar los antojos de azúcar de una persona, haciendo que sea más difícil para ellos seguir una dieta sin azúcar.

También evita tomar edulcorantes Si buscas el nombre químico de estos en las etiquetas de ingredientes los encontrarás como: aspartamo, sucralosa o sacarina.

6. Céntrate en alimentos integrales

Los alimentos procesados tienen más probabilidades de contener ingredientes refinados o azúcares añadidos, así que debemos inclinarnos hacia alimentos como: vegetales, frutas, carnes magras, aves de corral o tofu, pescado, granos enteros, sin procesar y legumbres y nueces y semillas.

Estudios revelan daños en el cerebro

De acuerdo con un nuevo y pequeño estudio conducido por la University of Otago, en Nueva Zelanda, el azúcar común puede afectar el modo en que tu cerebro trabaja y obstaculizar las habilidades cognitivas

Los investigadores estudiaron el desempeño cognitivo de 49 personas que consumieron bebidas con glucosa, sucrosa (azúcar de mesa), fructosa (el azúcar de las frutas), o sucralosa (endulzante artificial). Los participantes fueron evaluados en pruebas de reacción, aritmética y la interferencia de Stroop, que es un examen psicológico que mide el procesamiento cognitivo.

Después de analizar su desempeño, se determinó que aquellos que consumieron glucosa o sucrosa tuvieron un peor desempeño que aquellos que consumieron fructosa o sucralosa.

“Nuestro estudio sugiere que el ´coma hipoglucémico´, en cuanto a glucosa, es un fenómeno verdadero, donde los niveles de atención parecen disminuir después de la ingesta de azúcar con glucosa”, dijo Mei Peng, autora del estudio, al PsyPost.

Aunque es importante que el cuerpo tenga glucosa para funcionar correctamente, tener altos niveles de esta sustancia debido al consumo de bebidas azucaradas puede dañar las células corporales, explicó a Psychology Today, Teresa Aubele, profesora asistente de psicología del Saint Mary´s College de Indiana.

Esto puede “a la larga afectar tu capacidad de atención, tu memoria a corto plazo, y la estabilidad de tu humor”, añadió.

Investigaciones previas han asociado el consumo de glucosa con las mejoras de la memoria, pero el PsyPost aclara que otros estudios han tenido resultados mixtos al analizar los efectos de la glucosa en las habilidades cognitivas.

Por lo tanto, la autora Peng cree que se necesitan más investigaciones para progresar.

“Las investigaciones futuras deberían ampliar el conocimiento de cómo las diferentes regiones del cerebro cambian después de consumir azúcar, utilizando técnicas de neuroimagen”, dijo al sitio. “Esto nos ayudará a comprender mejor cómo los déficit de atención aumentan después de consumir glucosa”.

Test: ¿Cuánto sabes de cocina italiana?

Seguro que has ido ya a alguna ciudad de Italia, o has comido muchas veces en un restaurante italiano. ¿Pero cuánto sabes realmente de comida italiana? ¡Averígualo con este test!

Test: ¿Estás congelando correctamente tus alimentos?

Cada vez tenemos más la necesidad de congelar los alimentos. Nuestro estilo de vida se ha visto modificado y no podemos estar malgastando la comida que compramos pero… ¿Sabes exactamente cómo hacerlo? Descubre con este test si estás congelando bien tus alimentos. 

¿La canela ayuda a bajar de peso? Estos son sus beneficios

Muchos trabajamos duro para bajar de peso, pero a veces cuando estamos realmente ocupados, nos es bastante difícil. La verdad es que lo más importante es siempre llevar una alimentación saludable y hacer ejercicio para mejorar nuestra salud, pero a veces no nos viene mal perder algunos kilos en el proceso. Si te estabas preguntando que tan buena es la canela en estos casos, entonces aquí tenemos una respuesta.

La canela tiene muchas propiedades que mejoran nuestro organismo. Por ejemplo, es antioxidante y reduce el colesterol. De este último punto hay varios estudios que los demuestran, así como su capacidad de reducir el dolor de los músculos.

Más beneficios

Un estudio del Journal of Diabetes Science and Technology demostró que la canela no solamente es buena para disminuir los niveles de azúcar sino que quienes la consumen tardan más tiempo en sentir hambre. Por supuesto que esto lleva a comer menos y bajar de peso.

Algunos recomiendan consumir la canela junto con miel, otro alimento que tiene muchos beneficios. La canela ayuda también a que el cuerpo procese mejor los carbohidratos, lo que obviamente ayuda en el proceso.

Para incluir la canela en tu dieta hay muchas opciones. Se puede agregar en el té o café, pero también queda muy bien con otras comidas, tortas o incluso en bocadillos agridulces. Las opciones son varias, para todos los gustos. Es bueno saber que la canela tiene beneficios para nuestro cuerpo y además, nos ayuda a perder peso.

¿Qué tan malos son los alimentos procesados?

Por supuesto que los alimentos orgánicos siempre serán una mejor alternativa que aquellos plagados de pesticidas. Sin embargo, cuando hablamos de alimentación, no siempre resulta tan sencillo categorizar determinados productos como «saludables» o «poco recomendables».

En este sentido, los alimentos procesados se han vuelto casi el enemigo de una salud equilibrada y ya muchos nutricionistas sugieren limitar su consumo. Pero… ¿qué son exactamente los alimentos procesados? ¿Son tan dañinos como se parece? Para resolver estas dudas, entiende más sobre este tipo de productos.

¿Qué son los alimentos procesados?

El Ministerio de Agricultura de los Estados Unidos los define como «todo alimento que no sea crudo; como por ejemplo la fruta, los vegetales y las carnes». Esto quiere decir que todo alimento alterado en alguna manera ya sería catalogado como «procesado». Por esta razón desde los porotos enlatados, la fruta congelada y el cereal hasta la harina, el aceite y los snacks salados, todos entrarían debajo del término que engloba diferentes tipos de procesos.

Misma categoría, diferentes aportes nutricionales

Las papas chips y la zanahoria cortada ambos son productos procesados entonces. Pero no se puede dejar de mencionar las diferencias que existen respecto a sus aportes a nivel nutricional. Aclarado este punto, vale la pena pensar entonces en las distintas subcategorías que se incluyen en los alimentos procesados.

La investigadora y profesora de la Universidad de Carolina del Norte Jeniffer Poti realizó un estudio para identificar diferentes grados de proceso. De este modo, la experta distingue como alimentos ultra procesados los que contienen niveles altos de sodio, grasas y azúcares (gaseosas y papas fritas, por ejemplo) y que no aportan desde un punto de vista nutricional.

También separó aquellos productos cuyos procesos se basan en la transformación de un solo ingrediente (como es el caso de la harina) y aquellos de un solo ingrediente pero que contienen aditivos (fruta en lata, por ejemplo) y los llama «moderadamente procesados»

Ventajas de los alimentos procesados

De acuerdo con Poti, el proceso por el que pasan determinados alimentos es realmente necesario ya que gracias a ellos se garantiza un producto seguro y confiable de consumir. Por ejemplo, si se quiere consumir mandarinas o duraznos en el invierno resulta de veras conveniente que esta fruta se venda en un envase con agua y determinado aditivo como un endulzante natural. De lo contrario, se echaría a perder con el paso de los meses.

Las desventajas

Como ves, no siempre hay que evitar todos los alimentos procesados. Ahora, sí vale la pena tener en cuenta que aquellos productos que contengan azúcares o sales para prolongar su vida útil tendrán contenidos mayores en sodio y en azúcar refinada que el alimento en crudo.

 Se puede nombrar también aquellos alimentos que se presentan como «saludables» pero que están lejos de serlo. Este es el caso de las barras de granola que pueden aportar proteínas pero también están cargadas de la misma cantidad de azúcares y grasas que un chocolate de baja calidad.

En definitiva, se puede decir que un producto «procesado» no implica necesariamente que sea perjudicial para la salud. Sin embargo, resulta importante aclarar que los alimentos más recomendables a nivel nutricional siguen siendo aquellos de estación y, preferentemente, libres de productos tóxicos.

Además, siempre será más recomendable consumir alimentos que no contengan químicos de ningún tipo ya sean conservantes, endulzantes o colorantes. Y, lamentablemente, gran parte de los productos procesados hoy día los contienen.

Es mas sano desayunar pizza que Cereales

¿Es posible que una pizza sea un desayuno saludable? Según las declaraciones de una nutricionista estadounidense al Daily Meal, lo cierto es que se trata de una opción nutricionalmente más sana que el típico desayuno que podemos ver en la mayoría de las casas: los cereales industriales. Puestos a elegir el peor de los males, mejor la pizza que los cereales, ya que la pizza puede realizar un buen aporte de proteínas y de grasas saludables (algo más que el cereal refinado y el azúcar del desayuno tradicional).

Si cada día eliges desayunar cereales comerciales, debes saber que la mayor parte de ellos están colmados de azúcares libres o añadidos que entorpecen la salud del organismo y para peor, aun los cereales de tipo “fitness” son productos de mala calidad que no deberíamos consumir. Para que nos demos cuenta la mala calidad que poseen estos alimentos, dejamos 5 desayunos sorprendentes que son más sanos que los cereales industriales.

1. Tortita con claras de huevo, avena, manzana, plátano y canela

Proteínas, carbohidratos complejos ricos en fibra, vitaminas y minerales. Un desayuno muy completo y además está delicioso. Podemos acompañar la tortita con unas nueces para además añadir un poco de grasas saludables y así tener un desayuno de lo más nutritivo. Las tortitas son muy fáciles de hacer, tan sólo tenemos que añadir 3 claras de huevo, unos 80g de avena, media manzana, medio plátano y una cucharada de canela.  Batir todo muy bien y añadir la mezcla a una sartén.

2. Copos de avena con leche semidesnatada cubierto con una selección de frutas secas

Otra idea para obtener un desayuno completo es tomar un bol de leche con copos de avena ricos en fribra y añadir algunas frutas y frutos secos. Podemos añadir frutas desecadas, arándanos, frambuesas, pasas y plátanos, nueces y almendras trituradas y el resultado será un desayuno delicioso.

3. Muesli, fruta fresca y yogur bajo en grasa

Otra opción muy parecida a la anterior, sólo que cambiamos los copos de avena por muesli y la leche semidesnatada por un yogur bajo en grasa.  La fruta que se agrega al muesli aporta vitaminas y el yogur bajo en grasa proporciona calcio, proteínas y es baja en grasa, haciendo de esta una forma más saludable de empezar el día.

El muesli es una buena fuente de fibra, que además de mejorar el tránsito intestinal, puede hacer que te sientas más lleno durante más tiempo.

4. Huevo cocido con pan integral tostado y una pieza de fruta

Los huevos son una excelente opción como parte de una dieta sana y equilibrada. Son una buena fuente de proteínas, minerales y vitaminas A, D y riboflavina.  El pan integral aporta vitaminas del grupo B, vitamina E, fibra y una gran variedad de minerales. La fruta nos aportará azúcares, antioxidantes, vitaminas, fibra y minerales.

5. Sandwich de pan integral con pavo, lechuga y tomate y un zumo de naranja

Un sandwich con pavo, tomates y lechuga es una forma rápida y saludable para cocinar. Panecillos integrales contienen vitaminas del complejo B, vitamina E, fibra y una gran variedad de minerales. El pavo es una proteína magra, bajo en colesterol y grasas.  El zumo de naranja nos aporta una dosis extra de vitamina C, un poderoso antioxidante que estimula nuestro sistema inmune.

Según Harvard, La carne fue esencial para el desarrollo del cerebro

De acuerdo a un estudio de la Universidad de Harvard, la incorporación de la carne en la dieta del ser humano jugó un papel importante en el desarrollo del cerebro.

Además, contradice el criterio según el cual el ser humano fue vegetariano por naturaleza o que el fuego fue fundamental para la evolución humana.

Según la investigación “Impacto de la carne y las técnicas de procesamiento de alimentos en el Paleolítico Inferior en la masticación de los humanos”, desde que hace 2.6 millones de años los ancestros del hombre moderno empezaron a comer carne, entraron en el camino evolutivo a las características actuales del homo erectus.

Consumieron la carne sin el uso de fuego y valiéndose de herramientas para molerla. Fue con el ahorro en la masticación lo que permitió que se reduzca el tamaño de la mandíbula, sus músculos y dientes. Asimismo, el consumo de proteína permitió que el cerebro se transformara.

Para probar su tesis, los biólogos especialistas en evolución Katherine D. Zink y Daniel E. Lieberman, solicitaron a los voluntarios que mastiquen carne cruda de cabra y otros vegetales, sin llegar a tragar el bocado.

“Las reducciones en los músculos de la mandíbula y el tamaño de los dientes que evolucionaron hacia el Homo erectus no necesitaron del proceso de cocinar, y deben haber sido posibles por los efectos combinados de comer carne y procesar mecánicamente tanto la carne como los vegetales duros”,  escribieron los investigadores en el texto que se publicó en Nature.

La novedad del estudio radica en que antes del uso del fuego hubo cambios de importancia, como la reducción masiva de los dientes y músculos de la mandíbula, el achicamiento de los intestinos y la expansión del cerebro. ¿Qué opinarán los veganos?