Series y películas de Netflix con un mensaje que nunca olvidarás

No todo lo que aparece en Netflix es puro entretenimiento. La plataforma de distribución vía streaming también produce sus propias películas y series originales, y muchas de ellas tienen mensajes que te harán ver la vida de otra manera. 

Reflexiones sobre el tiempo, las consecuencias de nuestras acciones y el cuidado de aquello que nos rodea son algunos de los temas alrededor a los cuales giran las siguientes películas y series que podrás encontrar en Netflix.

A continuación te presentamos tres historias con tramas muy diferentes, pero cuyos mensajes te dejarán pensando.

1. Dark

La serie alemana es un drama que combina suspenso y viajes en el tiempo, pero que también impulsa al espectador a reflexionar sobre cuestiones como las consecuencias de nuestros actos.
Todo comienza cuando el papá de Jonas se suicida dejando una carta que indica que el sobre no debe abrirse antes del 4 de noviembre a las 22.13 pm. A partir de entonces, los hechos se desarrollarán alternando sucesos del 2019, el 1986 y 1953.
Todas las acciones tienen consecuencias; el problema será definir si el pasado modifica el futuro o el futuro influye en el pasado
¡No se olviden el lápiz y papel! Podrían necesitarlos para develar los misterios que se esconden en esta trama.

2. To the Bone

Esta película se centra en la vida de Ellen, una joven de 20 años que regresa a su hogar luego de atravesar un programa de recuperación para luchar contra la anorexia, pero que no ha dado grandes resultados.

La importancia de tratar los trastornos alimenticios, el rol de la medicina, la esperanza y el anhelo de vivir, la amistad y la familia son algunos de los aspectos abordados en este film protagonizado por Lily Collins.

Una cinta que cala hasta hasta lo más profundo por su crudeza a la hora de retratar los hechos, pero que sin duda te hará reflexionar

3. What Happened to Monday

Cerca del año 2043, el planeta se encuentra en crisis debido a la sobrepoblación y es por ello que se implementa una política estricta que solo permite tener un hijo por pareja. La Ley de Asignación Filial establece que, en caso de que no haya un hijo único, solo se le permitirá vivir al primogénito de ellos, mientras que el resto de los hermanos serán enviados a una cámara criogénica a la espera de despertar algún día cuando exista una solución para la sobrepoblación.

Una mujer da a luz a siete niñas y muere durante el parto. Será el abuelo quien cuidará de ellas, pero al no poder elegir a una para sobrevivir, decide infringir la ley y criar a todas sus nietas sin decirle a nadie.

Las siete son nombradas como los días de la semana: Lunes, Martes, Miércoles, Jueves, Viernes, Sábado y Domingo, y tendrán permitido salir solo un día a la semana cada una, pero haciéndose pasar por la misma muchacha a los ojos del resto del mundo.
El problema llega cuando un día, Lunes no regresa. Será entonces cuando sus hermanas emprenderán la búsqueda, enfrentándose a un sistema que se opone a que sigan con vida.

 

5 sencillos pasos para conseguir la paz interior

Tan necesaria como a veces difícil de alcanzar, así es la paz interior. Vivimos en una sociedad donde no paramos quietos ni un solo momento. Tenemos todo tipo de preocupaciones diarias que lo único que consiguen es que nuestra mente rebose hasta decir “basta”.

Tan necesaria como a veces difícil de alcanzar, así es la paz interior. Vivimos en una sociedad donde no paramos quietos ni un solo momento. Tenemos todo tipo de preocupaciones diarias que lo único que consiguen es que nuestra mente rebose hasta decir “basta”.

Alcanzar la paz interior

¿Cómo conseguir esa ansiada paz interior? Basta con seguir cinco simples pasos. ¿Quieres conocerlos? Pues sigue leyendo a continuación. Seguro que harán que tu vida sea mucho más placentera.

1. Preocupaciones

Esto es algo que mucha gente pasa por alto, pero es uno de los factores más importantes para sentirse mejor con uno mismo. Cada vez que te veas desbordado por todo tipo de frentes abiertos (trabajo, pareja, hijos etc…) intenta delimitar el problema en sí y ver si tiene solución (que seguro que lo tiene).

De esta forma conseguirás focalizar tu atención en lo que realmente te preocupa, para que después le busques una forma de solucionarlo. Muchas veces te darás cuenta de que es más fácil de lo que parece y que el problema tampoco es “para tanto”.

2. Respiración

Es importante mandarle órdenes a tu cuerpo de que todo está bien. Y es que cuando sufrimos de ansiedad o de estrés, nuestro ritmo cardíaco aumenta y respiramos más activamente. Esto provoca una situación de malestar o fatiga general.

Ante esto, lo único que tienes que hacer es respirar profundamente y relajarte un poco. Una buena forma de hacerlo es ponerte la mano en el estómago y contar las respiraciones. Así sentirás como una sensación de placer y bienestar recorre tu cuerpo.

3. Pensamientos positivos

¿Qué mejor forma de sentirse bien con uno mismo que pensarlo e imaginarlo? Y es que si “inundáis” vuestra mente de positivismo y de pensamientos optimistas, quizás esto os ayude a sentiros mejor a corto plazo. Imaginaos a vosotros mismos en una playa del Caribe, en pleno verano, y sin preocupaciones. ¡Seguro que os sienta bien!

4. Ejercicio y movimiento

Puede sonar paradójico que, para que puedas relajarte, tengas que moverte un poco. Sin embargo, os decimos que esto es completamente cierto. Intentad hacer un poco ejercicio a través de vuestro deporte favorito y de forma asidua. De esta forma conseguiréis “desconectar” de vuestros problemas mientras os ponéis en forma para el verano.

5. Conciliar el sueño

Una de las formas de que tanto el estrés como la ansiedad se manifiesten es través del insomnio. Muchas personas no pueden dejar de pensar en sus problemas y en todo lo que tienen que hacer, y de ahí que no puedan descansar tanto el cuerpo y la mente a la hora de irse a dormir.

Si pertenecéis a este grupo, te recomendamos que antes de ir a la cama, tomes un té de hierbas caliente (como valeriana) para así conciliar mejor el sueño y con él la paz interior.

¿Cómo funciona el cerebro cuando estamos enamorados?

Las diferentes etapas del enamoramiento favorecen la producción de hormonas y hacen que los niveles de serotonina y endorfinas varíen en función del estado de la relación

Hay muchas cosas que aún los expertos no pueden explicar en relación a lo que ocurre en nuestra mente. Pero sí existen varias respuestas que vale la pena conocer para comprender un poco más lo que sucede ante diferentes situaciones.

En este artículo te contaremos cómo funciona el cerebro cuando estamos enamorados. ¡Te asombrarás!

¿Corazón o cerebro?

Cuando pensamos en el amor se nos vienen a la imaginación muchos corazones, flores y pájaros cantando, pero nunca hacemos un dibujo de un cerebro enamorado.

Quizás porque la idea no nos llama la atención o porque hasta hace poco se creía que el músculo que bombea sangre a todo el cuerpo era el encargado de que nos sintiéramos atraídos o enamorados.

Sin embargo cuando recién conoces a alguien… ¿Qué es lo primero que haces? ¡Piensas en esa persona todo el tiempo! ¿Y qué se necesita para pensar! ¡El cerebro! Pero atención, que no solo ocurre en las primeras etapas de enamoramiento,sino también cuando la relación ya se ha afianzado.

La ciencia estudia desde hace tiempo al órgano más complejo que tenemos los seres humanos. Si bien se ha aprendido mucho, existen cosas que aún son un misterio.

En lo que se refiere al amor y los sentimientos de cariño o estima los estudios aseguran que cuando nos enamoramos es porque muchas hormonas están trabajando al mismo tiempo.

El amor puede ser una adicción. Eso muchos lo saben de sobra. Las relaciones dependientes o los que padecen de la llamada “dependencia emocional” deben enfrentarse a esta situación porque la producción de serotonina baja y la de dopamina sube.

Esto produce un efecto de placer similar al de las drogas o el alcohol. Por ello desean cada vez más estar al lado de esa persona.

Cuando estamos enamorados, a su vez, atravesamos por un aumento de trabajo en las áreas relacionadas con la recompensa que se ubican en la mente. Por el contrario, las zonas donde el cerebro vincula el juicio, la toma de decisiones o los pensamientos negativos están como “bloqueadas”.

Por esta razón muchos no pueden detectar si la persona de la cual se sienten atraídos realmente es buena para ellos.

Los niveles del amor “cerebral”

Los científicos, además, indican que el amor cuenta con cuatro fases también relacionadas con las hormonas segregadas por el cerebro. Estas son:

Atracción

Se asocia a los ojos y a que alguien nos resulte llamativo. Si una persona logra tener un efecto poderoso en nuestro cerebro lo “obliga” a producir una sustancia llamada feniletilamina (FEA), que estimula las emociones.

Ya que la atracción es tan fuerte puede traer como consecuencia una relación duradera.

Enamoramiento

En esta fase las neuronas trabajan a mayor velocidad y las hormonas están “revolucionadas”. Por ello nos sentimos que volamos o que no puede existir una felicidad más grande.

Compromiso

Desde la antigüedad los hombres y mujeres debieron unirse para procrear y perpetuar la especie. Esta tercera fase está relacionada con esa necesidad ancestral. Una gran parte del cerebro trabaja para que la reproducción se lleve a cabo.

En la época donde las personas vivían pocos años era obligatorio tener por lo menos 2 hijos para poder cumplir con el reemplazo generacional. Hoy en día esto no es así, pero aún quedan influencias de nuestros antepasados.

Si bien en la actualidad le decimos a ese sentimiento “amor” no es más que esa necesidad de formar una familia la que nos lleva a sentirnos atraídos por alguien.

Estancamiento/Desprendimiento

Después de que hemos pasado la etapa de enamoramiento (algunos dicen que esta se da hasta los tres años de estar con la misma pareja) la relación se coloca en una especie de meseta que puede cambiar de altura ante hechos importantes como puede ser la llegada de un hijo.

Sin embargo, los sentimientos de pasión o amor desmesurado han quedado atrás. Esto no significa no amar más al otro, sino hacerlo de una manera más “lógica”.

Por otra parte, para que se produzca el desprendimiento debemos pensar de manera negativa: no todas las parejas duran para siempre. En este caso el cerebro tiene que recuperarse, dejar de pensar en el otro y prepararse para conseguir a alguien nuevo.

Los niveles de serotonina descienden cuando nos separamos y también suele haber un déficit en la cantidad de endorfinas.

5 beneficios que la creatividad le aporta a tu vida

La creatividad es una forma de ayudarnos a sentirnos útiles y a crecer como personas, por lo que también nos puede servir de terapia para aquellos momentos más depresivos

La creatividad es una facultad que todos los seres humanos tienen en menor o mayor medida.

El término está relacionado con la capacidad de crear obras artísticas, pero también abarca esas habilidades que permiten ver el mundo de forma diferente para buscar soluciones a aquello que parece no tenerla.

El cerebro está dividido en dos hemisferios y cada uno tiene una función especial. El derecho es el responsable del pensamiento creativo, mientras que el izquierdo se encarga del trabajo racional.

Teniendo esto en cuenta, se descarta que haya personas que no tengan algún tipo de creatividad. El hecho de no desarrollarla tanto como otros no quiere decir que no exista.

A menudo se aconseja estimular esta cualidad desde la infancia, ya que es la forma más eficaz de conservarla por el resto de la vida.

No obstante, siempre es bueno sacarla en su máxima expresión en todas las edades para disfrutar de una serie de efectos positivos que tiene para el bienestar general.

A continuación revelamos los 10 beneficios de los que toda persona puede disfrutar cuando potencia su creatividad. ¡Conócelos!

1. Construye y mejora la autoestima

Potenciar la creatividad es una de las mejores formas de animarse a crecer como persona y aumentar la capacidad para creer en uno mismo.

Hacer actividades creativas o dejar fluir las ideas puede solucionar muchos problemas y encaminar hacia el éxito, aumentando de forma significativa la autoestima.

2. Ayuda a aliviar el estrés

Funciona como una herramienta terapéutica para aliviar las emociones negativas como el estrés y la depresión.

Crear e inventar es una forma saludable de ocuparse y alejar esos pensamientos dañinos que impiden disfrutar la vida y sus instantes.

3. Desarrolla la comunicación

Este punto beneficia en especial a los niños. Muchos de ellos tienen dificultades para manifestar sus sentimientos y suelen expresarse con actitudes inadecuadas.

Al permitirles dejar salir sus ideas y plasmarlas en alguna actividad creativa, ellos poco a poco desarrollan una forma de comunicación que facilita el acercamiento.

4. Mejora las relaciones sociales

Por facilitar la expresión de las emociones y las ideas, muchos mejoran su capacidad para relacionarse socialmente.

La creatividad influye de forma directa en la personalidad de cada uno y deja salir a flote cualidades que permiten destacarse en el entorno social.

5. Fomenta la integridad

Una de las principales características de la vida de las personas creadoras es que siempre sienten la necesidad de potenciar su integridad en lo personal y a nivel laboral.

Esto lo consiguen tratando de conservar su esencia y buscando todo tipo de soluciones para conquistar eso que desean lograr.

El ser creativo hace sentir a la persona realizada y le da confianza para hacer miles de cosas aprovechando sus talentos.

Test: ¿Eres más Yin o más Yang?

La filosofía básica de Yin Yang

De acuerdo con Yin Yang y su filosofía sobre el universo, todo lo que existe es constante y a la vez cíclico. Cuando una fuerza domina, luego se sustituye por su fuerza opuesta. Esta actividad continúa y se repite constantemente con el tiempo.

Algunos ejemplos que ilustran la filosofía de Yin Yang son:

  • Vida y muerte
  • Noche y día
  • Cielo y tierra
  • Salud y la enfermedad
  • Oscuridad y luz
  • La pobreza y la riqueza
  • Ciclo de las estaciones: frío a caliente
  • El símbolo Yin Yang

El símbolo del Yin y Yang, también conocido como el Chi Tai o símbolo Taiqi, consiste en un círculo igualmente dividido en dos secciones, una blanca y otra negra, por un  S en forma inversa. Dentro de la sección de negra hay un pequeño círculo de color blanco. Dentro de la sección blanca hay un pequeño círculo de color negro. Cada uno de los aspectos individuales del símbolo de Yin Yang tiene un significado concreto que explicamos a continuación.

Simbolismo de las partes del Yin Yang

El círculo exterior

El círculo exterior del Yin Yang representa todo en el universo y el universo mismo. Abarca la dualidad de todo lo existente.

La sección Negra

El área de color negro representa Yin con las siguientes características:

  • Femenino
  • Pasivo
  • Intuitivo
  • Luna
  • Oscuro
  • Engaño
  • Frío
  • Sumisión
  • Facilidad
  • Movimiento descendente
  • Noche
  • Suave
  • Quietud
  • Río

La sección blanca

El área blanca representa el Yang, y tiene las siguientes características:

  • Masculino
  • Activo
  • Lógico
  • Brillante
  • Sol
  • Ligero
  • Creación
  • Dominio
  • Movimiento hacia arriba
  • Fuerte
  • Caliente
  • Expansión
  • Difícil
  • Movimiento
  • Montañas

Las secciones en blanco y negro juntas

En conjunto, las áreas blancas y negras representan la interacción de las energías que se encuentran en todas las cosas. Ambas ilustran la naturaleza cíclica del Yin y el Yang y todo lo que representa.

Los círculos pequeños blanco y negro

Situados en las áreas de sus colores opuestos, los pequeños círculos muestran que nada es absoluto. En cada una de las fuerzas opuestas hay una pequeña parte de la otra. En todo el Yin hay una parte de Yang y viceversa.

Esto es válido para todo en el universo, por ejemplo, en cada mujer hay un poco de sexo masculino y en todo lo bueno hay un poco de mal. Nada en el universo o en la vida, es simplemente negro o blanco. Cada uno existe en el otro y cada uno necesita del otro para existir.

La forma S que separa las dos áreas

En lugar de una línea recta que divide las dos mitades, hay una línea en forma de una suave S invertida que fluye. Ambas partes dan el uno al otro y se empujan entre sí, ilustrando la dependencia de cada uno en el otro. Donde el Yin se hincha en tamaño y altura, el Yang comienza a emerger. Donde el Yang continúa creciendo en tamaño y altura, el Yin emerge una vez más mostrando que cada uno sostiene al otro en su ciclo sin fin.

El Yin Yang Significa: Armonía y Equilibrio

Así pues, de acuerdo con los principios taoístas, las fuerzas de todo en el universo están en constante movimiento. A medida que el movimiento continúa, cada una de las fuerzas de la energía cambia gradualmente a la otra, del Yin al Yang y del Yang al Yin.

El Yin y el Yang son dos mitades que juntas completan un todo. El Yin y Yang son también el punto de partida para el cambio. Cuando algo es un todo, por definición, es inmutable y completo. Así que cuando se divide en dos mitades como en el Yin Yang, se altera el equilibrio de la totalidad. Esto hace que ambas mitades se “persigan” mientras buscan un nuevo equilibrio entre sí.

La palabra Yin viene a significar “lado oscuro” y Yang “lado soleado”.

Test: Determina tu rasgo de personalidad dominante

¡Sólo tienes que elegir tu color favorito en las siguientes ocho preguntas! Es muy sencillo y revelará más aspectos sobre tu personalidad que tal vez desconocías. ¡Disfrútalo!

 

Colores y personalidad

Puede que a simple vista te parezca una tontería, un juego sin escaso valor científico. Pero en realidad, cabe decir que el estudio de la relación entre colores y personalidad dispone de una amplia bibliografía al respecto, realizada en especial por numerosas empresas de psicología  y marketing donde se intenta indagar por ejemplo, cómo nos determinan ciertos colores a la hora de comprar, a la hora de elegir determinados productos y no otros, o cómo favorecer determinados estados a través de ciertos colores. Todo un sugerente mundo a descubrir.

Hemos de tener en cuenta que los colores forman parte de un espectro lumínico, y, como tales, emanan ciertos tipos de energías dependiendo de su longitud de onda. Imagina por ejemplo cómo te sentirías al entrar a una habitación pintada exclusivamente de negro. O tu sensación al pasar a una sala decorada en tonalidades verdes o azules. No podemos negarlo, los colores emanan sensaciones y emociones. Veamos pues cómo se asocian a la personalidad.

Rojo

Personalidades intensas, activas y muy optimistas. Suelen ser carácteres fuertes, con una clara inclinación ante la competividad en el trabajo, con cierto toque de impulsividad y necesidad de control.

Son personas seguras de sí mismas con un carácter abierto e intenso, pero como defecto, cabría destacar precisamente sus rápidos impulsos a veces poco reflexivos.

Naranja

¿Eres muy sociable pero mantienes los límites? Te gusta estar rodeado de gente pero mantienes cierta seriedad y equilibrio, eres comprensible y muy accesible con las personas de tu alrededor.

Suele gustarte el deporte, el movimiento y emprender pequeños retos cada día. No eres muy impulsivo, pero te gusta iniciar proyectos con los que sentirte involucrado e ilusionado.

Amarillo

Personas muy, muy creativas. A pesar de su creatividad, mantienen el sentido de la lógica, no se trata de una imaginación desbordante sino más bien racional y práctica.

Perfiles analíticos y muy críticos también consigo mismos, tanto, que suelen ser muy exigentes también con las personas que les rodean. Controlan muy bien sus emociones.

Verde

Personalidades relajadas que valoran ante todo aportar a los demás y que los demás les aporten a ellos. Buscan la cercanía de las personas y ansían sentirse seguras y amadas al tener a alguien junto a ellas.

Temen en ocasiones ser heridos por esta dependencia, pero aún así, son vitales y positivas. Muy positivas. Son también personas a las que les gusta que los demás, les reconozcan sus esfuerzos y sus acciones.

Azul

Equilibrio y paz interior. Las personas que suelen inclinarse por esta tonalidad buscan ante todo la tranquilidad y la paz interna. Viven de acuerdo a sus creencias y sus pensamientos sin importarles lo que los demás piensan o opinen de ellos.

No cambian con facilidad, tienen una integridad y unas creencias bien arraigadas ante las que no van a ceder. Personalidades fuertes pero relajadas, muy-muy equilibradas.

Morado

Personas ordenadas, muy sentimentales y, sobre todo, espirituales. Son perfiles muy sensibles, sin embargo, cuando son heridas no lo demuestran con facilidad, prefieren callarse y no evidenciar sus emociones en ese mismo momento. Antes reflexionan, meditan, y luego ponen en voz alta sus pensamientos.

Reflexionan, piensan, buscan su paz interior y además, están muy abiertas a ayudar y orientar a otros. Suelen estar envueltos en temas humanitarios.

Marrón

Arraigados a la tierra, a lo físico y a lo sencillo. Son personas que aman la vida sencilla y natural, la comodidad del día a día envueltos por los seres que aman.

Gris

No es un color negativo, en absolutoDejemos a un lado el famoso término persona gris, para ver en realidad a personalidades que son más bien equilibradas, tranquilas y algo conservadoras. También frías y tan racionales que raras veces podemos lograr enfadarlas. Como defecto cabe destacar su pasividad, raras veces salen de su rutina para emprender complejos planes.

 

Fuentes: playbuzz y lamenteesmaravillosa

Test: ¿Cómo es tu conexión cerebro y vista?

Prueba la habilidad de tu mente y qué tan impresionantes son las conexiones entre tu vista y tu cerebro con este divertido test visual. Lo que debes hacer es identificar lo más rápido que puedas la imagen con una forma diferente.

Conoce el camino que hay desde el ojo al cerebro

Podemos decir que los ojos se originaron como una prolongación del cerebro especializada en captar la luz. A medida que se sube en la escala evolutiva se puede apreciar como el diseño de esto sensores es más complejo y sus conexiones con el cerebro ganan en precisión.


El ojo es el órgano de visión. El sistema visual detecta e interpreta los estímulos luminosos, que son ondas electromagnéticas. El ojo puede distinguir dos cualidades de la luz: su brillo (intensidad de la luz) y su longitud de onda (colores). Para os humanos, las longitudes de onda entre 400 y 750 manómetros constituyen la luz visible

Test: ¿Te consideras una persona rara?

¿Tus acciones a veces demuestran que no formas parte del común de los mortales o, por el contrario, te mimetizas a la perfección con las cualidades humanas más cotidianas?

Soy raro, ¿y qué?

Esta lista de “particularidades” se creó a partir de un estudio en el que se involucraron a 1342 personas voluntarias, de las cuales 1029 eran del sexo femenino. Los investigadores simplemente solicitaron a los participantes que imaginaran a un amigo describiendo a alguien que acababan de conocer – y que señalaran cuáles atributos les parecían raros.

Después, los investigadores solicitaron que los participantes clasificaran los atributos, así como algunos comportamientos, profesiones y pasa tiempos, dándoles puntuaciones de 1 a 5 – o, de forma más entendible, “todo está bien, ese tipo no es tan extraño” a “huye de la civilización, ese tipo está loco”.

9 trucos psicológicos para usar en situaciones sociales

Cuando estamos tratando de desarrollar nuestro potencial social, muchas veces nos encontramos perdidos.
A veces, vemos personas que parecen ser líderes naturales, tan espontáneos, seguros de sí mismos, y capaces de agradar a cualquiera. Lo más probable, es que esa imagen que proyectan esté basada en muchas pequeñas cosas.

Es cierto que hay personas que parecen tener incorporadas ciertas conductas que les hacen destacar. Pero lo cierto también es que la mayoría pueden aprenderse e internalizarse. 

Más allá de que convertirse en un experto puede llevar mucho tiempo y entrenamiento, estos trucos te ayudarán a posicionarte mejor en situaciones sociales, como interactuar con un nuevo grupo de personas o introducirte en un nuevo ambiente de trabajo.

1. Si quieres que alguien se sienta bien, valida lo que ha dicho repitiéndolo. 

La mayor parte de nuestros actos cotidianos son una búsqueda de validación. A todos, incluso a los más reacios a aceptarlo, nos resulta importante la validación de los demás.

Cómo hacerlo

Por eso, al validar lo que una persona acaba de decir, generas una sensación positiva hacia ti. Una manera fácil de hacerlo es la siguiente:

Cuando alguien acabe de decir algo que es muy importante para esa persona, repítelo con tus propias palabras. Eso le hará ver que eres un buen oyente, y que te importa lo que te están diciendo.

2. Cuando quieras un favor, usa la frase “necesito tu ayuda” 

Usar las palabras correctas es fundamental para poder relacionarnos con los demás de la manera adecuada.

Si quieres conseguir que alguien te haga un favor, lo mejor es que comiences la frase con las palabras “necesito tu ayuda”. Eso hará sentir a la otra persona halagada, y no utilizada.

Además, cuando alguien nos pide ayuda y se la negamos, lo natural es que luego sintamos una fuerte culpa. Por eso, las personas tenderán a ayudarte si se lo pides.

3. Si esperas una respuesta positiva, asiente mientras habla

Muchas veces el pensamiento inconsciente es más poderoso que nuestra razón. Sabiendo cómo llegar directamente a él, podremos lograr grandes cosas.

En el caso de que quieras que alguien acepte un acuerdo, te permita hacer algo, o simplemente te dé la razón, una buena forma de inducirlo es asintiendo mientras hablamos.

Cómo funciona:

Los humanos tendemos a imitar movimientos de los demás. Si tú asientes, tu oyente posiblemente asienta también. Al asentir, le enviará inconscientemente un mensaje claro al cerebro “acuerdo con esta persona”.

Al final, será más fácil que tienda a darte la razón.

4. Crúzate de brazos para saber si alguien te está prestando atención


Justamente porque tendemos a imitar los movimientos de los demás, es que puedes utilizar también este truco.

Si estás hablando con alguien y sientes que no te está prestando verdaderamente atención, crúzate de brazos. Lo más probable es que si está muy atento a lo que estás diciendo, te imite sin darse cuenta.

5. Si al hacer una pregunta te contestan por la mitad, espera. Seguirán hablando. 

A veces si no conocemos mucho a otra persona, y le preguntamos algo, puede que la respuesta no satisfaga del todo lo que queríamos saber. Puede pasar por falta de confianza o porque la pregunta fue poco clara.

Lo mejor en ese caso no es repreguntar. Sino quedarse en silencio, manteniendo el contacto visual. Eso ejercerá cierta presión sobre la otra persona, y lo invitará a seguir hablando.

Aunque parezca un poco directo, eso afianzará la confianza.

6. Finge hasta lograrlo

Si quieres disfrutar de ser extrovertido y hablar con la gente, pero en realidad es algo que te causa mucho malestar, tenemos una propuesta para hacerte: finge.

Si actúas como si algo te gustara, aunque lo odies, de a poco se irá instalando en tu cerebro. Digamos que a la larga se convertirá en hábito, igual que otras cosas, y empezarás a disfrutar en serio.

Esta idea vale igual si quieres sentirte más atractivo, si quieres sentirte más confiado, etc. Si no crees poder hacerlo, finge que puedes. Verás que eventualmente, habrás dejado de fingir.

7. Si llamas a alguien para verlo, muéstrate emocionado


La emoción se contagia. Si quieres encontrarte con alguien, lo mejor es mostrar verdadero entusiasmo a la hora de llamarlo para concretar la cita.

Así tendrás más posibilidades de que te acepten que si llamas con tono de pesadumbre.

8. Efecto Benjamin Franklin: pide favores

Se trata de un efecto psicológico cuyo descubrimiento se le adjudica a Franklin. Según la psicología, tendemos a apreciar más a una persona a la que le hemos hecho un favor, y a odiar a las personas a las que hemos lastimado. 

¿La razón? Es que nuestro cerebro necesita justificar nuestras acciones. Entonces, si le hemos hecho un favor a alguien, nuestro cerebro asume que esa persona nos agrada.

Al contrario, si hemos dañado a una persona, nuestro cerebro intenta justificarlo asumiendo que esa persona no nos cae bien.

Por eso, si tienes a alguien muy en contra, puedes ganártelo pidiéndole un favor al que no se pueda rehusar. Eso hará que, posiblemente, te aprecie más y te quiera hacer nuevos favores en el futuro.

¿Autoestima baja? 7 pasos para subir tu autoestima por las nubes

El autoestima es la valoración que hacemos de nosotros mismos, a partir de las experiencias de vida que hemos tenido. Aunque muchos no se dan cuenta, de ella depende en gran medida nuestra capacidad para triunfar y afrontar situaciones complicadas.

No sólo tiene que ver con la manera en la que nos sentimos cuando pensamos en nosotros mismos. También tiene que ver con nuestra capacidad de reacción ante las cosas que nos suceden.

Tomar control de nuestra propia vida y sentirnos satisfechos con ella nos permitirá alcanzar nuestros objetivos y sueños. Entender eso

1. Sé realista con tus objetivos

Soñar a lo grande es fantástico. Las grandes metas en la vida ayudan a que uno tenga motivos para levantarse todas las mañanas.

Sin embargo, ser realistas es importante. Puedes tener como objetivo llegar al escalón más alto de tu trabajo, pero tienes que ser consciente de que, antes, deberás pasar por todos los anteriores.

Si te planteas obtener objetivos inalcanzabes y, como cabe esperar con esos objetivos, no los alcanzas, sentirás que has fallado. En cambio, si te pones pequeñas metas a la vez, en el momento en que llegues a ellas te sentirás genial.

2. Haz cosas con sentido

Es normal que un mundo acelerado, lleno de presiones, hagamos muchas cosas por inercia. Simplemente porque son un ítem de la agenda que hay que cumplir.

Pero si quieres sentir que eres verdaderamente dueño de tu vida, debes empezar a preguntarte para qué haces lo que haces. Así, podrás enfocarte en aquellas cosas que realmente le aporten un sentido a tu vida.

 

3. No minimices tus logros

Cada vez que logres alcanzar un objetivo que te hayas propuesto, por pequeño que pueda parecer, siéntete orgulloso de él. Recuérdate que lo has logrado porque primero te lo has propuesto, y luego porque has trabajado por él.

Eso es mucho más que nada, y es muy importante.

Todo logro es un motivo de alegría, y no debes dejar de darles la importancia que tienen. Sino, nada de lo que hagas te parecerá suficiente.

4. No te compares

En el mundo de las redes sociales, todo el mundo comparte lo perfecta que es su vida. Puede ser una verdadera droga, el ver cómo a los demás les va fantástico mientras que a ti te va fatal.

Pero no te dejes engañar: todos sufrimos, todos tenemos inseguridades y fallamos a veces. No eres perfecto y nadie lo es, así que deja de compararte con los demás.

Enfócate en lo que tú quieres lograr, y en las herramientas que tienes para hacerlo. Los objetivos y las herramientas de los otros… ¡No son tu problema!

5. Piensa en el corto plazo

Es importante tener siempre un norte al cual apuntar, y el que tener como guía de nuestro camino. Pero no tiene sentido pensar sólo en el futuro lejano, sin preocuparnos por el aquí y ahora.

Si no piensas en el corto plazo, siempre sentirás que estás demasiado lejos de tus deseos, y eso no es bueno para tu autoestima.

Así que ponte pequeños desafíos inmediatos. ¿Qué puedes hacer mañana mismo que te haga bien y te acerque a tus metas? Pues ve y hazlo. Verás cómo tienes una sensación de realización que te hará sentir mucho mejor.

 

6. Controla el estrés y la ansiedad

Las altas dosis de estrés hacen que caigamos en un pozo anímico una vez pasado el momento. Es natural, y está relacionado con las hormonas que libera nuestro cuerpo cuando estamos sometidos a demasiada presión.

Por eso, intenta tomarte las cosas con calma. No importa qué tan importante sea ese trabajo, no es el fin del mundo. Hazlo, sí, pero mantén el foco claro y no te dejes aplastar por la ansiedad.

Verás que disfrutas mucho más el proceso, y te sientes mejor cuando lo terminas.

7. Enfócate en lo que te hace feliz

Puede parecer cliché, pero la mejor herramienta que tienes para mejorar tu autoestima es concentrarte por un momento en lo que verdaderamente te hace feliz. La sensación de no ser suficiente en general está ligada a las expectativas de los demás.

Es decir: te sientes mal porque crees que no cumples con las expectativas que crees que los demás esperan de ti.

En vez de pensar en qué es lo que quieres, te dedicas a ver qué quieren los demás de ti y, si no lo cumples, te desanimas.

Empieza a preguntarte qué esperas tú de ti mismo, y entonces, aplica los consejos anteriores. Pero siempre teniendo claro que el camino lo marcas tú mismo y tus deseos más íntimos.