Archivo de la etiqueta: destacado

Cómo aprender a discutir bien

Los conflictos son inevitables incluso en las parejas más armoniosas. Sin embargo, resulta que se puede discutir de maneras distintas: guardar aún más rencores y ofensas, o dar un paso hacia adelante para llegar a una comprensión mutua.

Se suele creer que la causa principal de una relación fracasada son las discusiones frecuentes, la diferencia de personalidades y la incomprensión. Sin embargo, no es precisamente así. Muchas veces el fracaso no es un resultado de los conflictos sino de nuestro comportamiento acartonado dentro de ellos.

El famoso experto familiar, profesor John Gottman, destaca los «4 jinetes del apocalipsis», 4 modelos de conducta que atentan contra la seguridad y la confianza en la pareja.

1. Frases críticas

«¡Estoy harto de lo perezosa que eres!», «¿Cuántas veces te lo tengo que repetir?», «Siempre haces lo mismo…», «Nunca cumples tus promesas», «¿Por qué otra vez hiciste…?».

2. Desprecio

Se trata de mover los ojos en respuesta de algunas palabras/acciones de tu pareja, hacer mala cara, burlarse, ser sarcástico y soberbio en tu manera de responder. Las frases tipo «¡Eres un inútil!» lastiman.

3. A la defensiva

«El tonto eres tú», «Mírate a ti mismo…», «Es tu culpa», «Tú eres el problema, no yo», etc. Rechazar tu propia responsabilidad, no querer aceptar tus errores y no querer pedir perdón, también entran en esta categoría.

4. «El muro frío»

Es decir, querer castigar a tu pareja con tu silencio, o en lugar de solucionar el problema hablando, escapar azotando la puerta.

Si estos modelos de conducta se practican día tras día, el amor no vivirá mucho. Sólo aquellas parejas que saben discutir bien y con provecho, viven juntas mucho tiempo y tienen una vida feliz. Estas 7 reglas te enseñarán a discutir sin histerias y lograr un resultado contundente incluso en los momentos más emocionales.

  1. No utilices el escape como una manera de solucionar el conflicto (es decir, no te vayas azotando la puerta, no te encierres en ti mismo). Al mismo tiempo cada uno de ustedes sabe que puede tomar una pausa si necesita arreglar sus pensamientos o aliviar la tensión. Tu pareja lo comprenderá, incluso si ella no necesita tiempo para pensar, tiene un sinnúmero de argumentos y está dispuesta a decírtelos de inmediato.
  2. No guardes rencores, impaciencia, irritación o disgustos, de esta manera en tus discusiones no habrá emociones exageradas (no lo confundas con una discusión apasionada como una variante de un juego sexual). Si algo no te gusta en el comportamiento de tu pareja, no te quedes callado y no aguantes esperando que cambiará por sí mismo o que algún día podrás vivir con eso; es mejor que le des tu retroalimentación aquí y ahora explicándole tranquilamente: «No me gusta esto, no lo hagas, por favor».
  3. Discute en un ambiente de confianza y seguridad. En tu vida no debe haber lugar para frases como «tú no entiendes nada» o «cállate, que no te estoy preguntando». Incluso a pesar de sus diferencias, cada uno sabe que tiene derecho a expresar su propia opinión que va a ser escuchada y tomada en cuenta.
  4. Oriéntate a solucionar problemas, no a reprochar o echar la culpa.No se critiquen entre sí; en sus discusiones no deben menospreciar la opinión de ninguno, no se atribuyan clichés y no resalten sus características negativas. Si estás inconforme con algo, habla de ti y de tus sentimientos. «No me gusta (me ofende, entristece, duele, irrita, molesta, etc.) que (cuando)…», a continuación sigue una descripción detallada (!) y sin juzgar los actos que no te gustan. «Sugiero (te pido, quiero que…)»: aquí expresas cómo se vería para ti el desarrollo perfecto de la situación o situaciones similares en el futuro.
  5. Siempre dale a entender a tu pareja que la quieres incluso si ha cometido un error o se ha comportado mal. Siempre deben ser uno solo ante la sociedad, apoyarse mutuamente y no criticarse en público.
  6. La única manera de solucionar los conflictos es colaborar. Es decir, cada uno de ustedes debe expresar su opinión, su inconformidad respecto a la posición del otro, sus necesidades; deben hablar acerca de sus intereses y su visión de cómo resolver el problema. Deben buscar una solución que los satisfaga a ambos. Siempre.
  7. Si por algún motivo la colaboración es imposible, busca un compromiso.Funciona excelente el sistema de recompensas: «Trabajas mucho y pasas poco tiempo en casa. Sufro por ello, pero me sentiría mejor si a) un día a la semana regresaras temprano y saliéramos juntos a algún lado; b) un día del fin de semana me permitieras salir con mis amigas sola para ir de compras, etc.».

    No olvides que, a excepcion de pocas ocasiones, no vale la pena aceptar compromisos si te das cuenta de que este comportamiento no te beneficiará en nada y sólo acumularás más insatisfacción interna e incomodidad con disgusto.

Es necesario destacar que de esta manera discuten aquellas parejas que no tienen problemas en la comunicación y que tienen intimidad espiritual (confianza, apoyo mutuo y lealtad). Sin embargo, si tus peleas y discusiones parecen más un escándalo que una conversación de dos personas civilizadas, no te desesperes. Porque ahora sabes cómo se debe discutir.

10 decisiones de las cuales te arrepentirás en 10 años

No caigas en la trampa de mantener una mentalidad débil y vivir tu vida sin pasión, propósito o dedicación.

—inicio-slider—

1. Usar una máscara para impresionar a los demás.

Si la cara que siempre muestras al mundo es una máscara, algún día no habrá nada debajo de ella. Porque, cuando pasas mucho tiempo concentrándote en la percepción que los demás tienen de ti o que todo el mundo quiere que seas, en algún momento olvidarás quién eres en realidad. Así que no temas a los juicios de los demás, tú sabes en tu corazón quién eres y lo que es verdad para ti. No tienes que ser perfecto para impresionar e inspirar a la gente. Impresiónalos e inspíralos por tu forma de lidiar con tus imperfecciones.
—slide—

2. Permitir que otra persona decida tus sueños.

El mayor reto en la vida es descubrir quién eres; el segundo más grande es ser feliz con lo que encuentres. Una gran parte de esto es tu decisión de permanecer fiel a tus propias metas y sueños. ¿Hay personas que no están de acuerdo contigo? Bien. Significa que estás arraigado y caminas por tu propio camino. A veces, vas a hacer cosas consideradas una locura por los demás, pero cuando te encuentres perdiendo la noción del tiempo porque estás entusiasmado, es cuando sabrás que está haciendo lo correcto.
—slide—

3. Mantener compañías negativas.

No dejes que alguien que tiene una mala actitud te afecte. No pueden apretar el gatillo si no les entregas el arma. Al recordar que mantener compañía de gente negativa es una opción, en lugar de una obligación, te liberas y pasas a tener la compañía de la compasión en vez de la ira, la generosidad en lugar de la codicia y la paciencia en lugar de la ansiedad.
—slide—

4. Ser egoísta y egocéntrico.

Una vida llena de actos de amor y buen carácter es el mejor recuerdo. Aquellos a los que has inspirado y con quienes compartiste tu amor, te recordarán cómo los hiciste sentir hasta mucho después de que ya no existas. Así que talla tu nombre en los corazones y no en la piedra. Lo que has hecho por ti muere contigo, lo que has hecho por otros y el mundo, permanece.
—slide—

5. Evitar el cambio y el crecimiento.

Si quieres conocer tu pasado, mira tus condiciones actuales. Si quieres conocer tu futuro, mira tus acciones actuales. Debes dejar de lado lo viejo para dar paso a lo nuevo, la vieja manera se ha ido para nunca más volver. Si reconoces esto ahora mismo y tomas medidas para hacerle frente, te posicionarás para el éxito duradero.
—slide—

6. Renunciar cuando las cosas se ponen difíciles.

No hay fracasos, sólo resultados. Incluso si las cosas no se desarrollan de la manera que esperabas, no te desanimes ni te rindas. Aprende lo que puedas y sigue adelante. El que sigue avanzando un paso a la vez va a ganar al final. Es un proceso que se produce con pequeños pasos, decisiones y acciones que poco a poco se acumulan unas sobre otras y, finalmente, conducen a ese glorioso momento de triunfo.
—slide—

7. Tratar de controlar cada pequeña cosa.

La vida debería ser tocada, no estrangulada. A veces, tienes que relajarte y dejar que la vida pase sin preocupaciones incesantes. Aprende a dejar ir antes de apretar demasiado. Respira profundo. Cuando el polvo se asiente y puedas volver a ver el bosque, da el siguiente paso hacia adelante. No tienes que saber exactamente adónde vas. Todo en la vida está en perfecto orden, tanto si lo entiendes como si no. Solo se necesita un poco de tiempo para conectar todos los puntos.
—slide—

8. Conformarte con menos de lo que mereces.

Sé lo suficientemente fuerte como para dejar ir y lo suficientemente sabio como para esperar lo que te mereces. A veces, tienes que ser derribado más bajo que nunca para levantarte más alto de lo que jamás estuviste. A veces, tus ojos deben ser lavados por las lágrimas para que puedas ver las posibilidades en frente con una visión más clara. No te conformes.
—slide—

9. Esperar hasta mañana.

El problema es que siempre piensas que tienes más tiempo de lo que tienes. Pero un día te despertarás y no habrá más tiempo para trabajar en las cosas que siempre has querido hacer. Y en ese momento, o habrás alcanzado los objetivos que has establecido para ti mismo, o tendrás una lista de excusas de porqué no lo has hecho.
—slide—

10. Ser perezoso y endeble.

El mundo no te debe nada, tú le debes algo al mundo. Así que deja de soñar despierto y empieza a hacer. Toma toda la responsabilidad de tu vida, toma el mando. Eres importante y te necesitan. Es demasiado tarde para sentarte y esperar a que alguien haga algo algún día. Algún día es hoy, el alguien que necesita el mundo eres TÚ.
—fin-slider—

¿Cómo aprender a dormirse en 1 minuto?

— Todo comenzó una semana antes de la boda de mi mejor amigo. Estaba tan nerviosa y cansada que no podía hacer nada, mucho menos dormir. Sería yo quien dijera las palabras de felicitación en la ceremonia.

Pasaron un par de días y noches prácticamente en vela, y al ver que la situación no mejoraba decidí contarle a la mamá de la novia. Ella es una instructora de meditación experimentada. Ella me dio un consejo que sin duda ¡cambió mi vida!

La mejor manera de recordar este método es llamarlo «4-7-8»– Esto es lo que se debe hacer

  1. Inhala tranquilamente por la nariz durante 4 segundos.
  2. Sostén la respiración durante 7 segundos.
  3. Después de eso, lentamente, exhala por la boca de tal manera que sueltes el aire durante 8 segundos.

Es así de sencillo. Estos ejercicios de respiración reducirán tu ritmo cardíaco y te tranquilizarán. Es cuestión de repetir la secuencia un par de veces hasta que te duermas (y te dormirás bien rápido).

¿Cómo funciona?

Yo estaba impaciente por poner en practica el consejo esa noche, y para mi asombro completo solo hasta el día siguiente cuando me desperté, vi que había funcionado.

Luego de investigar un poco descubrí que cuando estás estresado o ansioso hay mas adrenalina en tu sangre y comienzas a respirar más rápido y en menos cantidad. Este truco funciona igual que un somnífero. Inminentemente reduce tu ritmo cardíaco, porque respiras mas lentamente

Esta práctica también calma tu mente. Es muy sencillo, no piensas en lo que te preocupa, tu atención está centrada en la respiración. Te calmas y la ansiedad se va. Esto es tan cierto que cualquier neurólogo puede confirmartelo.

Al final, todo tu cuerpo se relaja. Por su rapidez y la fuerza de su efecto, esta técnica es comparable a lo que la anestesia hace en tu cuerpo.

El Doctor en ciencias de la salud de Harvard, Andrew Bail estudió la efectividad de este método, y entre otras cosas, descubrió que para quienes practican yoga esta ha sido una practica común durante siglos. La usan para relajarse y meditar. Por eso podemos concluir que no es un peligro para la salud

¿Cómo puede ayudarte a tí?

Una cosa es segura, si este truco funcionará tan bien en tí cómo lo hace en mí te dormirás mucho mas rápido.Ya no volverás a sufrir por despertarte a mitad de la noche y no volver a dormirte; también podrás controlar tus nervios ante una situación de estrés usando el método «4-7-8». De seguro te ayudará.

Desde el momento en el que me preparaba para aquella boda, lo uso cada noche y al despertarme en la mañana me asombro de lo bien que funciona.

Cómo destruímos nuestra vida sin siquiera darnos cuenta

A veces nos parece que nuestra vida no marcha bien, y estamos listos para cambiarlo todo, pero no sabemos qué.
Te invitamos a leer este artículo que te ayudará a salir de esa trampa invisible.

— La vida no es como una línea recta. Ni se trata de un conjunto de horarios y gráficos. No tiene nada de malo que no hayas acabado tus estudios al cumplir cierta edad, o no te hayas casado, encontrado un trabajo estable, o hayas empezado tu propia familia, etc. Va muy bien entender que si no te has casado a tus 25-30, no te has convertido en vice presidente a los 33, o aún no has encontrado la felicidad a X edad nadie va a juzgarte (y si lo hacen no importa, porque es tu propia vida, no la de alguien más).

Puedes retroceder en cualquier momento, puedes detenerte y encontrar lo que te inspira; tienes derecho a tomarte un tiempo. Por alguna razón muchos lo olvidan.

Aún estando en la escuela empezamos a planear nuestra vida, y como dicta el plan, nos inscribimos en la facultad. Siendo estudiantes universitarios pensamos en elegir un trabajo, e incluso si no nos gusta mucho el plan que tenemos para nuestra vida, seguimos adelante porque ya le hemos dedicado tiempo. Cada mañana nos levantamos y vamos a ese trabajo porque debemos respaldar la desición que tomamos un día, y así damos un paso tras otro pensando que estamos tachando tareas en la lista de comprobación de nuestra vida. Pero un buen día nos despertaremos sumergidos en la más profunda depresión, un día sentiremos que hay algo que nos presiona y no nos deja vivir, pero no sabremos de qué se trata. Así destruímos nuestra vida.

Destruimos nuestra vida eligiendo a la persona incorrecta. ¿Por qué sentimos esa necesidad de acelerar las relaciones? ¿Por qué estamos tan obsesionados con la idea de estar con alguien y no la de -ser- alguien? Créeme, el así llamado amor que “nace“ por conveniencia, aquel que florece junto a la necesidad de dormir con alguien, y el que está ahí para satisifacer nuestra necesidad de atención y no nuestros verdaderos sentimientos, no es el tipo de amor que nos inspirará a despertarnos a las 6 de la mañana y abrazar a esa persona que duerme al lado. Intenta descubrir ese amor que te hace ser mejor persona, no te enceguezcas con un ”no quiero dormir solo”. Pasa tiempo contigo mismo, come solo, duerme solo y dentro de algún tiempo descubrirás cosas nuevas e interesantes sobre ti, cosas que ni sospechabas; crecerás como persona y encontrarás lo que te inspira, podrás ser quien domine tus sueños y creencias. Cuando finalmente encuentres a esa persona que haga que cada una de las células de tu cuerpo baile, te sentirás seguro de él o ella, porque tendrás seguridad en ti mismo. Espera. Te pido que esperes ese amor, luches y te esfuerces por él porque el verdadero amor es una de las cosas más maravillosas que puede sentir tu corazón.

Destruimos nuestra vida al permitir que el pasado tenga el control sobre nosotros.En la vida muchas cosas pasan y pasarán, esa es su principal característica: desengaños, frustraciones, dias en los que te sientes inútil, pareciera que esos momentos y palabras vinieron para quedarse, pero no debemos permitirles controlarnos por cuanto son sólo palabras. Si le permites a cada situación desagradable ser el prisma que defina tu percepción de las cosas, verás el mundo de forma negativa e incorrecta; si lo permites corres el riesgo de estancarte en un mismo lugar durante años por estar convencido, por ejemplo, de que eres tonto; dejas pasar el amor porque sientes que tu ex pareja te dejó por no ser lo suficientemente bueno y ahora no crees en las mujeres (o en los hombres). Es como un círculo vicioso. Si no te das la oportunidad de dejar atrás tu pasado, lo que ocurrió en algún momento, lo que alguien te dijo alguna vez o lo que sentiste, entonces seguirás viendo el mundo a través de la ventana súcia del pasado.

Destruimos nuestra vida cuando nos comparamos con los demás. La cantidad de seguidores que tengas en Instagram no aumentará o disminuirá tu valor como persona; la cantidad de ceros a la derecha en tu cuenta bancaria no tendrá un efecto real sobre tu compasión, inteligencia o felicidad. Alguien que tiene dos veces más propiedades que tú no experimenta un tipo especial de gozo. Estamos atrapados en el mundo falso de las redes sociales y aunque eso seguramente no nos causará la muerte al final del día, sí la destruye poco a poco al crear en nosotros la necesidad de sentirnos “importantes“ y presionar a otros para que también vayan tras ese ideal.

Destruimos nuestra vida al privarnos de las emociones. Tememos decir demasiado, sentir demasiado, y de que las personas se entere de lo mucho que significan para nosotros. Interés no significa locura. Sí, expresar tus emociones por alguien te vuelve un poco más ”vulnerable”, pero no hay nada malo en eso, por el contrario, hay algo de mágia en desnudar el alma y ser sincero con quienes significan algo en tu vida. Deja que tu pareja sepa que él o ella te inspira, dile a tu mamá que la amas aunque estés delante de tus amigos, deja que tu alma viva, no te conviertas en piedra; se valiente.

Destruimos nuestra vida cuando tenemos que soportarla. Cuando nos conformamos con menos de lo que deseabamos inicialmente; destruimos las posiblidades que viven en nuestro interior y es como traicionarnos a nosotros mismos y a nuestro potencial. ¿Quién dijo que el próximo Miguel Angel no está sentado ahora frente a la pantalla leyendo esto y organizando documentos ajenos porque necesita pagar las cuentas o porque trabajar así es más fácil seguir el conducto regular, que ir a seguir sus sueños?. No permitas que eso te suceda, no destruyas así tu vida. La vida, el trabajo y el amor están inevitablemente unidos entre sí. Debemos luchar por tener el trabajo que queremos y un amor excepcional, sólo así entenderemos la diversidad y la felicidad en la vida.

9 Razones para quitarle los dispositivos electrónicos a tu hijo

Los dispositivos electrónicos hacen nuestra vida mucho más fácil y sencilla. Siempre estamos en contacto con nuestros seres queridos, podemos compartir fotografías y nuestras emociones. Nos ayudan a desarrollarnos y a aprender cosas nuevas. Pero, lastimosamente, no siempre el uso de estos dispositivos es sensato. Y más cuando se trata de los niños que tienen un acceso ilimitado a sus teléfonos inteligentes o tabletas.
De acuerdo a la investigación llevada a cabo por Kaiser Foundation, te traemos algunos motivos para enseñarle a tu niño a usar los dispositivos electrónicos con moderación.

1. A temprana edad los niños empiezan a formar relaciones con otras personas.

A los 2 años de edad el cerebro del niño aumenta su tamaño tres veces. La voz de sus padres, sus caricias, jugar juntos, todo esto le ayuda a crear conexiones emocionales con otras personas de manera normal. Pero los niños que desde edad temprana tienen acceso a los dispositivos electrónicos y ven caricaturas todo el tiempo, crecen un poco diferentes. Su sistema nervioso se desarrolla de forma inadecuada, lo cual afecta la concentración del pequeño y la manera como percibe el mundo.

2. Sin tableta y teléfono móvil los niños no sienten adicción.

“Las tecnologías atraen a las personas porque en el mundo virtual siempre puedes probar algo nuevo. Es muy difícil renunciar a su uso precisamente porque no hay límites para satisfacer tus deseos“, dice el doctor Garry Small, profesor de psiquiatría y director del Centro de la longevidad en el Instituto neurológico de California.

Con tan sólo oprimir un bóton, el niño puede obtener lo que desea. Es por eso que se acostumbra instantáneamente a su teléfono inteligente y, a diferencia de un adulto, no siempre puede controlarse.

3. Habrán menos motivos para llorar.

Si una persona siente adicción por algo, se molesta si se lo quitas. Pasa a cualquier edad. Por eso cuando tu hijo se ponga histérico, no te apresures a devolverle su tableta sólo para calmarlo. Únicamente solucionarás el problema de manera temporal.

”Si estos dispositivos se vuelven la herramienta principal para calmar y distraer a los niños pequeños, ¿cómo aprenderán a controlarse a sí mismos más adelante?“, cuestiona la doctora Jenny Radesky de la Universidad de Boston.

Es mejor procurar calmar al niño con una buena palabra, prometerle que lo llevarás a dar una vuelta o contarle un cuento para distraerlo.

4. El niño dormirá mejor.

Está comprobado que el uso de los dispositivos electrónicos en la tarde afecta de manera negativa la calidad del sueño y tu bienestar al día siguiente. El sistema nervioso descansa en el lapso de 21:00 a 01:00. Sin embargo, muchos adolescentes no descansan en ese momento prefiriendo pasatiempos más entretenidos. Y, lastimosamente, es menos saludable.

5. Aumentará su interés por los estudios.

Muchos padres se dan cuenta de que los teléfonos inteligentes distraen a su hijo constantemente y lo convierten en un individuo despistado.

“Estos dispositivos a veces sustituyen a las actividades prácticas, las cuales son tan necesarias para el desarrollo de las habilidades motrices, sensoriales y visuales que son bastante importantes para el aprendizaje”, añade la doctora Radesky.

Los juegos en línea y videojuegos también limitan la imaginación y creatividad de los niños. Y no te asustes de que tu hijo tal vez esté aburrido por el momento. Si presenta ese estado, tiene un motivo para pensar en algo para divertirse. Así es como los niños desarrollan su pensamiento creativo.

6. El niño se convertirá en un ser más social.

Aprendemos a ser educados y procuramos no lastimar a las demás personas precisamente porque al haberlo hecho alguna vez, nuestra memoria guarda recuerdos de ciertas reacciones a nuestras palabras. Y con el tiempo sabemos qué cosas pueden herir a otras personas para no decirlas. Pero, lastimosamente, cuando hablamos con alguien en línea, no podemos escuchar sus entonaciones, ni apreciar su lenguaje corporal o sus expresiones faciales. No es posible que sintamos los cambios de ánimo en una persona. Estas habilidades son esenciales para poder establecer buenas relaciones.

“Las tecnologías son capaces de hacer el proceso de comunicación más fácil“, afirma la doctora Kate Roberts, psicóloga infantil de Boston. ”Pero cuando tenemos un acceso ilimitado a este tipo de comunicación, empezamos a olvidarnos de los encuentros en vivo. Algunos niños procuran evitar las manifestaciones habituales de la naturaleza humana porque se les facilita más”.

Un niño necesita tener buena comunicación en vivo con su familia y sus amigos para poder manifestar compasión y entender la naturaleza de las demás personas. Sólo la comunicación en vivo le enseñará a sentirse relajado en compañía de otra gente, lo cual le será muy útil en la edad adulta.

7. El estado físico depende de la actividad.

Por lo general, si usamos nuestros dispositivos electrónicos, permanecemos en un estado estático. Y podemos estar sentados en la misma posición durante horas, sumergidos en lo que pasa en nuestras pantallas. Todos sabemos que esta inactividad puede ser la causa principal del aumento de peso, no sólo en adultos, sino en niños.

Según la investigación, los niños cuyos padres no les dejan conectarse al Internet desde sus recámaras, son menos propensos a padecer de obesidad.

8. La bondad natural de los niños permanecerá más tiempo.

Cuanto más tarde un niño conozca las manifestaciones de la violencia, mejor. No es ningún secreto que muchos videojuegos se basan en el principio de la lucha. El abuso de este tipo de juegos hace que los niños sean menos sensibles a la crueldad y puede provocar que el menor piense que la agresión es un buen método para resolver los problemas.

9. No hay nada más importante que la tranquilidad de tu hijo.

El enorme flujo de información, muchas veces innecesaria y dañina, incluso a un adulto lo vuelve intranquilo. Imagina cómo afecta a los niños que son mucho menos resistentes a diversas perturbaciones. Alguien le dice algo malo en las redes sociales, y el niño ya pierde la paz. Recuerda que es mucho más sencillo escribir algo que decirlo en la cara; es por eso que las redes sociales representan mucho riesgo para tu hijo y le pueden provocar mucho estrés.

7 Tipos de personas que debes evitar

Las únicas relaciones con otras personas que son buenas para nosotros son aquellas que nos hacen una mejor persona. Por lo tanto hay que saber escoger el círculo correcto.

hay 7 tipos de personas que es mejor olvidar para dejar el espacio a alguien que valga la

1. Reina de escándalos

A algunas personas les encanta hacer rabietas y escándalos sin ninguna razón obvia. No les sigas la corriente. Mantén la calma, no te involucres en los escándalos de otras personas ni provoques los propios. Cuanto más fuertes son los gritos de tu oponente, más quiere hacerte estallar pero más tranquilo y seguro debes actuar y hablar. No dejes que te afecten.
Y si después de esto alguien va a tratar de imponerte su negatividad y escándalos innecesarios, simplemente aléjate de esa persona y sigue adelante.

2. Alguien que siempre está inconforme contigo

Todos nosotros a lo largo de nuestra vida conocemos personas que nos humillan, nos faltan al respeto y sin ningún motivo se portan soberbias con nosotros. No pierdas el tiempo tratando de cambiarlas o ganar su aprobación, y sobre todo no llegues a odiarlas. Algunas personas son simplemente imposibles de complacer, hagas lo que hagas no podrás llegar a ellas. Sólo acéptalo.

3. Pesimista que les corta las alas a tus sueños

Deja de hablar con alguien que se burla de tus sueños. Estas personas disminuyen tu potencial y lenta pero seguramente extinguirán tu confianza interna con sus comentarios sarcásticos y expectativas bajas. A estas personas hacer esto les produce placer.

Recuerda que tus posibilidades no están determinadas por las opiniones de otras personas. Así que sé optimista, rechaza las opiniones y las limitaciones de los demás y trata de ver en ti mismo algo más grande de lo que los otros ven.

4. Manipulador

Ten cuidado con los manipuladores aficionados a imponer su punto de vista y con cualquier persona que trate de controlar tus pensamientos con su negatividad. Es bastante sencillo reconocerlas, muchas veces están demasiado obsesionadas con ellas mismas. En otras palabras, las personas que los rodean son parte de su vida sólo si las pueden utilizar para algún beneficio propio. Y si de repente necesitas su ayuda a cambio, lo más probable es que estarán demasiado “ocupadas“ o te negarán la ayuda directamente.

5. Un terco que cree que debes ser otra persona

Desafortunadamente, muchas veces los miembros de la familia y los viejos amigos no se dan cuenta de cómo has cambiado y crecido en los últimos años, o sólo tienen una tendencia de catalogarte basándose en aquella persona que algún día fuiste. Y es lo más peligroso. Es muy fácil aceptar tales afirmaciones porque tú mismo recuerdas que alguna vez fueron ciertas.

Saber realmente lo que está pasando en tu cabeza sólo lo puedes entender tú mismo. No tienes control sobre lo que los demás piensan de ti, pero sólo tú puedes decidir qué hacer con sus opiniones. Que piensen como quieran, no tienes la obligación de reaccionar.

6. Amigo exigente que no perdona los errores

Un hombre de honor no es aquel que nunca se equivoca, sino aquel que reconoce sus errores y trata de corregirlos.

Aprendemos de nuestros errores, y son parte de cualquier proyecto a gran escala. Pero si alguien se niega a ayudarte a crecer y corregir tus errores, eso realmente es un error imperdonable de su parte. Aferrarse al pasado donde ya no puedes cambiar nada, significa perder las fuerzas en vano. Y esas fuerzas las podrías necesitar para crear un mejor futuro. Si alguien te juzga constantemente de acuerdo a tu pasado, y te recuerda todos los errores que algún día cometiste y no te los quiere perdonar, ¿por qué no dejas a esa persona en el pasado y haces de tu futuro algo mejor?

7. Crítico interno

¡Ahí está! ¿No te lo esperabas? Sí, estoy hablando de aquel crítico despiadado que vive en tu cabeza.

Esta crítica muchas veces te provoca infelicidad e insatisfacción y, en general, no la necesitas. ¿Para qué criticarte sin piedad a ti mismo atormentándote por cada defecto? Todo lo que necesitas realmente es el valor para ser tú mismo. Tu valor está en lo que eres y no en lo que no eres.

Y aquellos ”defectos” que encuentras en ti, quizás simplemente sean algunos rasgos de tu personalidad. Después de todo seguramente tienes algo único y exclusivo. Eres diferente a los demás. Nunca serás como ellos, y ellos nunca serán como tú. Y, así como no hay dos copos de nieve idénticos, tus huellas digitales son únicas también. Tú eres diferente, y eso está bien. Para eso viniste a este mundo, para decirle quién eres y para disfrutar cada momento que pasa. Y cuando aceptes esto, te darás cuenta de que no tienes ninguna razón para compararte con otra persona y tu crítico interior no tendrá nada qué criticarte.