Algunas razones importantes para estar solo un tiempo

En la vida le dedicamos tanto tiempo a estar con nuestros seres queridos y amigos, que casi no nos queda tiempo para nosotros mismos. Y de vez en cuando cada uno de nosotros necesita algún tiempo para estar a solas.

Hoy te damos 9 razones por las cuales de vez en cuando necesitamos apartarnos del mundo exterior.

  1. La soledad purifica nuestra mente. Durante el día recibimos mucha información de los medios de comunicación, amigos, compañeros o nuestros seres queridos. A veces no nos damos cuenta de cómo esta información empieza a impactar nuestra vida de manera negativa. Es por eso que en ocasiones es necesario reflexionar en silencio sin que nadie te estorbe para pensar.
  2. La creatividad también necesita paz y tranquilidad. Cuando estamos solos y no pensamos en nada en particular, nuestra imaginación se siente libre y es capaz de dar a luz unas ideas verdaderamente maravillosas.
  3. La soledad ayuda a fortalecer la confianza en lo que sea. Escuchar nuestra voz interior y analizar los pros y los contras basados en nuestra experiencia de la vida, es mucho más importante que la opinión de cualquier persona en el mundo.
  4. Nos volvemos más independientes. Cuando estamos a solas con nosotros mismos, podemos soñar y proponer metas basados en nuestros sueños, los cuales nos permiten desarrollarnos de manera independiente de las demás personas.
  5. La soledad agudiza la percepción. Al apartarnos de las emociones y preocupaciones del mundo exterior, es más fácil tomar las deciciones correctas o mirar el problema que nos consterna desde otro ángulo.
  6. Al pasar un poco de tiempo solo, se reduce el estrés y la ansiedad. Esto ayuda a organizar los pensamientos y restablecer las fuerzas después de un día tenso.
  7. La mejor manera de conocerse a sí mismo es hacer una pequeña pausa en la comunicación con las demás personas. Te ayudará a entender lo que es realmente importante para ti y dar prioridades.
  8. La mejor manera de aumentar la eficiencia es estar solo, para aclarar tus pensamientos, ordenar los sueños y hacer un plan de actividades. De esta manera con nuevas fuerzas podrás empezar a realizar tus objetivos.
  9. La soledad fortalece las relaciones. Lo creas o no, pero nuestros seres queridos no necesitan nuestra atención constante. Cuando tenemos tiempo para entendernos y valorarnos a nosotros mismos, somos más capaces de entender y valorar a los demás.

12 trucos para no aburrirnos de los mismos alimentos

Cuando hablamos de comida pareciera que sabemos todo acerca de cómo prepararla. Pero no hay límite para la perfección y por eso siempre es posible mejorar, cambiar o hacer de algo bueno algo increíble.

Traemos para ti algunas ideas para preparar alimentos que ya conoces de una forma que no esperabas, pero que vale la pena probar.

  1. Hielo de café. Perfecto en cualquier momento.

01

  1. Emparedado de huevo, tocino y queso

02

  1. Bananas congeladas con chocolate blanco.

03

  1. Recipiente hecho de chocolate

04

  1. Romántico desayuno para dos personas. Incluye salchichas y huevos fritos.

05

  1. Croissant de fácil preparación con crema de chocolate.

06

  1. Patata horneada con huevo, queso y verduras.

07

  1. Manzanas horneadas

08

  1. Torta Zebra

09

  1. Deliciosa gelatina con frutas

10

  1. Cama de salchichas con masa

11

  1. Postre de gelatina y leche condensada

12

10 Historias de esclavitud contemporanea

En realidad la esclavitud aún no ha sido abolida, sólo le han cambiado de forma y ahora se ve así:

Tarjetas de crédito

Juan L recibe alrededor de 500 dólares al mes, además tiene algunas tarjetas de crédito que juntas suman 2000 dólares en deuda. Por los créditos Juan paga cada mes el 15% de su salario, es decir 75 dólares.

Devolver gradualmente el dinero y no pagarle más intereses a los prestamistas no es una posibilidad para Juan, en primer lugar él es prisionero de algo llamado “pago mínimo”, si él deja de realizarlo al menos una vez, entonces deberá vivir con sólo la mitad de su sueldo durante un año (o más) y él simplemente no puede permitirse eso.

Por otra parte, el mundo en el que Juan vive está lleno de tentaciones; hay tantas cosas que puede comprar que él no ve ninguna otra salida que continuar año tras año engordando a los bancos a costas suyas.

Un hecho curioso: Juan hace tiempo sueña con abrir su propio negocio incluso si la rentabilidad anual fuera de 30% o menos, pero para poder hacer tal cosa tendría que saldar primero la deuda con los bancos, y bueno, él no puede hacerlo porque el sistema no se lo permite.

Automóviles

auto

A Carlos G le gustan los automóviles, antes él andaba en servicio público pero luego ahorró para comprarse un chevette viejo, no se sintió bien y ahora se moviliza en un Lancer que compró a crédito. Anda mal de dinero y a veces debe ahorrar hasta en lo más importante como por ejemplo vacaciones o ir al médico, pero Carlitos no puede ni imaginarse su vida sin su automóvil.

Él debe pagar mensualmente el crédito con el que compró su Lancer, abonar al pago por los accesorios que le vendieron en el concesionario y por el seguro que es absurdamente caro, además tiene que resolver un montón de pequeños problemas con el estacionamiento, los arañazos, el cambio de aceite y las pequeñas reparaciones. Eso, sin contar que debe llenar el tanque de combustible 3 veces por semana.

Carlos no se queja mucho, cada centavo invertido en el autito está completamente bien justificado, lo único es que si él calculara cuánto le cuesta mantener a su tesoro, se daría cuenta que su amigo de ojos rasgados y cuatro ruedas consume la tercera parte de su salario y la mitad de su tiempo libre.

Carlitos ha podido comprarse un Fiat bien mantenido o nuevo en versión económica, para andar tranquilo y no pagar seguros de riesgo por los créditos (y los créditos mismos), además sería económicamente más facil mantenerlo si le apareciera un arañazo o un poco de oxido, no sería muy costoso comprarle repuestos; además estaría tranquilo de dejar su automovil prácticamente en cualquier lugar sin miedo a que le roben las partes y arreglarlo en cualquier garaje de barrio por un par de dólares y sin tener que pedir cita previa.

Si, es posible que el hubiera podido hacer eso, pero si le dices a Carlos que tiene un automovil que no coincide con su nivel de ingresos quizá él ni te mandará a freir espárragos, sino que alzará las cejas, rezongará y hará un gesto de “estás loco“.

Pequeños gastos

Iván H trabaja como fontanero a domicilio: 30 dólares aqui, 60 allá, y 15 por allí.. Al fin de cuentas debería quedarle un salario mensual bastante decente, pero Iván anda siempre corto, con algo de cambio y nada más.

¿Por qué?

gastos

Porque Iván gasta como gana: sin contar. 15 dólares para ir a casa, 30 para almorzar en un restaurante. Cómo él dice ”trabajas y trabajas y el dinero no se ve”.

Si Iván tuviera un pequeño cuaderno para anotar sus ingresos y sus gastos se quedaría pasmado y al borde del desmayo pues vería que comer en restaurantes cada día no es sólo 30 dolaritos cada vez, sino un poco menos de 8 mil dólares al año (contando que coma en casa los fines de semana); Iván vería que andar en taxi es cómodo y práctico pero si anduviera en bus o metro durante dos meses podría comprarse el PC nuevo con el que sueña hace tres años y le sobraría para ropa nueva. Pero como cualquier otro esclavo del sistema, Iván no sabe llevar las cuentas de su dinero.

Bodas y cumpleaños

boda

Lucero P se va a casar; ella trabaja como ayudante de contabilidad y su prometido es técnico junior en mantenimiento. El presupuesto de la nueva familia es de alrededor de ochocientos dólares al mes.

La boda les costará 9 mil dólares.

¿No sería mejor que Lucero y su prometido fueran tranquilos a la notaría, se casaran y celebraran su unión juntos en algún restaurante bonito y romántico? ¿Para qué necesita un maestro de ceremonias, una orquesta en vivo, una orda de borrachos y compañeros de trabajo que no sabían que ella existía?

¿Para qué meterse en deudas, dejar en la ruina a sus padres y alimentar a personas que, seamos sinceros, pueden comer por cuenta propia? Lucero no es tonta y entiende que si no celebrara su boda nadie le daría mayor importancia, encogerían los hombros y lo olvidarían al día siguiente.

Las razónes de Lucero para tirar al aire el ingreso anual bruto de su nueva familia son dos: primero así se lo ordena el sistema de tradiciones y costumbres; y segundo, Lucero quiere mostrarle a todos su vestido blanco y cree que el equivalente a un año de trabajo de dos personas es un precio justo por disfrutar de él menos de un día y tomarse un par de fotos para el recuerdo.

Está claro que los defensores de la ingenua chica podrían decir que la boda es algo que pasa una sóla vez en la vida, pero al fin de cuentas también hay cumpleaños, velorios, fiestas de año nuevo, etc. ¿cuánto dinero gastará Lucero cada año en estas celebraciones?

Alcohol

alcohol

Fernando M se ve al espejo con cierta frecuencia y piensa que ya sería hora de inscribirse al gimnasio, bajar esa pancita cervecera y tonificar esos músculos haciendo algo de ejercicio, por otro lado él trabaja cinco días por semana y después del trabajo se toma una que otra jarra de bebida fermentada.

No es que él sea alcohólico; Fernando cree que el alcohol en pequeñas dosis aunque podría no ser de gran provecho para la salud, al menos no le hace ningún daño.

Así, el trabajo y el alcohol ocupan a tal punto sus días que físicamente no tiene tiempo de inscribirse al gimnasio, y ni fuerzas que le quedan de hacer algo además de tomarse una cervecita después del trabajo.

No hay ninguna razón apremiante que haga que Fernando cambie su vida, lo único, claro es que se ve quince años mayor de lo que es y todo el tiempo se siente un poco mal, pero en general todo está OK.
El sistema lo tiene agarrado con un guante de acero, y las probabilidades que tiene de que se suelte son, digamos, muy pocas.

Publicidad

Elena F bebe coca-cola, fuma malboro, masca chicles trident y le fascinan las hamburguesas de McDonalds; siempre huele al último perfume de Dolce & Gabbana, y lleva el iPhone en su bolso Louis Vuitton.

Elena piensa -o mejor- está segura que la publicidad no tiene absolutamente ningun efecto en ella, y que los kilos de más y los dólares de menos son algo que ella eligió.

Las fauces predadoras del televisor apoyan a la ingenua Elena: “Tú, querida, eres una mujer libre, inteligente, independiente y hermosa, siempre tomas tus propias decisiones y nadie puede decirte a quién de nosotros traerás obedientemente tu próximo salario ¡qué libre eres!“.

Articulos costosos

Jorge R no es tan rico como para comprar cosas baratas, o más exactamente, él no es nada rico. Jorge es un pelagatos y con mucha frecuencia no le alcanza el dinero ni para comprar un café de la máquina expendedora que está en su lugar de trabajo.

Aún así no sabe decir ”olvídalo, es muy caro y no lo puedo pagar“. Por eso, Jorge siempre está comprando articulos que lo hacen parecer mucho más adinerado de lo que es en realidad. ¿Una cazadora de cuero que vale lo mismo que dos de sus salarios? Bien, Jorge no es tan rico como para comprar cosas baratas, poco le importa que no tenga ni idea de qué le queda bien y que no, por eso compra la cazadora y cuando la usa se ve como un renacuajo metido en un calcetín.

“¿El último grito de la informática con forma de ordenador personal que vale 1500 dólares? ¡por supuesto! no soy tan rico como para comprar cosas baratas: pido un crédito con intereses estratosféricos, comeré arroz con huevo durante dos años y me voy de colado en el metro pero tendré mi laptop plateado en casa para que pueda empolvarse y entrar a Facebook”- dice Jorge.

Podríamos preguntarnos ¿y por qué no baja un poco su perfil y compra cosas que le sirvan igual pero que valgan 10 veces menos?

La respuesta es muy sencilla: A Jorge le da pereza dedicarle un par de horas a comparar precios y características, ventajas y desventajas de lo que planea comprar; le parece más facil actuar como todo un caballero de telenovela y exclamar ”Lo decidí y lo compraré”. Además, si no tenemos en cuenta que tiene los zapatos rotos y los lentes pegados con cinta adhesiva, pero también una cazadora de 1000 dólares, él no es capaz de decirle a nadie que es un pelagatos.

Remodelación

Claudia S piensa que los bienes inmobiliarios en su país son demasiado costosos, y sabe Dios con cuánto esfuerzo ella y su familia lograron comprar su nuevo apartamento. Y ahora Claudia está remodelando.

Tomemos por ejemplo, la cocina:

Es posible ir a una tienda de construcción y comprar la cocina más económica por, digamos, 400 dólares; por ese dinero Claudia obtendría algunos gabinetes sencillos hechos de aglomerado, sin mayores toques de diseño pero que sirven para guardar ollas y sartenes.

Puede ir a IKEA y elegir algo un poco mejor si está dispuesta a pagar más o menos mil dólares; la calidad, claro, no es nada del otro mundo pero si encuentra a un buen carpintero que pase un par de días ajustando aquí y allá obtendrá algo decente, hasta puede que muy bonito.

Puede también visitar alguna fábrica de muebles y elegir de un catálogo una cocina para mandar a hacer, eso le costaría alrededor de 4000 dólares pero sus amigas, eso sí, halagarían con su bífida lengua la iluminación interior y los acabados.

Podría también ir a una tienda de muebles italianos y sucumbir ante el discreto encanto de la burguesía. Allá los precios van desde 15 mil dólares o si tiene suerte podría encontrar algo de una colección anterior pero con un descuento considerable.

Podríamos preguntarnos ¿por qué diablos teniendo tanto de dónde elegir Claudia decidió comprar una cocina de 10 mil dólares? Si es que ese es el salario que recibe su esposo durante un (¡¡1!!) año. Además su familia no puede ahorrar y tuvo que pedir prestado para poder acabar la remodelación antes de fin de año.

Está bien, yo entiendo que una cocina bonita es algo importante porque va a estar ahí mucho tiempo, entiendo también que si es italiana seguramente es de calidad, pero si Claudia no pudo aumentar al menos un poco el precio de su apartamento con semejante mejora ¿al menos podía pagarla tranquilamente? Lo digo en serio, ¿si Claudia hubiese gastado 3500 dólares en lugar de 35 mil no estaría más tranquila, aún si debiera cocinar y vivir en un lugar digno, pero más sencillo?

Las quejas

Ernesto P siempre le cuenta a sus conocidos una historia más increible que la anterior; de la crisis, de algún político, de las protestas. Ernesto siempre está en desacuerdo, para él siempre hay alguien que no tiene la razón, ya sea su jefe, el policía de tránsito, o el presidente de la república.

Está claro que vivimos en un país libre y Ernesto tiene todo el derecho de fastidiar a todos sus amigos y desollar vivo a quien sea con sus palabras, pero hay un pequeño problema: el pobre Ernesto siempre anda sufriendo por problemas ajenos y es precisamente esa costumbre de meterse en la vida de otros lo que lo hace experimentar un sentimiento de impotencia por el hecho de saber que en alguna parte hay algo mal y él no puede hacer nada para cambiarlo.

Si alguien le explicara que el mundo es un lugar injusto y que la única manera de mejorarlo es empezar por uno mismo, seguramente el pobre de Ernesto ya ocuparía algún cargo directivo en su empresa, él es un tipo inteligente y con mucha energía.

Pero Ernesto, por desgracia, prefiere gastar su energía no en la creación y desarrollo de algo nuevo, sino juzgando y condenando (al menos mentalmente) a aquellos que según él no tienen la razón.

La familia de Ernesto sabe que él es alguien muy capaz: capaz de hacer escándalo y ser testarudo, y pelear a puño limpio si es necesario. Sus amigos lo miran con una lástima que ya casi ni discimulan porque tiene esa “habilidad” de crear una tormenta en un vaso de agua, pelear e incluso ir a juicio por cosas ridículas.

La falta de sueño

Ana C duerme 5 horas cada día y a veces hasta 4. Lo primero que hace luego de abrir los ojos es beber una taza de café y ya está ¡hora de sumergirse en el ajetreo hasta la noche!

Otra chica en su lugar se hubiera dado cuenta hace tiempo que hay algo que no está, digamos, tan bien como debería, pero Ana hace años que no duerme lo suficiente y hace tiempo que se le olvidó pensar. Cuando ella tiene algún tiempillo libre se sirve otra taza de café (o alguna bebida energizante) y se sienta a matar el tiempo: ve televisión, navega en internet o sencillamente mira a la pared mientras imagina tonterías.

Aparentemente salir del círculo vicioso es tan sencillo como meterse bajo las cobijas a las 12 de la noche a más tardar y dormir lo suficiente durante dos semanas (al menos). De hacer eso, Ana quedaría irreconocible: se tranquilizaría, se volvería más amable y dejaría de ladrarle a la gente, ni hablar de la mejora en su rendimiento laboral.

Peeeero, para poder hacer eso es necesario tener un poco de fuerza de voluntad y acabar de hacer todo lo que debe hacer antes de las once de la noche. La pobre (y somnolienta) Ana no es capaz de hacer algo así.

Ana, que como siempre no habrá dormido lo suficiente, desperdiciará un par de horas cada día en alguna tontería, y por haber perdido el tiempo no podrá acostarse a dormir antes de las dos de la mañana, para levantarse como siempre a las 7:15, beberse su café y correr al trabajo. Ni hablar, claro está, de dedicar tiempo para analizar su vida, tomar decisiones que influirán en su futuro o pensar en algo que le permita tener mayor estabilidad económica. No, eso son sólo sueños y uno sueña cuando duerme.

7 Costumbres que siembran pobreza en nuestra mente

Nuestras costumbres influencian nuestro estado físico y emocional, además de programar nuestro comportamiento que acaba por definir nuestra vida. Hay hábitos de los que sería mejor olvidarse, evitar a como dé lugar. Algunos de ellos son los siguientes:

1. La costumbre de autocompadecerse

Las raíces de la pobreza empiezan a crecer cuando la auto-compasión y brotan las quejas acerca de lo “miserable” de tu vida. No tienes la figura que deseas, no tienes los ingresos que querrías, la educación que recibiste no es la que necesitabas, tu casa no es como la de la revista, el clima de hoy no te agrada, el vendedor en la tienda no te escuchó como debía, y todo, absolutamente todo a tu alrededor puede ser un motivo para sentír lástima de tí mismo y quejarte de tu mala suerte.

Entre tanto, las personas que tienen la costumbre de autocompadecerse van perdiendo la simpatía de quienes los rodean. Y es que claro nadie quiere compadecerse eternamente de alguien así, con una vida llena de malas notícias. Nadie espera nada de un hipocondríaco crónico, se sabe que lo único que puede hacer es gimotear y por eso tampoco es común que se lo invite a nada ni se le tenga en cuenta. Para alguien así es muy difícil entablar relaciones personales que a su vez son muy importantes para forjar una carrera y conseguir un trabajo interesante. Autocompadecerse es la mejor manera de ganarse un sueldo miserable y tener una vida gris.

2. Costumbre de ahorrar en todo

Si en la tienda siempre vas en busca de la sección de rebajas, si piensas que les pagan más a tus colegas del trabajo aunque trabajen menos; si nunca le prestas nada a nadie, no dejas ni la más mínima propina a los camareros eso significa que la costumbre de la pobreza ya ha hecho nido en tí.

Los analistas dicen que intentar economizar en todo está lejos de ser signo de ahorro razonable y por el contrario es un síntoma de que la persona es incapaz de balancear sus gastos y sus ingresos.

3. Costumbre de medir todo en dinero

Sólo las personas en cuyas mentes crece la pobreza piensan que la única manera de ser feliz es tener un salario con gran cantidad de ceros y que no hay lugar para la alegría si no se tiene ropa cara, casa propia y un automóvil de alta gama. Los sociólogos aseguran que al responder a la pregunta ¿qué necesitas para ser feliz? sólo aquellos con una mentalidad de pobreza empiezan enumerando los bienes materiales, mientras que aquellos con un punto de vista mejor enfocado mencionan el amor y la amistad en primer lugar. Lo interesante es que este último tipo de personas rara vez hablan de cuentas bancarias porque piensan que la riqueza se mide en la capacidad de generar ingresos y tener visión. Una persona verdaderamente exitosa no depende del tamaño de su saco de oro.

4. Costumbre de entrar en pánico cuando el dinero se acaba.

Si con sólo pensar que se puede ser parte de la próxima oleada de despidos el pulso se acelera eso puede ser un síntoma de una mente programada para la pobreza. La verdad es que el dinero es un fluído que va y viene.

5. Costumbre de gastar más de lo que se gana

Si trabajas en dos lugares pero aún así no te alcanza el dinero es hora de cambiar algo en tu vida. Si una persona no logra entender en qué se diferencia un crédito de otro lo más probable es que nunca llegue a conocer la estabilidad económica.

6. Costumbre de hacer lo que no te gusta

¿Si no lo hago yo entonces quién lo hará?. Los psicólogos afirman que las personas cuyos empleos no les satisfacen estan potencialmente programados para la pobreza y lo que podríamos llamar “mala suerte“. La razón está en los sentimientos que se despiertan en la persona al tener que ocuparse de asuntos que no le gustan. Para desterrar esa costumbre es necesario hacer no lo que alguien más necesita, sino lo que más nos produzca satisfacción. Sólo en ese caso es posible ver resultados ”milagrosos“. Ya dicen por ahí, si vas a ser zapatero, debes ser el mejor; y con razón, si te gusta lo más probable es que acabes teniendo una zapatería.

7. Costumbre de no tener una buena relación con las personas de tu familia.

Aunque podría parecer que tener malas relaciones con los miembros de tu familia no es algo tan grave en realidad eso genera una especie de “tabú” mental y un malestar que podría llegar a convertirse en odio. El odio se convierte en amargura y la amargura en pobreza mental, que a su vez no permite ningún tipo de cambio ni perdón.

Método japonés para combatir la pereza o regla del minuto

«Desde el lunes empezaré una nueva vida, empezaré a ir al gimnasio, a hacer yoga, y a leer por las noches….» —cada uno de nosotros se traza periódicamente algunas metas y no las alcanza, y las posterga al mes siguiente, o a dentro de dos meses o incluso para el año que viene.

A veces sí ocurre que empezamos a hacer lo que nos habíamos planeado pero luego de, por ejemplo, haber entrenado 3 veces por semana varias horas al día repentinamente lo dejamos todo de lado para siempre o al menos por un periodo considerable de tiempo ¿por qué ocurre eso? Porque la carga es demasiado grande, porque nos sentimos cansados y aún no estamos acostumbrados.

Método Kaizen, o regla del minuto

La esencia de este método está en que la persona ejecute determinada tarea cada día a la misma hora durante un minuto. Un minuto es muy poco tiempo y eso quiero decir que cualquiera puede hacerlo y la pereza no se interpondrá en su camino. Esas mismas tareas que no querías hacer durante media hora y para las cuales normalmente encuentras alguna excusa podrán ser fácilmente ejecutadas durante 60 cortos segundos.

Saltar la cuerda, hacer flexiones de pecho, ejercitar un poco los músculos de los ojos, hacer algo de yoga, leer un libro en otro idioma — no es nada dificil cuando sabemos que sólo ejecutaremos esa tarea durante un minuto: por el contrario, es motivo de alegría y satisfacción. Y es precisamente dando pequeños pasos que puedes alcanzar resultados que seguramente ni te imaginabas.

Es también muy importante el hecho de que vencerás a esa vocecita en tu interior que te repite que no podrás hacerlo, dejarás de lado el sentimiento de culpa, impotencia y disfrutarás de la agradable sensación del deber cumplido. Una vez inspirado, seguro y motivado podrás aumentar el tiempo a cinco minutos (siempre de a poco) y así sucesivamente. Luego, casi sin darte cuenta lograrás pasar media hora o más tiempo haciendo lo que siempre habías querido hacer ¡el progreso será evidente!

La palabra «Kaizen» en japonés se compone originalmente de otras dos palabras «kai» = cambio y «zen» = sabiduría. El autor de este concepto de gestión de calidad es Masaaki Imai, él piensa que Kaizen es una verdadera filosofía de vida que puede ser utilizada exitosamente en el area de los negocios y en la vida privada. En especifico, muchos procesos de control de calidad en las fabricas tienen que ver con el Kaizen.

Puede que a nosotros los occidentales nos parezca que este método japonés no es efectivo porque nos han enseñado que no es posible obtener buenos resultados sin una cantidad enorme de esfuerzo, pero también es cierto que proyectos maratónicos que exigen gran cantidad de energía y esfuerzo pueden acabar por hacer que la persona se derrumbe y no obtener resultado alguno. El método Kaizen es útil para todos y puede ser adaptado a cualquier esfera de la vida. Los japoneses, por ejemplo, usan la estrategia del crecimiento gradual y constante para mejorar la gestión de procesos.

Ahora sólo queda saber qué quieres y empezar a usar el método Kaizen. Recuerda, hasta el camino más largo comienza con un sólo paso, y no tiene nada de malo en que sea corto.

Deja de buscar que otros te valoren y valórate a ti misma

No busques tu propia aprobación en alguien más.

Es un error que muchas solemos cometer, pues creemos que es la forma indicada de sentirnos mejor con nosotras mismas. Buscar la aprobación del resto, hacer caso a sus opiniones sobre nuestra apariencia o nuestras acciones, es algo que hacemos recurrentemente con el fin de crearnos una imagen de nosotras mismas, pero no hecha por nosotras, sino por todos los demás. Y no debe ser así.

valorate01

Creer que eres linda porque la gente te lo dice te hará sonreír, claro, pero no sirve de nada si tú misma no lo crees. No serás más segura de ti misma si esperas que quienes te conocen aprueben tu forma de ser. No tendrás más amor propio si lo buscas en los brazos de alguien más. No serás más hermosa de lo que eres si esperas que alguien te lo diga. Así no es como funciona, y jamás lo será.

No busques en los demás lo que debe estar en ti. No esperes que alguien valide tu opinión para decir lo que piensas. Valórate a ti misma, saca la voz y demuestra que eres capaz de hacer todo lo que se cruce en tu camino, y que no te importa lo que piense el resto, pues así debe ser. Pues eres una voz en un millón de otras, claro, pero eso nada ni nadie te lo puede quitar.