Archivo de la etiqueta: Psicologia

Test: La prueba del psicópata en 10 preguntas

Las preguntas se basan en un examen psicológico real que analiza los niveles de psicosis de las personas y su narcisismo. ¿Te atreverías a hacerlo?
Atención: esta prueba no es un sustituto para el diagnóstico de un médico

Test: ¿Cuál es tu nivel de ansiedad?

Podemos adivinar tu nivel de ansiedad por lo que ves en estas pinturas
Tu nivel de ansiedad se revela según dónde miras, qué detalles observas.

A través de obras de arte como Las grandes bañistas, de Cezanne, y muchas más, podremos decirte qué tan ansioso eres. ¿Estás preparado?

Descubre tu verdadera orientación sexual con esta prueba científica

La escala de Kinsey establece siete diferentes grados de orientación sexual: homosexual, bisexual, asexual…

Descubre tu verdadera sexualidad según este estudio científico.

Test: ¿Cuál es el factor dominante de tu personalidad?

Comprender esto podrá ayudarte a conocerte mejor y saber cuáles son tus desafíos.

¡Atrévete! ¡Vamos a averiguarlo juntos!

6 motivos sorprendentes que pueden desencadenar ansiedad

La ansiedad es una condición de salud mental que puede causar sentimientos de preocupación, miedo o tensión. Afecta a muchísimas personas.

Los trastornos de ansiedad son increíblemente comunes y una de las principales causas por las que acudimos a psicólogos o psiquiatras. Pueden causarnos preocupación, miedo o tensión y sus causas pueden ser complicadas, implicando a una gran variedad de factores. Sin embargo, está claro que algunos eventos, emociones o experiencias pueden causar síntomas de ansiedad o empeorarlos. Estos elementos se llaman disparadores. En otras personas, los ataques de ansiedad pueden desencadenarse sin ninguna razón. Te explicamos algunos motivos que pueden hacer que aparezca.

Problemas de salud:

un diagnóstico de salud que sea perturbador o difícil, como el cáncer o una enfermedad crónica, puede desencadenar ansiedad o empeorarla. Este tipo de desencadenante es muy poderoso debido a los sentimientos inmediatos y personales que produce. Hablar con nuestro médico sobre ello o con un terapeuta puede ser de mucha ayuda.

Medicamentos:

ciertos medicamentos recetados y de venta libre pueden desencadenar algunos síntomas de ansiedad. Esto se debe a que los ingredientes activos de estos medicamentos pueden hacer que te sientas incómodo o indispuesto. Esos sentimientos pueden desencadenar una serie de eventos en la mente y el cuerpo. Hablamos de las pastillas anticonceptivas, medicamentos para bajar de peso, para la congestión y la tos…

Cafeína:

muchas personas, de manera casi habitual, se toman su café por las mañanas, sin saber que esto podría desencadenar o empeorar la ansiedad. Según un estudio de 2010, las personas con trastornos de pánico y/o trastornos de ansiedad social son especialmente sensibles a los efectos inductores de la ansiedad de la cafeína.

Pensamientos negativos:

nuestra mente controla gran parte del cuerpo, y eso es más cierto en personas que tienen ansiedad. Cuando estás molesto o frustrado, las palabras que te dices a ti mismo pueden provocar mayores sentimientos de ansiedad. Aprende a reenfocar tu lenguaje y habla con un psicólogo para que te ayude.

El dinero:

Las preocupaciones sobre ahorrar dinero o tener deudas pueden desencadenar ansiedad. Las multas inesperadas o los temores de futuro respecto a las finanzas son factores desencadenantes también. En este caso, un asesor financiero puede ayudarte a planificar el futuro.

Eventos sociales:

Los eventos que requieren que hables poco o interactúes con personas que no conoces pueden desencadenar sentimientos de ansiedad, que pueden ser diagnosticados como un trastorno de ansiedad social. Intenta llevar un acompañante o simplemente trabaja en tus propios miedos.

¿Cómo ser más positivo con solo 5 minutos al día? Hazlo así

Experimentamos una pérdida, nos agotamos de nuestro trabajo o responsabilidades…y nuestro cerebro crítico interno toma el control. Ya está: la mentalidad negativa toma el control.

Ese nivel crítico que tienes por dentro debes cuidarlo: te obliga a filtrar la realidad a través de una lente negativa para que no veas ninguna posibilidad, ninguna opción para realizar un cambio, ninguna luz al final del túnel. De hecho, puedes caer en una grave enfermedad mental, como es la depresión, sino cambias tu actitud frente a la vida.

Intenta comenzar el día con este hábito de 5 minutos que reestructurará tu cerebro y te ayudará a construir una mentalidad positiva. Lo primero que tienes que hacer es dar las gracias: dar las gracias por estar aquí, por seguir viviendo, porque la vida es fugaz y está llena de buenos momentos que están a la vuelta de la esquina.

Cuando vives en piloto automático, sin realmente considerar lo que tienes, te falta conciencia. No solo poseemos cosas materiales; también tenemos experiencias, familiares, amigos, recuerdos, momentos felices, risas que compartimos con alguien, fortalezas personales, habilidades y talentos, y es muy probable que también tengamos una cantidad razonable de conocimiento sobre el mundo y cómo funciona.

Debes reescribir tu cerebro 5 minutos cada mañana con cosas positivas, en lugar de obsesionarte con cosas que no tienes y que pueden hacerte sentir frustrado e infeliz.

5 minutos al día, por la mañana

Levántate temprano. Como hemos mencionado antes, da las gracias por seguir existiendo. Cierra los ojos mientras afrontas el resto del día con gratitud en tus pensamientos. Concéntrate solo en 3 cosas por las que debes estar agradecido hoy. Puede ser muy simple: tener una cama caliente para dormir, un techo, un trabajo que paga las facturas, un amigo en quien confíes, comida en la nevera, un perro o gato que tengas como su mascota…

Sé específico. Si es esa persona a la que estás agradecido por tener en tu vida, enfatiza por cuáles de sus cualidades estás contento (son cálidos, afables, inteligentes, divertidos, creativos, honestos, etc.). Si tienes tu propia habitación o piso, señala por qué es importante para ti (puedes tener tiempo tranquilo por la noche para relajarte, leer o trabajar sin molestias). Si se trata de formar parte de una comunidad o círculo de amigos, observa cómo estar cerca de ellos te hace sentir y pensar en una tarde reciente que estuvisteis juntos recientemente.

En resumidas cuentas, se trata de levantarte por la mañana y, cuando te despejes, dedicar 5 minutos de tu vida a pensar en todas esas cosas que te deberían hacer feliz, y no al contrario. Todo está en nuestra cabeza y en nuestra forma de ver la vida: el futuro no existe, lo único seguro es la muerte y debemos dar más las gracias por lo que tenemos.

Las redes sociales hacen que odies tu cuerpo y tu vida

Tu cuerpo, tu vida, tus amigos, tu familia… cambiar las personas a las que sigues y enfocarte en mensajes reales alejados de una falsa perfección, es clave para tener una mente fuerte.

 

Un estudio reciente de la Facultad de Medicina de la Universidad de Pittsburgh ha revelado que las redes sociales están siendo un verdadero problema para tratar la depresión adolescente y la percepción que del cuerpo tienen los jóvenes.

Presión social, presión de grupo, presión de los referentes, aspiracional… Redes como Facebook, Twitter, Instagram, Snapchat o Pinterest, donde lo perfecto se asume como contenido casual y nada más lejos de la realidad.

Según un estudio del Pew Research Center, el 92 % de los adolescentes se conectan cada día, y el 24 % de esos adultos jóvenes informan estar “en línea constantemente”. El estudio afirma que los usuarios pasan una hora al día sólo en las redes sociales y visitan sus diversas cuentas en las redes sociales unas 30 veces por semana.

Si para un adulto que no utilice las redes para trabajar la presión ya existe, para un adolescente en busca de referentes, la idealización de las imágenes que se ofrecen afectan directamente a su mente. Antes eran las revistas, había que comprarlas; ahora las redes están a un click, 24 horas al día en nuestra mano.

Por supuesto, no es que las redes lleven a depresión o a tener una percepción errónea del cuerpo en los adolescentes, pero si la insatisfacción con la imagen existe y los indicios de depresión están ahí, las redes no hacen más que magnificar ese problema.

Lo que las redes nos hacen

-la exposición constante a imágenes idealizadas en las redes se ha relacionado con sentimientos de insatisfacción

-ver lo que otros hacen en las diferentes redes sociales hace que pienses que algo te falta a ti

-las personas que pasan más tiempo en las redes sociales pueden sentir celos de las personas que siguen en las redes sociales porque perciben que estas personas llevan una vida más feliz y exitosa

La realidad en muchas ocasiones, tal y como se ha demostrado en casos de denuncia de jóvenes y no tan jóvenes, es que su vida se ha convertido en una mentira, en un escaparate del que no pueden o no saben escapar, y todo lo que son sus redes son canales de publicidad, bien encubierta, bien explicada a medias.

De ahí la importancia en redes de mensajes como #bodypositive, o tomar conciencia real de que la realidad no está en las redes. De hecho, la investigación muestra que los mensajes negativos son cinco veces más poderosos que los positivos. Y eso cuesta mucho quitarlo de la mente. Se recomienda además que cada vez que piensas algo negativo sobre ti necesitas contrarrestarlo diciendo inmediatamente cinco cosas positivas sobre ti mismo.

La importancia de tener una mente fuerte es clave. Y vigilar lo que buscan los menores en las redes nos puede dar una idea de lo que quieren y desean. Hablar con ellos y explicarles que las redes se han convertido en un medio de clave de publicidad es fundamental.

1 de cada 4 personas no sabe que es psicópata. ¿Eres una de ellas?

Ser psicópata no es una señal de que seas un asesino violento.
De hecho, hay muchos psicópatas que tienen vidas normales, con trabajo y familia.

8 signos y señales que podrían delatar a un psicópata

Todos hemos leído libros o visto películas que hablan sobre los psicópatas. Como norma general, se les suele ver como personas violentas y demoníacas. Sin embargo, no todos pueden tener ese estigma, ya que muchos conviven con ello de forma normal y tienen sus vidas más o menos normales, con trabajo, familia y amigos. Pese a que en sentido legal la existencia de una referencia exacta con la que decir si una persona es psicópata o no puede ser útil o necesaria, no hay evidencia científica para decir quién es psicópata y quién no. En otras palabras, un psicópata está mejor definido como una persona que es “más o menos psicopática”, según este estudio. Desvelamos las señales para identificar a un psicópata.

Falta de empatía y remordimiento.

Según el DSM-5, la falta de remordimiento y empatía por los demás es uno de los criterios diagnósticos para el trastorno de personalidad antisocial. La empatía es la capacidad de comprender lo que alguien está experimentando desde la perspectiva de esa persona o la capacidad de ponerse en los zapatos de otra persona. Los psicópatas tienden a pensar únicamente en sí mismos y tienen problemas para entender las perspectivas de otras personas.

Tortura y maltrato de animales.

Es un factor de riesgo que se ha relacionado con niños que desarrollan un trastorno de personalidad antisocial en la edad adulta. Sin embargo, matar animales no siempre es un signo de patología. Los niños que pasan mucho tiempo al aire libre pueden dedicarse a matar hormigas, insectos, ranas u otros animales pequeños o insectos con fines recreativos. Otros disfrutan de la pesca o la caza por diversión. Es importante distinguir lo que es culturalmente normal o apropiado de lo que es culturalmente anormal o inapropiado.

Irresponsabilidad.

Son personas que tienen problemas para mantener un trabajo y hacerse cargo de las responsabilidades y obligaciones financieras. Esto puede estar relacionado con la falta de culpa que experimentan los psicópatas. Por ejemplo, pueden cometer fraude en el trabajo o mentir. Sus otros comportamientos, como la impulsividad y la imprudencia, también contribuyen a sus problemas financieros. Los psicópatas pueden participar en juegos de apuestas u otros actos financieros imprudentes.

Impulsividad.

La Impulsividad es otro síntoma de la psicopatía. Esto se puede exhibir de diferentes maneras. Los psicópatas pueden decir, hacer o comprar cosas impulsivamente sin pensar en las consecuencias de sus acciones. Este comportamiento contribuye a muchos de los otros síntomas y comportamientos exhibidos por los psicópatas. Por ejemplo, pueden gastar dinero impulsivamente, lo que contribuye a su irresponsabilidad con las obligaciones financieras. También pueden tener problemas para controlar su ira e impulsivamente actuar de manera agresiva o violenta. Existen algunos hallazgos neurológicos que pueden explicar esta impulsividad y agresión. Los investigadores han descubierto lóbulos frontales subdesarrollados en psicópatas.

Poca excitación en general.

Los psicópatas tienen baja activación fisiológica y reactividad. Esto significa que no responden a los estímulos de la misma manera que el resto de nosotros. Piensa en un momento en que estabas asustado o nervioso. Tal vez escuchaste un fuerte ruido en medio de la noche, o tal vez ibas a una primera cita con alguien que realmente te gustaba. Es posible que comenzaras a sudar, temblar o respirar con dificultad. Tu corazón puede haber estado latiendo fuerte, y es posible que tengas la piel de gallina. Estas son todas las respuestas de estrés fisiológico normales. Actúan para decirnos que nuestro cuerpo podría estar en peligro. Los psicópatas, sin embargo, por lo general no tienen estas respuestas fisiológicas.

Actividades criminales.

La actividad criminal es un síntoma tanto del trastorno de conducta como del trastorno de personalidad antisocial. Los psicópatas participan en actividades delictivas porque no se sienten culpables por hacer cosas malas a otras personas (falta de remordimiento). Tienen problemas para entender las perspectivas de los demás y, por lo tanto, no entienden cómo se sentiría si se les violara, agredieran o robaran (falta de empatía).

Pareces amable y encantador.

Tener una personalidad encantadora o forma de hablar educada no es un síntoma oficial o un criterio para el trastorno antisocial de la personalidad, pero es una característica que a menudo se ve en los psicópatas. Aunque tienen problemas con la empatía, entienden las expectativas sociales y cómo se comportan otras personas y pueden simular o simular empatía y amabilidad. Esto permite a los psicópatas controlar y aprovecharse fácilmente de otras personas. Este comportamiento encantador es uno de los factores que distinguen a un psicópata de un sociópata. Los psicópatas tienden a actuar de forma amable, encantadora e interesada.

Eres manipulador.

Los psicópatas a menudo mienten y manipulan a las personas para obtener beneficios personales o incluso por placer. A menudo son vistos como personas frías, ya que están dispuestos a hacer lo que sea necesario para obtener lo que quieren. Aunque estas características a menudo afectan a los psicópatas negativamente, algunos pueden aplicar estos comportamientos de una manera más positiva. Muchos psicópatas inteligentes y de alto rendimiento tienen carreras exitosas en campos que requieren personalidades manipuladoras. Por ejemplo, los psicópatas a menudo trabajan bien como vendedores, directores ejecutivos y abogados.

Test: Con una sola pregunta revelaremos tu verdadero “YO”

Con sólo una pregunta del test de Rorschach revelaremos tu verdadero «yo»

 El test de Rorschach es una técnica y método proyectivo de psicodiagnóstico creado por Hermann Rorschach (1884-1922). Se publicó por primera vez en 1921 y alcanzó una amplia difusión no solo entre la comunidad psicoanalítica sino en la comunidad de psicoterapeutas y psicólogos en general.

La técnica (que en estricto rigor no es un test)​ se utiliza principalmente para evaluar la personalidad. Consiste en una serie de 10 láminas que presentan manchas de tinta, las cuales se caracterizan por su ambigüedad y falta de estructuración. Las imágenes tienen una simetría bilateral, que proviene de la forma en que originalmente se construyeron: doblando una hoja de papel por la mitad, con una mancha de tinta en medio. Al volver a desplegarlas, H. Rorschach fue encontrando perceptos muy sugerentes que daban lugar, por su carácter no figurativo, a múltiples respuestas.

 

¿Se lleva genial con sus ex? Eso es un rasgo de personalidad psicopática

Es un motivo de orgullo. Algo de lo que vanagloriarse. Signo de madurez, de racionalidad. ¿Cómo no seguir siendo amigos, después de tanto compartido? Años de anécdotas, de experiencias. Años, eso sí, que no tuvieron un final de cuento. Pero no importa porque, por encima de reproches y discusiones, queda el cariño por todo lo vivido. ¿Ah, sí? Error, mentira. Según un estudio de la Universidad de Oakland, muchos de los que se echan flores por haber sido capaces de mantener una relación de amistad con sus exparejas esconden, en realidad, rasgos psicopáticos. Así que menos presumir.

Pero, entonces, y según la investigación de la Universidad de Oakland, ¿qué pretenden realmente estas personas? Aunque algunos de ellos aluden al sentimentalismo, a lo bueno compartido o a los amigos comunes, otros tienen una visión más pragmática y quieren “seguir obteniendo recursos deseables como información, dinero o sexo ocasional”, según los directores del estudio. En su desarrollo analizaron la conducta de 861 individuos, y determinaron a través de una encuesta que aquellos con personalidades más oscuras suelen mantener una relación aparentemente blanca y estable con sus antiguos compañeros sentimentales.

Maquiavélicos, narcisistas y psicopáticos. Son los ejes sobre los que suelen girar las acciones de estas personas, según la investigación. “La Organización Mundial de la Salud establece como rasgos comunes de las personas psicopáticas la conducta irresponsable y la falta de tolerancia a la frustración“, define Raúl Padilla, psicólogo experto en terapia de pareja. Y completa: “A estas dos características hay que añadir más conductas habituales, como la culpabilización constante a los demás por no ser ellos capaces de asumir sus errores”. Sabido entonces qué se entiende por personalidad psicopática y oscura, empiezan a vislumbrarse los patrones frente a los que conviene estar prevenidos.

Cómo saber cuándo es madurez y cuándo egoísmo

“Es a partir de la motivación por mantener ese vínculo desde donde se criba la salubridad de la relación”, establece Raúl Padilla. Y el también psicólogo y terapeuta de pareja Óscar Marrero aporta la clave para construir un nexo realmente sano: “Si esa es nuestra pretensión [mantener el contacto con nuestros ex], conviene atender antes a cuáles son nuestras necesidades”.

Él apuesta, como paso inicial, por la introspección: “Hay que aprender a escucharse para poder tener claro qué es lo que estamos buscando. ¿Sexo?, ¿cariño?, ¿apoyo emocional? Quizá no debamos buscarlo en aquella persona que el tiempo nos ha demostrado que no es la adecuada”. Porque, primero, nos estaremos haciendo un flaco favor a nosotros mismos y, segundo, estaremos instrumentalizando al otro al buscar en él, como repasa el estudio de la Universidad de Oakland, un beneficio personal de forma egoísta.

Toca también armarse contra el otro: “No somos detectives y resulta imposible saber realmente qué busca la otra persona; por eso, de nuevo, deberemos seguir atendiendo a nuestras necesidades y no despistar nuestro bienestar“, continúa Marrero. Puede darse el caso, por ejemplo, de que esa amistad nos haga sentir incómodos o que nos encontremos dando más explicaciones de las que quisiéramos: si tus amigos no te someten a tantos interrogatorios ni abusan tanto de tu confianza, ¿por qué tu expareja sí? ¿Simplemente por lo que en un día os unió? “En esas situaciones es mejor aumentar la distancia”.

No obstante, no es esta la única posibilidad. Otro estudio, esta vez elaborado por expertos de la Universidad de Kansas, observó que hasta el 60% de las parejas se preocupan por mantener una relación posterior, más o menos estrecha y sincera. “Establecidos unos límites nuevos, adaptados a la nueva situación, y sin despistar nunca el bienestar individual, la relación se puede fundar sin mayor problema”, confirma el psicólogo Marrero. Y si no se quiere, tampoco pasa nada. No hay por qué llevarse bien con todo el mundo.

Antes de eso, en cualquier caso, toca reflexión: ¿es usted de los que presumen de moderno por compartir café y tertulia con su ex? Quizá tenga un punto psicopático oculto y ni siquiera se ha dado cuenta.