Archivo de la etiqueta: padres

La Lista Que Salvó Mi Matrimonio

La felicidad y las buenas relaciones dependen de la actitud que tengamos frente a la vida. 

— Aplazaba ese momento como podía, pero ese día llegó. El día en el que mi marido Bill se fue a trabajar y yo hice las maletas, agarré a mi hijo de dos años y nos fuimos de la casa con mis padres. Mi mamá nos recibió y me dijo que no me iban a dejar sola y que me iban a apoyar en todo.

«Pero antes de que dejes definitivamente a tu marido, -dijo mi mamá- hazme un favor». Puso enfrente de mí una hoja de papel, trazó una línea vertical en el medio y me pidió escribir en la primera columna las cosas que no podía soportar de Bill. Creí que en la segunda columna me pediría escribir la lista de sus cualidades, y definitivamente sabía que iba a ser mucho más corta.

Sabía qué escribir en la primera columna:

1. Bill  es desordenado, siempre tira sus cosas.

2. Nunca me avisa a dónde va.

3. Se suena la nariz cuando comemos.

4. Jamás me hace buenos regalos.

5. Es desordenado y tacaño con el dinero.

6. No me ayuda en la casa.

7. Siempre está callado y no se comunica conmigo.

Fue una lista tan larga que se me acabó el espacio en la hoja. Ahora tenía una prueba contundente de que ninguna mujer viviría al lado de ese monstruo.

Con una sonrisa satisfecha le pregunté a mi mamá: «¿Quieres que escriba en la otra columna sus cualidades, cierto?» Pero mi mamá dijo que las conocía sin ello. Y me pidió que escribiera mi reacción ante cada defecto de Bill. Enfrente de cada punto, qué es lo que yo solía hacer en respuesta a esa conducta.

Esto fue mucho más complicado, no esperaba que se tratara de mí. Pero sabía que mi mamá no me dejaría libre hasta que completara esa parte de la tarea también. Así que empecé a escribir.

¿Cómo reaccioné?

1. Me enojé.

2. Grité y lloré.

3. Sentí vergüenza de estar a su lado.

4. Me hice la mártir.

5. Quise casarme con alguien más.

6. Creí que merecía más.

7. Y que él no me merecía a mí.

Esta lista también fue infinita. Entonces mi mamá tomó la hoja de papel y la cortó a la mitad por la línea dibujada. Rompió en pedazos la lista de los defectos de Bill, la tiró a la basura y me entregó la lista acerca de mí, diciendo: «Toma, piensa en eso hoy. Deja que el niño se quede con nosotros. Y luego ven, si decides dejar a Bill definitivamente, tu papá y yo te ayudaremos en todo».

Regresé a mi casa y miré mi lista. Sin la primera parte con los defectos de Bill, lucía fea. Vi el reflejo de mi espantosa conducta y actos destructivos y solo entonces me di cuenta de lo mal que me había comportado todo ese tiempo. Luego pensé en aquellos defectos que me molestaban de mi marido. Y entendí que no había nada feo y que no pudiera perdonar. Estaba tan enojada que ni siquiera me daba cuenta de la suerte que tenía, mi marido era una buena persona, no perfecta pero buena.

egresé con mis padres. Fue sorprendente lo diferente que ahora veía la situación. Ahora solo sentía serenidad y felicidad. Hace cinco años prometí estar con él en la salud y en la enfermedad, y me asusté al darme cuenta de lo fácil que era para mí cambiar la vida drásticamente y dejar a mi hijo sin padre solo por detalles y molestias momentáneas. Cuando Bill regresó del trabajo, mi hijo y yo ya lo estábamos esperando.

Me gustaría decir que Bill cambió. Pero no, no fue así. Siguió haciendo lo que me molestaba. Sin embargo, cambié mi actitud frente a sus actos. Y todavía estoy agradecida con mi mamá porque salvó nuestro matrimonio con su sabio consejo. Cuando Bill cumplió 49, lo diagnosticaron con Alzheimer, tuvo que dejar su trabajo de profesor y cuidaba de mi marido amado. Cuando mi hijo me preguntó: «Mamá, ¿qué haremos cuando papá ya no pueda recordarnos?»; le contesté: «Nosotros lo recordaremos; lo recordaremos como al mejor papá del mundo y al marido amado, y recordaremos todo lo que nos enseñó, y cómo nos amó».

Becky Zerbe estuvo casada con Bill durante 29 años.

La gran enseñanza de esta lista es que todo depende de cómo nos posicionemos frente a los problemas y a las circunstancias difíciles, nadie dice que es fácil, pero inténtalo, cambia tu forma de ver las cosas y verás cómo las cosas cambiarán…




Únete a Sonrie para Vivir Mejor!

¡Los padres con el mejor sentido del humor!

Se supone que mamá y papá deben disciplinar a sus hijos y guiarlos en las dificultades. Muchos son buenos en esto, pero otros son aún mejores porque no se toman su papel tan en serio y hacen todo con un toque de humor. Como estos 15 que están ganado en la paternidad gracias a sus divertidas ocurrencias. 

1. De todas maneras el bebé nunca lo recordará001

2. Yo también quiero hacer esto cuando tenga hijos002

3. Se ve tan orgulloso de sí mismo003

4. Mamá es la única a la que se le ocurre imprimir sus snapchats004

5. Estas madres copiaron la selfie de sus hijos005

6. Los padres más cool del mundo006

7. El padre de Marilyn Manson haciendo lo mejor que saben hacer los padres…007

8. “Papá encontró mis extensiones de cabello”008

9. “Siempre que me visita, papá esconde dinero…”009

… “Llevaba una semana preparándome café sin darme cuenta”.

10. “Papá me estaba esperando así en el aeropuerto”0010

11. “Mi padre encontró mis aretes, e hizo esto”0011

12. En la primera lección de manejo de la chica su papá se vistió así0012

13. Cuando terminas tu relación…0013

… Pero tus padres no quieren reimprimir las postales navideñas.

14. “Mis padres se fueron de vacaciones con el perro y me enviaron esto”0014

15. “Llegué de la escuela y encontré a mis padres así”0015




Únete a Sonrie para Vivir Mejor!

Porque no debes obligar a los niños a besar

Es costumbre de los adultos decir a los niños que den besos y abrazos como saludo aunque no quieran, pero Kattie Hetter ha lanzado una importante campaña que declara que es lo peor que puedes hacer. Y tiene sentido: Decirle a un niño que debe obedecer las demandas físicas de otros adultos por gestos físicos de afectos les deja un terrible mensaje sobre cuán dueños son de sus propios cuerpos.

A Mighty Girl compartió un meme con el mensaje:

Facebook

Kattie Hetter escribió un artículo para CNN con consejos para que los padres le enseñen a sus hijos que no tienen la obligación de tocar a nadie y que eso no tiene porqué ser una falta de respeto. Por ejemplo, dice a su hija, “me gustaría que abrazaras a la abuela, pero no tienes que hacerlo si no quieres”.

“No tiene que abrazar o besar a nadie sólo porque alguien lo dice, ni siquiera yo. No voy a ignorar los instintos de mi hijo cuando no quiera tocar a alguien. Su cuerpo es de ella, no mío”.

Pexels

Parece obvio, ¿no? Pero ni siquiera lo pensábamos al abrazar a nuestros tíos y abuelos bajo la atenta mirada de nuestros padres, y es algo que reproducimos con los niños, a pesar de que alguna vez tampoco quisimos dar un beso porque una barba amenaza, ni queríamos dar un abrazo porque alguien olía mal. Es “educado” y por tanto, respetado. 

¿Pero es esta norma más importante que enseñarle a los niños a decir que no?

Pexels

Es crucial enseñar a los niños la validez de sus instintos y sentimientos. Puede que no sean capaces de articular las razones para no ser afectuosos— y ellas no tienen que necesariamente ser graves, pero es tan valido no aceptar un abrazo un día caluroso para un niño como para un adulto.

Hetter dice que darle a su hija la libertad de decidir quién la toca no significa que puede ser maleducada con la gente.

“Debe saludar educadamente, los conozca o no. Cuando nos saludan familiares o amigos, le doy la opción de un abrazo o chocar los cinco. Como ha visto adultos darse la mano, a veces ella misma ofrece esa opción”.

Pexels

¿Qué piensas de esto?




Únete a Sonrie para Vivir Mejor!

El milagro de la canción de un hermano

Como cualquier madre, cuando Karen descubrió que otro bebé estaba de camino, hizo todo lo que pudo para preparar a su hijo de tres años, Michael, para la llegada de un nuevo miembro de la familia que requeriría gran parte de la atención que hasta ahora él había recibido.

Pronto supieron que se trataba de una niña, algo que le pareció estupendo al pequeño Michael, quien se pasaba los días cantando canciones al vientre de su mamá. El embarazo se desarrolló con normalidad, no hubo ningún tipo de problema. Con el tiempo llegaron las contracciones, cada cinco minutos, cada minuto, hasta que llegó el momento de dar a luz y fue ahí donde todo se empezó a complicar.

Tras varias horas de parto y una cesárea, la hermanita de Michael vino al mundo con bastantes problemas. Fue necesario el traslado de la pequeña hasta la unidad de cuidados intensivos para recién nacidos del Hospital de St. Mary en Knoxville, Tennessee.

Los días pasaban lentamente y la salud de la pequeña iba empeorando. Algunos especialistas le dijeron a los padres que se preparasen para lo peor, ya que había pocas esperanzas de que la niña saliese adelante. Los mismos padres que habían estado preparando una habitación para su hija ahora tenían que hacer los arreglos para su entierro. Michael seguía pidiendo a sus padres que le dejaran ver a su hermana, “quiero cantar con ella” decía a todas horas.

{keyword}
Pixabay

No habían pasado dos semanas desde que Karen diese a luz cuando parecía que la pequeña los abandonaría de un momento a otro. Michael seguía insistiendo en cantar con su hermana, pero a los niños no se les permite entrar en las salas de cuidados intensivos.

Ante la insistencia de su hijo, Karen tomó una decisión. Estaba decidida de hacer realidad el deseo de su hijo. Si no lo hacía ahora, nunca más tendría la oportunidad de verla.

Vistió al niño con ropa de tallas mucho más grandes y lo llevó a la UCI. Por desgracia, la enfermera que estaba de guardia descubrió la estratagema y gritó: ¡Para inmediatamente! Sabes que no está permitida la entrada de menores.

El instinto protector propio de cualquier madre surgió en Karen, quien siempre fue una persona muy educada y tranquila, ahora tenía los ojos llenos de rabia y la voz entrecortada. Con el semblante muy serio le dijo a la enfermera: ¡No se irá hasta que cante con su hermana!

{keyword}
Pixabay

Sorprendentemente, consigue llevar al pequeño Michael hasta la cama de su hermana. El chico que aún no conocía la gravedad del asunto fijó la mirada en su diminuta hermana que desgraciadamente estaba perdiendo su batalla contra la vida. Algunos segundos después empezó a cantar con la voz y la inocencia de un niño de 3 años:

“Eres mi sol, mi único sol, me haces feliz cuando los cielos están grises.”

Al instante, la pequeña reaccionó: su pulso se calmó y se estabilizó.

“Nunca sabrás cuánto te amo, por favor no te lleves a mi sol.”

La respiración entrecortada se conviertió en una respiración suave, como el ronroneo de un gatito.

“La otra noche, mientras dormía, soñé que te tenía en mis brazos…”

Entonces la pequeña se relajó del todo y entró en una especie de estado de descanso reparador, que parecía aliviar todos sus problemas. Las lágrimas comenzaron a brotar en el rostro de la enfermera y la madre.

“Eres mi sol, mi único sol. Por favor, no te lleves a mi sol.”

Los arreglos funerarios fueron cancelados.
Al día siguiente, la niña estaba lo suficientemente bien como para poder ir a casa.
La revista Woman’s Day lo llamó “El milagro de la canción de un hermano”.
El personal médico tan solo lo llamó un milagro.

{keyword}
Suhijo

¡Comparte esta milagrosa historia con todos tus amigos!

Fuente: Hrtwarming




Únete a Sonrie para Vivir Mejor!

¿Como pasar pasar unas Felices Fiestas con poco dinero?

“Durante las fiestas, es importante que las familias no alimenten la expectativa de que todos recibirán todo lo que hay en sus listas, de lo contrario, tanto adultos como niños sólo recibirán desilusiones”

Puede ser útil analizar la situación como oportunidad para volver a concentrarse en las cosas que son las que más importan, como la reunión de toda la familia

Sea sincerosinceridad

No intente esconder sus problemas económicos de sus hijos ni simule seguir adelante como siempre.
Según la encuesta APA, más del 90 por ciento de los hijos dicen que saben si el padre o la madre está estresado, pero menos de un tercio de los padres cree que esto es así.

Tenga un planplanes

Nos ayudará a sentir que tenemos el control de nuestras vidas y que tenemos la capacidad de decidir. Seria bueno programar una reunión familiar y pedirles a todos que presentaran ideas imaginativas para ahorrar dinero durante las fiestas, como organizar una noche de juegos o planificar una excursión por un sendero local.
“Al principio no tienen que ser realistas. Sugiera una lluvia de ideas y luego acote la lista a lo que se puede hacer”

Disminuya la intensidadluces

Puede seguir comprándose un árbol, pero no tiene que comprar el árbol más grande que encuentre.
De manera similar, es mejor recortar las listas de regalos a sólo los más significativos, en lugar de arriesgarse a contraer deudas.
“Si uno tiene 4,000 luces en la casa o sólo 50, realmente no es algo que sea importante”

Invente ideas de regalos “poco convencionales”regalos

“Sea o no sea escaso el dinero que tenga, es una buena idea regalar objetos sin valor monetario para demostrar su amor al ofrecer su tiempo y energía”
Por ejemplo, los miembros de una familia pueden crear certificados de regalo en los que una persona ofrece hacer las tareas de otra durante una semana, o un padre puede darle a su hijo adolescente un cupón para una actividad futura que a éste le guste, por ejemplo, una película especial. También puede hacer regalos hechos a mano que, de todas maneras, son los más preciados.

Vea el lado buenofamilia

Suena trillado, pero es tan importante adaptar la situación pensando en lo que tenemos, en lugar de pensar en lo que no tenemos




Únete a Sonrie para Vivir Mejor!

Esta madre hecha a su propio hijo de la casa por ser GAY… esta es la respuesta de su abuelo

Definitivamente aceptar tu sexualidad no es lo más complicado, el verdadero lío es tener que confesárselo a tu familia y sobre todo a tus padres, no sabes cuál será su reacción. Miles de cosas pasan por tu mente cuando lo único que deseas es ser aceptado y no juzgado. Que te amen pese a tus preferencias sexuales pero no todos corren con la suerte de tener una familia comprensiva, sino, pregúntenle a Chad.

Chad es un joven que tomó la valiente decisión de enfrentar sus miedos y por fin gritar a los cuatro vientos que era homosexual, pues su secreto lo estaba asfixiando un poco más cada día. Así que un buen día se lo confesó a su madre, lo único que él esperaba era su comprensión y apoyo pero terminó recibiendo todo lo contrario. Su madre le gritó sentirse muy avergonzada de él y terminó echándolo de su casa dejándolo a su suerte.

Sin más familia a quien recurrir que su abuelo materno, Chad llegó a su casa muy avergonzado por la situación, triste y decepcionado de la reacción de su madre.

1

Aquí os dejamos la CARTA ORIGINAL seguida de la traducción:

2

“Querida Christine:

Estoy decepcionado contigo como padre. Estás en lo cierto en lo de que tenemos “una vergüenza en la familia” pero te equivocas en quién es.

w

Echar a Chad de tu casa solamente porque te haya dicho que es gay es la verdadera “abominación” en esto. Un padre repudiando a su hijo es lo que va “contra la naturaleza”.

3

La única cosa inteligente que te he oído decir en todo esto es que “no criaste a tu hijo para ser gay”. Por supuesto que no lo hiciste. Él nació así y no lo eligió, como tampoco eligió ser zurdo. Tú sin embargo has decidido ser hiriente, cerrada de mente y retrasada. Así que, como estamos con el tema de repudiar a nuestros hijos, creo que aprovecharé este momento para decirte adiós. Yo ahora tengo un fabuloso (como dicen los gays) nieto que criar, y no tengo tiempo para una hija que es una zorra sin corazón.

r

Si encuentras tu corazón, llámanos”.

rr

¿Qué te ha parecido la carta del abuelo? Y tú, ¿qué le dirías a esta madre?

ww

Fuente: porquenosemeocurrio




Únete a Sonrie para Vivir Mejor!

Esta es la carta de una madre a su hija que se ha hecho viral

“Dentro de 3 años podré echarte de la casa.

¿Suena feo? Pero es verdad. A tus 18 años tendrás 2 opciones de cómo vivir tu vida.

Entrarás a la universidad, te apoyaré como pueda hasta que la termines y hasta que encuentres un trabajo. O no irás a la universidad (nunca te juzgaré por eso) y vas a trabajar. Y atenderás tus necesidades por tu cuenta. Porque no voy a mantener a una niña de 18+ años que no estudia porque no creo que sea lo correcto. Así que aún tienes 3 años para elegir.

 Sí, ya hemos pensado con tu padre en una remodelación de casa. En tu dormitorio haremos el nuestro.

Eres hermosa, eres bella, eres muy inteligente.

Eres mucho mejor que yo. Eres maravillosa. Te conozco desde hace 15 años, y eres mucho mejor de lo que me podía imaginar en los sueños más atrevidos. Si alguien no lo entiende, es su problema.

No soy un ejemplo para ti.

Eres completamente diferente, tienes una personalidad distinta, no debes amar lo que amo yo y tienes todo el derecho de desafiar mi autoridad y no tener mis mismos valores. Solo hay un detalle: tendrás que ser responsable por tus elecciones.

Eres libre, no espero nada de ti.

No me debes nada.

No te crié para que te sintieras en deuda conmigo. No estoy esperando ni un vaso de agua, no sueño con que me garantices una vejez segura ni con tus premios Nobel. Eres libre de elegir qué es importante y valioso para ti. O dejar que las cosas fluyan. Es tu vida y tu elección.

Tienes una casa.

Pase lo que pase, siempre estaré a tu lado si lo necesitas. Te apoyaré y te consolaré, intentaré ayudarte si me lo pides. Pero no voy a entrometerme jamás.

Tengo mi vida

No es mi obligación dejar todas mis cosas por ti, ayudarte en el momento que me lo pidas, sacrificar mi comodidad por la tuya. Puedo hacerlo pero no debo.

Tienes tu vida.

Con quién casarte, tener hijos o no, ser gay, inscribirte en un partido político… todas son elecciones exclusivamente tuyas. Mis opiniones, convicciones o gustos políticos no deben influenciarte. Puedes hacer lo que te digan tu corazón, conciencia e interés. No dejarás de ser mi hija ni te dejaré de hablar.

Nadie tiene la intención de lastimarte.

Es difícil entenderlo pero es verdad, todos piensan sólo en sí mismos. Sí, yo también. Cualquier persona en cualquier circunstancia se comporta de la forma que considera correcta. Nadie (mentalmente sano) arruina su vida conscientemente. Él (o ella) actúa de acuerdo a sus intereses. Simplemente sus visiones del mundo no coinciden.

El mundo no es justo.

No existen maneras garantizadas de lograr el éxito ni formas seguras de evitar fracasos. No controlas este mundo. Puedes hacer todo de forma correcta y terminar en problemas. Puedes romper todas las reglas y triunfar. Lo único que te debe importar es la honestidad. No te mientas. Aprende a entenderte. Comprende tus verdaderas necesidades y sentimientos. Y piensa qué es lo mejor para ti.

Tú “bien” siempre será el “mal” de alguien.

Ocuparás el lugar de alguien en la universidad o en el trabajo. Estarás saliendo con el amor de la vida de alguien o te sentarás en el asiento favorito de alguien en el cine. No te preocupes. Tu “mal“ siempre será el ”bien” de alguien, así que están a mano.

Sólo puedes creerte a ti misma.

No a mí porque no puedo entrar en tu cabeza. Seguramente no me dices todo, ocultas o escondes algo. Lo sé porque también lo hago. También tengo mamá. Solo tú sabes TODO acerca de ti. Solo tú sabes todo lo que eres capaz de hacer.

No le atribuyas la responsabilidad a nadie más.

A partir de los 18 años, tú eres la única responsable de tu vida. Ten hijos si puedes criarlos sola. Emprende un proyecto si puedes terminarlo sola, sin compañeros. Múdate a otro país si puedes vivir en un lugar ajeno sola. SOLA. Si tienes suerte, tendrás ayudantes, familiares y tus seres queridos; será un poco más fácil. Pero NO TE DEBEN NADA. No cuentes con su apoyo.

Calcula con anticipación.

Cada acción tiene sus consecuencias. Tal vez, no las ves. Pero intenta calcular todas las concecuencias posibles con anticipación. Cuanto mejor te imagines las opciones, más sensata es tu conducta.

No me hagas caso.

Te escribí 14 puntos que, según yo, harán tu vida mejor que la mía. Pero yo no soy tú (y, por cierto, ya te lo había dicho). No te compares conmigo. No quieras ser como yo. Ve y vive. Te di vida no para que fueras mi hija. Quise traer al mundo a una persona que pueda vivir una vida propia en él. Ve y vívela.

Pero no te quejes después. Y no me apagues el móvil. Me preocupo”.


Únete a Sonrie para Vivir Mejor!

Una carta a mi papá: ese hombre que me creó pero no me quiso

Esta es la carta que esta conmocionando al mundo entero. Palabras muy directas y sinceras que hacen reflexionar a más de uno. Una increíble historia.

“Muchas veces me pregunté porqué me habías abandonado, porqué no quisiste tomar el papel de mi padre, porqué tuve que crecer diciendo la trillada frase: “No tengo papá”. Y aunque no he encontrado respuestas a todas mis preguntas, he aprendido que la venganza y el rencor sólo me dañan a mí. Por eso he decidido escribirte esta carta”.

Papá: No sé cual es tu nombre. No quiero saberlo, ya no me sirve para nada. Tal vez estás leyendo esto pensando que voy a decirte que fuiste un padre horrible y que deberías estar avergonzado por la manera en que te alejaste de mí, pero no. Este no es el caso. Lo que quiero decirte es… Te perdono.

Te perdono por no haber estado allí, porque eso me hizo una persona más fuerte, valiente, perseverante e independiente. Te perdono porque en realidad no me hiciste falta en ningún momento. Cuando era pequeña y en la escuela hacían la celebración del día del padre, mi abuelo siempre estuvo allí. Si me preguntaban: “¿Dónde está tu papá?”, siempre contesté que no tenía, pero que la vida me había dado una segunda mejor opción. Él ya había sido padre, así que me enseñó absolutamente todo lo que debía saber.

Él nunca me habló mal de ti —a decir verdad, nunca me habló de ti porque nunca fuiste parte de nuestras vidas—. De él aprendí que debo ser agradecida por lo que tengo. Me enseñó a no rendirme y a no sufrir por nada ni por nadie, y a no creer que por el hecho de no tener padre, era menos o debía ser tratada de manera diferente.

Te perdono por empujarme lejos, porque eso me hizo encontrar nuevas armas para estar cerca. Mi abuela me enseñó a respetar y ser digna de confianza. Ella me enseñó a siempre serle fiel a lo que siento y a las personas que me rodean, porque mentir es lo peor que se le puede hacer a alguien. Ella nunca permitió que yo le faltara al respeto a los demás, y cuando lo llegué a hacer, me enseñó lo que en verdad era un castigo. Ella nunca tuvo miedo de castigarme.

Te perdono por no ser un padre porque gracias a eso mi mamá pudo tomar tu lugar. Ella tomó tu lugar desde el momento en que nací. Sacó adelante a dos hijos, consiguió un trabajo y siempre fue capaz de proveer para nosotros. A veces, no pudo darnos exactamente lo que quería darnos, pero yo siempre estaré eternamente agradecida por todo lo que hizo por nosotros. Ella fue a cada evento escolar, cada presentación y tiene fotos de todo los actos en lo que participé. Siempre ha estado ahí para todo y está orgullosa de mí por todos los recuerdos que he creado. Ella me ha demostrado lo que es el amor, y no te hemos necesitado.

Te perdono por todas estas cosas, porque yo sé que gracias a ello soy una mejor persona. Fui a mi primer día de escuela primaria sin ti, me gradué de la secundaria sin ti, voy a la mitad de mi carrera universitaria sin ti. He llegado a un acuerdo con lo que soy y con quién quiero ser. Ahora sé el tipo de padre que quiero para mis hijos.

No tenerte no ha definido mi éxito, al contrario, me motivó a buscarlo y a salir adelante. Y no para demostrártelo a ti, sino para demostrármelo a mí misma. Cuando miro a mi alrededor, tengo a mi familia que ha crecido con el tiempo, y las personas que han entrado y salido de mi vida han llenado el vacío que dejaste.

Te perdono porque el dolor que sentí por tu abandono me ha hecho invencible, porque he aprendido que si bien el amor de un padre es importante, el amor es incondicional y no importa de dónde venga. Tu ausencia me enseñó que el odio no me lleva a ningún lado. He aprendido a perdonar. He aprendido a perdonarte.

Así que recuerda, tú no arruinaste mi vida cuando te fuiste. Mi mundo siguió adelante sin ti. Mi vida no ha sido mala porque no hayas estado en ella, al contrario, he sido una mujer feliz. Así que tú continúa con tu vida. No te atormentes por haberme abandonado.

Realmente espero que hayas encontrado la felicidad, así como yo lo hice. Y te perdono por ser el hombre que me creó, pero no me quiso.

Atentamente,

Tu hija.


Únete a Sonrie para Vivir Mejor!

Esta genial madre enseña una gran lección a su hija con un tubo de dentífrico

Probablemente ya te has dado cuenta de que a nuestros padres les encanta usar metáforas y alegorías para enseñarnos las cosas importantes de la vida, sin embargo, esta madre de Estados Unidos llevó las cosas a otro nivel al usar una simple y conmovedora metáfora sobre el dentífrico. Todo comenzó cuando Amy Gardner comenzó a alistar los útiles escolares de su hija Breonna, quien acaba de comenzar su séptimo año en el colegio y, por lo tanto, comenzará lo que en su país se llama “Middle School” (después de la primaria y antes de entrar a la secundaria).

Amy sorprendió a su hija con una mochila nueva, unos hermosos útiles escolares, decoraciones para su casillero… y una inusual petición de que vaciara todo un tubo de dentífrico sobre un plato. Breonna hizo lo que su madre le pedía, aunque no entendía muy bien la razón. Cuando terminó de poner todo el dentífrico en el plato su mamá le hizo la siguiente petición: que volviese a poner todo el dentífrico dentro del tubo.

Bretona exclamó: “¡Pero no puedo! ¡No será como antes!”

Fue allí cuando su mamá explicó la razón del ejercicio. Ella quería que su hija entendiera que eso mismo sucede con las palabras que decimos. Cuando decimos algo, especialmente algo hiriente, nunca más podremos retirar lo dicho. La persona a la que se lo dijimos lo recordará para siempre.

De la misma forma, nuestras palabras también pueden ser usadas para el bien, para sanar y para alentar a otros: 

“Recordarás este plato de dentífrico el resto de tu vida. Tus palabras tienen el poder de la vida o de la muerte. Ahora que entrarás a la nueva escuela verás el gran peso que tienen tus palabras. Tendrás la oportunidad de usar tus palabras para herir y menoscabar a otros. También tendrás la oportunidad de usar tus palabras para sanar, alentar, inspirar y amar a los demás. Ocasionalmente tomarás decisiones equivocadas. De hecho, puedo pensar en tres momentos de esta semana en las que he hablado de forma poco cuidadosa y he herido a otros. Tal como el dentífrico, una vez que las palabras salen de tu boca no puedes retirarlas. Usa tus palabras con cuidado, Breonna. Cada vez que los demás usen sus palabras de forma equivocada, ten cuidado con lo que dices. Decide todas las mañanas que de tu boca sólo saldrán palabras que den vida. Decide que serás alguien que dará vida en el colegio. Haz que te conozcan por tu gentileza y compasión. Usa tu vida para darle vida a este mundo que realmente lo necesita. Nunca te arrepentirás de haber escogido la amabilidad”.

La publicación original de Facebook que también fue compartida en Instagram, ha sido compartida más de 700 mil veces al tiempo de redacción de este artículo y ha generado muchas reacciones positivas:

Captura de pantalla 2016-08-22 a las 2.39.45 p.m.

“Los adultos también necesitamos esto”.

Captura de pantalla 2016-08-22 a las 2.38.45 p.m.

“Una gran lección para todos, no sólo para los escolares”.

Captura de pantalla 2016-08-22 a las 2.38.31 p.m.

“¡Me encanta esto! ¡Eres una gran madre! <3”

Captura de pantalla 2016-08-22 a las 2.41.25 p.m.

“Es tan raro ver como mi familia y mis amigos (a quienes no conoces) comparten tu publicación. ¡Bien hecho mamá! No me sorprende que hayas terminado en ABC News. Tengo que reconocer que no hubiese podido adivinar el significado del dentífrico. Ha sido increíble ver, a través de tus posts, toda tu experiencia con la maternidad. ¡Sigue así!”

¿Crees que es una metáfora apropiada? ¿Lo harías con tus hijos o hermanos pequeños? ¡Cuéntanos!




Únete a Sonrie para Vivir Mejor!

8 Actitudes que terminarán sembrando inseguridades en los niños

Tal vez hemos escuchado por ahí que los niños son como esponjas, todo lo que miran y escuchan, bueno o malo, ellos suelen absorberlo, por eso es sumamente importante que influyamos en su desarrollo de manera positiva, que prediquemos con el ejemplo y por supuesto, que seamos un modelo a seguir para ellos.

Si bien existen estímulos positivos que los ayudan a avanzar porque los motivan, pero también hay otros que podrían marcarlos de manera negativa para siempre.

En especial los padres deben tener cierto cuidado de lo que hablan enfrente de sus pequeños y eliminar por completo algunas acciones que podría perjudicarlos.

A continuación de dejamos una lista de las 8 acciones que definitivamente no debes hacer para que tus hijos no crezcan acomplejados.

  1. Utilizar adjetivos calificativos negativos o agresivos, tales como: tonto, feo, débil, etcétera.

No es para nada recomendable que utilicemos palabras ofensivas cuando los niños no obedecen en algo, por ejemplo: ¨si no haces tú tarea serás un burro¨, ¨nada sabes hacer, parece que estas tonto¨, ¨si no te acabas la comida te harás feo¨, porque al final de cuentas sólo estarán manipulando sus ideas, mismas que sembrarán miedos e inseguridades en él. Evitar quitar por completo estos adjetivos de tu vocabulario.

  1. Compararlos con nosotros.

El ¨cuando yo tenía tu edad…¨ está de más, por favor papás ya bórrenla de su mente. Lo único que conseguirán es que el niño se exija tanto a si mismo que al final de cuentas no logrará nada y esto sólo hará que se llene de frustración e inseguridades. Dejemos de crearles barreras y permitamos que crezcan a su ritmo y a sus maneras, así no sentirá todo el tiempo que está compitiendo con el que fuiste de pequeño.

  1. Ponerle apodos en lugar de llamarlo por su nombre.

No importa que sea el apodo más tierno u original del mundo, ¡llámalo por su nombre! Sabemos que no lo hacen con mala intención, al contrario, para ustedes es como una manera de demostrarle su amor, sin embargo, al omitir su nombre y llamarle por un apodo, le están restando importancia a la identidad que el pequeño está forjando. Claro que pueden hacerlo de vez en cuando pero no a diario y a todas horas y en todos los lugares, pues es quitarle una característica única que lo diferencia de los demás.

  1. Acusar su mal comportamiento con seres que no existen.

Es muy común que cuando los pequeños se portan mal digamos que se lo va a llevar ¨el señor del costal¨, esto lo único que logrará es hacer crecer la desconfianza en él y en las personas que ama, pues no podrá entender porque sus propios padres permitirán que alguien se lo lleve y quizás lo lastime, fantasioso ¿cierto? Pero la mente del niño lo es, así que dejemos de acusar su mal comportamiento con seres que no existen.

  1. Compararlo negativamente con el progenitor.

No tienes por qué hacer partícipe a tus hijos de los problemas que hay entre papá y mamá, mucho menos confundirlos comparándolos con características negativas de alguno de los dos pues esto definitivamente no es sano para tu pequeño y además debemos recordar siempre que las comparaciones nunca son buenas, así que evitémoslas.

  1. Comparaciones denigrantes.

A veces muchos padres exigen a sus hijos excelentes calificaciones y cuando estos no las consiguen, suelen hacer comparaciones con otros compañeritos del niño, tal vez no de mala intención, tal vez sólo para motivarlos aunque cabe señalar que esto resulta todo lo contrario pues como ya mencionamos, las comparaciones nunca son buenas y algunas son muy hirientes, así que debes tener presente que en lugar de impulsar a tus pequeños sólo lograrás un retroceso en ellos y la próxima vez no se sentirán capaces de lograrlo pues estarán con el miedo de que no lo hagan mejor que sus compañeros, mejor a la próxima vez dile algo como: ¨no está mal hijo, pero sé que la próxima vez lo harás mucho mejor, eres muy capaz y confío en ti¨, lo motivaría más ¿cierto?

  1. Poner en riesgo tus sentimientos hacia él.

Pasa con frecuencia que cuando algunas situaciones respecto a los hijos se nos salen de las manos digamos: ¨si continuas haciendo (tal cosa) ya no te voy a querer¨, ¿en verdad dejarías de quererlo?, claro que no, así que elimina por completo esta frase de tu cabeza. Entiende que tu hijo es único y tiene características muy particulares que lo diferencian de los demás, no permitas que con este tipo de comentarios él deje de ser quien es y adopte actitudes de alguien más.

  1. Hacerle sentir que te avergüenzas de él.

Por nada del mundo le digas a tu pequeño ¨no me avergüences¨. Permítele equivocarse, exponer sus sentimientos y pensamientos, permite simplemente que sea él, no importa que creas que hace el ridículo, ¡déjalo! Entiende que es niño, deja que se empape de imaginación y creatividad, pues sólo así le permitirás crecer.

Sabemos perfectamente que ser padres es una labor muy difícil y complicada, pues nadie nos enseña a hacerlo, sin embargo, permite que tus pequeños disfruten la vida, permíteles equivocarse y apoya sus locuras y fantasías, finalmente son niños, en algún momento crecerán y desearás echar el tiempo atrás pero sabes que eso no es posible, así que disfrútalos y cuida mucho tus palabras frente a ellos.

Ayuda a cambiar la forma de criar a los pequeños compartiendo este artículo para que muchos padres la lean y reflexionen. 🙂

Comparte este artículo


Únete a Sonrie para Vivir Mejor!