Archivo de la categoría: Cosas que

Combustión espontánea: ¿Realidad o fantasía?

Era un día normal como cualquier otro.
La condesa Cornelia Zangari di Bandi había terminado su cena. Esta vez se había excedido. Mala idea comer tanto –pensó–, se sentía muy llena. Se fue a dormir como de costumbre, acompañada hasta la puerta de su habitación por la doncella.

Al otro día, la joven comenzó a extrañarse tras el pasar de las horas y el ininterrumpido sueño de la mujer de 62 años. Decidió subir a despertarla. Cuando entró a la habitación, en lugar de su cuerpo, encontró un montículo de ceniza.
De la Condesa sólo quedó la cabeza y las piernas. La cama estaba intacta como el resto de los muebles; sin embargo, se encontraban llenos de una capa de hollín pestilente. Además de la extrañeza que suponía la focalización precisa de los restos quemados, sumaba al desconcierto el hecho de que nadie había entrado durante la noche. ¿Quién la habría incendiado?, ¿cómo habría logrado que se incinerara sólo el torso y lo demás permaneciera casi intacto?

Nadie lo hizo. La condesa sufrió una combustión espontánea. Súbitamente y sin factor externo, su cuerpo comenzó a incendiarse.

Esta historia fue en el prefacio de Bleak House, de Charles Dickens. Lejos de ser una ficción, este fenómeno ocurre y aunque es poco frecuente, se tienen registros escritos de este extraño suceso desde el siglo XVIII. Como en casi todos los casos inusuales, las “razones” sobrenaturales para explicarlo se extienden. Algunas teorías aducían que se trataba de espíritus malignos, intervención divina o poderes mágicos de las personas que se incendiaban.

Teorías científicas de la combustión espontánea

La ciencia también trató de dar una razón: John E. Heymer, por ejemplo, sostenía que las víctimas liberaban hidrógeno y oxígeno momentos antes del incendio, esto porque tenían fuertes problemas emocionales. Larry Arnold sostenía que la explosión sucedía por la intromisión de una partícula que venía desde el espacio a través de rayos invisibles, y al entrar en el cuerpo, provocaba el desastre. Sin embargo, ninguna de estas dos teorías pudo ser comprobada. Al contrario, la comunidad científica las desmintió al no existir suficientes pruebas para sostenerlas y caer en contrariedades.

La versión más aceptada

Aunque no hay todavía una explicación única, la versión más aceptada es que no se trata de una “combustión espontánea”; más bien se trata del “efecto mecha”. El suceso tiene lugar cuando la persona en cuestión sufre alguna caída provocada por un infarto o accidente. Mientras está inmóvil en el piso alguna chispa cercana —de cigarro o algún falso contacto— hace que su ropa se incendie. Debido a que el fuego no se propaga, la pequeña llama va calentando la grasa debajo de la piel. Por lo tanto, la tela la absorbe como si se tratara de una mecha y el incendio comienza.

La cruel verificación

Esta conclusión fue rechazada al comienzo porque no era comprensible cómo alguien quedaría pulverizado con tanta facilidad. Incluso en los trabajos forenses de incineración se necesita moler los huesos durante horas para dejarlos en cenizas.

Sin embargo, J.D. De Haan, experto en la materia, hizo un experimento cruel para demostrar su teoría. Un día envolvió a un cerdo en una cobija y lo metió dentro de una habitación. Después puso un poco de gasolina y dejó que el animal se quemara durante horas, sólo para encontrarlo más tarde reducido a cenizas. El cuerpo alcanza los 800 grados centígrados después de 7 u 8 horas, por lo que es posible que esto les suceda a las personas que están solas por este lapso de tiempo.

Coartada para criminales

Así como se han dado estos casos, también ha ocurrido que el “efecto mecha” ha sido usado a favor de las mentes criminales quienes, conociendo este suceso, asesinan a personas vulnerables y huyen de la escena tranquilos pensando que la ciencia explicará la muerte por medio de este fenómeno. Cuando esto ocurre, la técnica forense debe hacer un examen exhaustivo de los hechos para descartar cualquier homicidio.

Existen millones de cosas que la ciencia no ha podido explicar. Sobre todo en cuestiones como éstas que ocurren como hechos aislados y esporádicos. Sin embargo, sucede. Cabe señalar que las víctimas de este fenómeno son personas que se encuentran en la total soledad, por lo que no hay un testigo ocular de lo que ocurre y entonces, las explicaciones sobre esos casos no dejan de ser hipótesis.

6 curiosidades sobre tu cuerpo que siempre quisiste saber

Si nuestro cuerpo dependiera de nuestra mente, hace mucho hubiéramos muerto.
Ordenarle a nuestra sangre que circule por cada rincón, supervisar que nuestras células se dividan en el momento adecuado, decirle a nuestras pupilas cuándo tienen que dilatarse. Sugerirle a nuestro hígado, estómago e intestinos lo que tienen que hacer, en fin… sería una tarea imposible.
Seríamos directores de una orquesta que se saldría por completo de nuestras manos. Un total desastre.

Esto no es por nuestra falta de capacidad intelectual, sino porque los procesos físicos, químicos y moleculares son tantos y tan complejos, que sería imposible estar al tanto de cada uno de ellos. Además, hay tanto que desconocemos del cuerpo que habitamos, que sería sumamente improbable que tuviéramos un control adecuado sobre ellos.

A continuación, algunas cosas que no sabías y quizá nunca te has atrevido a preguntar.

¿Por qué las venas son azules si la sangre es roja?

Somos víctimas de una ilusión óptica. En efecto, la sangre es roja, pero las venas no son azules ni verdes. Sucede que la luz que atraviesa la piel es absorbida por los tejidos, impidiendo reflejar los colores cálidos. En realidad son de un rojo profundo. Entre menos grasa exista, más intenso es el color que se ve reflejado sobre la piel.

¿Por qué nos da hipo?

Es una contracción del diafragma y los músculos respiratorios. Debido a la fuerza, las cuerdas vocales se cierran y de ahí el característico e incómodo sonido.

Existen hipos transitorios —que duran algunos minutos— e hipo recurrente —permanente—. Hasta ahora, no hay una razón científica y unánime que determine cuál es la función del hipo. Muchos científicos aseguran que no sirve para nada. Sin embargo, es común pasar por un episodio de estos cuando se respira de manera incorrecta, cuando se ingieren irritantes o cuando se bebe alcohol.

¿Por qué los dientes se vuelven amarillos?

Puede que no hayas fumado ni un cigarro durante toda tu vida. Pero tus dientes se volverán amarillos tarde o temprano. Esto sucede porque la dentina —capa que rodea la parte interna de los dientes— es de color amarillo. Entre más años pasan, los dientes lucen más amarillos debido al adelgazamiento del esmalte dental. Obviamente fumar y no tener una limpieza adecuada, ayuda a que se vean aún más coloridos.

¿Por qué envejecemos aunque nuestras células se regeneran?

Las células del cuerpo tienen diferentes ciclos de vida; algunas duran décadas, semanas u horas. Aunque éstas se regeneran de manera continua, conforme vamos envejeciendo, el ADN va deteriorándose; el material genético va reduciéndose conforme se dividen las células a lo largo del tiempo. Por ello, la regeneración se va dañando y se produce el envejecimiento.

¿Por qué se nos enriza la piel?

Nuestra piel nos protege y lo hace de manera literal. Cada uno de nuestros vellos tiene debajo músculos diminutos llamados arrectores pilorum, estos se alzan cuando tenemos mucho frío —para erizar nuestro vello y protegernos— pero este efecto tiene otra función, al menos en los animales peludos funciona para hacerlos más grandes y no ser vulnerables ante las presas.

¿Por qué nuestro pelo no es de colores?

La melanina es la que determina el color de nuestra piel y nuestro cabello. Lamentablemente, sólo existe dos variedades: eumelanina y feomelanina. La primera determina los cabellos marrones y negros, mientras que la segunda, los rojos y rubios. No hay combinaciones para hacerlos morados, azules o rosas.

Aunque lo hemos habitado desde que tenemos razón y memoria, somos unos completos ignorantes de las funciones de nuestro cuerpo. Pese a que lo usamos diario, lo sufrimos y lo gozamos, ignoramos por completo cientos de funciones y finalidades de cada parte de ellos. Afortunadamente, funciona por sí mismo, no tenemos que ordenarle a nuestros pulmones que respiren, a nuestro corazón que palpite, ni a nuestra sangre que circule. Nuestro cuerpo no depende de nosotros y eso es lo mejor que nos pudo pasar.

Todo lo que debes saber sobre los sueños lúcidos

¿Se puede aprender a controlar lo que soñamos? ¿Todo el mundo tiene sueños lúcidos? ¿Cuál es su potencial terapéutico? Las últimas investigaciones responden estos interrogantes

¿Qué son los sueños lúcidos?

Controlar los propios sueños y vivir en ellos aventuras imposibles en la vida real es una idea tentadora que incluso se ha llevado al cine. Sin embargo, algunas personas pueden hacerlo porque tienen un tipo de sueños llamados lúcidos y son conscientes de estar soñando. A veces, incluso pueden desempeñar un papel activo y se convierten en directores de la película de sus sueños, cuyo guión pueden ir improvisando a capricho. En ocasiones, tienen la sensación de despertar dentro del sueño y saber que pueden seguir soñando. Pueden hacerlo porque su lóbulo frontal no está totalmente dormido.

Se trata de un estado intermedio entre el sueño, donde la consciencia casi se desconecta, y la vigilia, donde está a pleno funcionamiento. Y tienen lugar durante la fase REM, en la que se dan las ensoñaciones. Algunas personas que participan en experimentos son capaces de indicar a los investigadores, mediante una señal pactada, cuándo los están experimentando. Y los investigadores pueden corroborar si es cierto por sus ondas cerebrales. Esta capacidad supone que durante el sueño recuerdan la señal pactada mientras duermen, lo que requiere un cierto grado de consciencia.

¿Por qué se producen?

La consciencia no se desconecta del todo mientras dormimos. Siempre hay un bajo nivel que nos puede hacer despertar cuando oímos algo significativo, nuestro nombre o un ruido. Pero en el sueño lúcido la actividad cerebral aumenta, especialmente en la parte frontal del cerebro, que está relacionada con la actividad cognitiva. Se puede medir porque aparecen ondas cerebrales en la banda gamma, como explicaba a ABC, Ursula Voss, catedrática de psicología de la Universidad de Bonn, experta en este tipo de suñeos.

Cuanto más rápida es esa actividad gamma, mayor será el procesamiento cognitivo en general. Es lo que ocurre cuando estamos pensando. Por el contrario la actividad gamma es muy baja en el sueño profundo. Sin embargo, en el sueño lúcido aparece también esta actividad, aunque en menor medida que durante la vigilia.

¿Son frecuentes?

Los adultos rara vez los tienen. Hay mucha literatura esotérica al respecto. Muchas personas en internet aseguran que son lúcidas, pero en el laboratorio se comprueba que no es cierto. Aparte de otros indicadores, se registra la actividad gamma, de alta frecuencia, común a la vigilia. Esta actividad no la tenemos al nacer, es adquirida y aumenta con la capacidad cognitiva. Cuanto más inteligentes seamos, más actividad gamma tenemos., explica Úrsula Voss

Son mucho más frecuentes entre los 10 y 19 años, en especial entre los niños más inteligentes. A menudo empiezan a soñar de una manera lúcida cuando tienen pesadilla, como autodefensa. Es posible que los sueños lúcidos se den porque las redes neuronales están en desarrollo, y por accidente se pueden activar durante la noche las que están implicadas en la consciencia. Si coincide con una pesadilla, el niño se da cuenta de que está soñando, y si son frecuentes aprenden a cambiar el contenido del sueño. Es una aplicación terapéutica.

El cerebro de los soñadores lúcidos es diferente

Neurocientíficos del Instituto Max Planck para el Desarrollo Humano en Berlín y el Instituto Max Planck de Psiquiatría, en Munich, han comparado las estructuras cerebrales de las personas que tienen sueños lúcidos de forma habitual y los que no los tienen nunca o casi nunca. Sus resultados se acaban de publicar en “The Journal of Neuroscience”.

Y lo que han descubierto es que, la corteza prefrontal, el área del cerebro que permite la autorreflexión, es más grande en los soñadores lúcidos que en los que no los experimentan nunca o casi nunca. Lo que hace pensar que posiblemente son más autorreflexivos cuando están despiertos. Probablemente, especulan, el sueño lúcido está estrechamente relacionado con la capacidad humana de autorreflexión, que se conoce como metacognición.

Pero algunos psicólogos de orientación psicoanalítica le darían otra explicación: las personas que tienen sueños lúcidos tienen un control muy rígidos de sus acciones, una característica que aparecerían también en los sueños, en los que son capaces de intervenir. Una hipótesis también es plausible, puesto que en la corteza prefrontal, la que según este estudio tienen más grande los soñadores lúcidos, se graban las normas sociales y morales…

¿Se pueden entrenar estos sueños?

Los foros de Internet y los blogs están llenos de instrucciones y consejos sobre la forma de conseguir el sueño lúcido. Pero la realidad es que no es fácil lograrlo, lleva hasta seis meses y no todos los consiguen, para disgusto de algunos neurocientíficos, que se sirven de este tipo de ensoñaciones para investigar cuestiones tan escurridizas como la consciencia.

Según Stephen LaBerge, autor de “Explorando el mundo de los sueños lúcidos” y probablemente uno de los mayores expertos en la materia, la frecuencia de estos sueños aumenta si se entrena a las personas en detectar los contenidos absurdos de los sueños, que habitualmente nos parecen normales mientras soñamos. Esto ayudaría a reconocer que estamos soñando, la característica de los sueños lúcidos.

Los neurocientíficos del Max Planck quieren darle una vuelta al asunto para saber si las habilidades metacognitivas, de autorreflexión, se pueden potenciar mediante este tipo de sueños. Tienen la intención de entrenar a los voluntarios en sueños lúcidos para examinar si esto mejora la capacidad de autorreflexión. Aunque quizás fuese más fácil hacerlo a la inversa, entrenar la capacidad de autorreflexión y ver si con ello se favorecen los sueños lúcidos…

Se pueden provocar por estimulación cerebral

El equipo de la psicóloga Ursula Voss, experta en este tipo de sueños, ante la dificultad de entrenar sujetos para sus investigaciones, se planteó inducirlos. Y logró en mayo del año pasado. Para ello estimularon el cerebro con ondas gamma durante la fase REM del sueño. Sus resultados los publicaron en las revista “Nature Neuroscience”.

A través de electrodos en el cuero cabelludo lograron, mediante una técnica llamada estimulación transcraneal de corriente alterna (tACS por su sigla en inglés), que los 27 voluntarios tomaran consciencia de que estaban soñando. Voss no prevé un mercado comercial para los dispositivos de sueños lúcidos. Y advierte de que los que se venden en la actualidad no funcionan bien, y los que estimulan el cerebro, como el del estudio, deben ser supervisados siempre por un médico.

Aplicaciones terapéuticas

Provocar este tipo de sueños artificialmente podría ayudar a tratar trastornos tan frecuentes como la depresión, la ansiedad o el trastorno de estrés postraumático (TEP), explicaba en Nature Neuroscience la Jessica Payne, del Departamento de Psicología, Memoria, Estrés y Sueño de la Universidad de Notre Dame (Indiana).

Las pesadillas recurrentes que se producen en estos trastornos, especialmente en el TEP, podrían modificarse a voluntad si las personas afectadas fueran conscientes de que están soñando, y podrían cambiar el final por otro menos traumático.

Urusula Voss quiere ver su efectividad en la esquizofrenia, donde el lóbulo frontal está menos activado y quizás entrenar en lucidez podría ayudar a distinguir entre alucinaciones y realidad. Las áreas corticales activas durante un sueño lúcido se superponen con las regiones del cerebro que están deterioradas en los pacientes no son conscientes de su enfermedad, según un estudio.

En otro ámbito, los sueños lúcidos tienen que ver con el pensamiento abstracto y se abre la posibilidad de enseñar esta técnica a niños de niveles académicos más bajos, porque quizá les ayude a llegar a un nivel de abstracción mayor.

Las personas con narcolepsia tienen más sueños lúcidos

Hacerse cosquillas a uno mismo no es posible. De ahí que los científicos se fijen en esta curiosidad como una ejemplo de atenuación sensorial en acciones llevadas a cabo por uno mismo. Pero hay excepciones, como cuando despertamos en la fase REM del sueño, según un artículo publicado en “Frontiers in Human Neuroscience” hace unos meses, que sí se consigue. Se preguntaban si en los sueños lúcidos pasaría lo mismo y para veriguarlo, los investigadores pidieron a los participantes que evaluaran sus sensaciones al hacerse cosquillas a sí mismos mientras estaban despiertos, lo imaginaban o experimentaban un sueño lúcido.

Sus resultados, explican, indican que la diferencia entre hacerse cosquillas a uno mismo y las cosquillas hechas por otros se borran en los sueños lúcidos. Lo que les lleva a la conclusión especulativa de que en los sueños lúcidos la atenuación sensorial para las cosquillas “de producción propia” se extiende a los personajes que aparecen en el sueño, que también quedan incapacitados para hacer cosquillas a otros. No hay nada perfecto…

¿Dejan huella en el cerebro?

La revista “Medical Hypotheses” describe el caso de un paciente con dolor crónico desde hacía 22 años y 2 años de tratamientos biopsicosociales sin resultado. Sin embargo, sufrió una remisión completa del dolor después de un sueño lúcido. Los autores proponen para explicarlo que la reorganización del sistema nervioso central (la plasticidad neural) es un posible mecanismo para explicar el beneficio terapéutico de los tratamientos multidisciplinares, y puede establecer un marco para la reparación de los nervios dañados que provocan el dolor resistente al tratamiento. Y lo sorprendente es que en este caso deducen que se esa plasticidad ha tenido lugar a través de un sueño lúcido… De ser así, los sueños lúcidos dejarían huella en el cerebro

Cómo descargar videos de Facebook, Youtube y otras redes sociales

Actualmente, los vídeos es el tipo de contenido multimedia más popular del momento.
Cada día podemos ver cómo muchas páginas web muestran numerosos vídeos, la mayoría de contenido en las redes sociales también muestran vídeos y son muchos los vídeos que se comparten por correo electrónico o por algunas aplicaciones de mensajería como WhatsApp.
Eso sin contar la cantidad de plataformas como YouTube donde se suben y visualizan millones de vídeos diariamente. Por lo tanto, seguro que en más de una ocasión hemos querido descargar alguno. Sin embargo, dependiendo de dónde lo queramos descargar la cosa puede resultar más o menos difícil. A continuación vamos a mostrar cómo podemos descargar gratis vídeos de páginas web y redes sociales.

Cómo descargar videos de Facebook

Facebook es una de las redes sociales donde más vídeos se comparten cada día. Vídeos que en determinadas ocasiones puede que queramos descargar en el disco duro de nuestro ordenador para verlos posteriormente. Para ello, el sitio web FB Down, ofrece la posibilidad de descargar gratis vídeos de Facebook con sólo indicar la URL del vídeo en la red social.

Cómo descargar videos de Twitter y Periscope

En el caso de Twitter, también existe TW Down, un sitio prácticamente idéntico al que acabamos de mencionar pero que en esta ocasión permite descargar un vídeo de Twitter a través de su URL. Periscope es otra aplicación de referencia en lo que a retransmisión de video en directo (streaming) se refiere, por lo tanto, seguro que en muchas ocasiones queremos descargar vídeos de Periscope a nuestro disco. Para ello, podemos echar mano de Scopedown, que permite descargar vídeos de Periscope indicando únicamente la URL del mismo.

Cómo descargar videos de Instagram y Youtube

Para Instagram también existe la aplicación web Downloadgram, que de forma parecida al resto, nos permite descargar un vídeo de Instagram a través de la URL del vídeo. Sin embargo, en la mayoría de ocasiones, seguro que es YouTube la plataforma desde donde queremos descargar vídeos gratis. En este caso el sitio ConvYouTube nos permite hacer con total facilidad.


Existen también otros sitios web desde donde podemos descargar gratis vídeos de diferentes plataformas o redes sociales desde un único sitio.
En este sentido KeepVid es uno de los sitios más populares.
Desde KeepVid es posible descargar vídeos de Facebook, Instagram, vimeo, liveleak y otros muchos más.

Otra de las mejores web para descargar gratis vídeos de páginas web y redes sociales es Save It Offline, que nos permite descargar cualquier vídeo de una web o red social en formato MP4 y en diferentes calidades.

Tubbe Offline es otro todo en uno, es decir, se puedes descargar vídeos de webs y redes sociales desde un mismo sitio.

Aunque Google Chrome cuenta con varias extensiones que permiten descargar vídeos de algunos sitios, lo cierto es que el propio Google ha estado persiguiendo a muchas de ellas y las ha ido eliminando de la Chrome Web Store. Sin embargo, si somos de los que usamos Firefox como navegador predeterminado, Video Download Helper es una gran extensión que permite descargar gratis vídeos de un montón de páginas web y redes sociales desde el navegador y sin tener que visitar otros sitios web.

Cómo desaparecer de internet sin dejar rastro

Un nuevo servicio que permite borrar sus cuentas de docenas de sitios de forma simultánea, sale al rescate de aquellos que quieran decir adiós a las redes sociales

Casi cualquier persona contemporánea tiene un largo historial de su presencia en la web —perfiles activos, cuentas olvidadas o abandonadas, suscripciones innecesarias—. No obstante, algún día todos nosotros nos preguntamos cómo este podría influir en nuestra promoción profesional o la vida personal. Ahí es cuando necesitamos servicios tales como Deseat.me.

Este nuevo sitio web fue creado por dos programadores suecos, Wille Dahlbo y Linus Unneback. Para eliminar su rastro de la red en unos pocos clics, el usuario tiene que iniciar sesión con su cuenta de Google para que el servicio proporcione un listado de cuentas de otros servicios y redes sociales, donde este se haya registrado, con opciones e instrucciones de eliminación.

De esta manera, el usuario solo tiene que elegir las cuentas que tiene interés en borrar y las que prefiere conservar y en pocos minutos —u horas, dependiendo de cuánto se necesita borrar— la persona habrá desaparecido de la web

Entre los ejemplos dados por el sitio están Facebook, Evernote y Dribble. No obstante, los creadores afirman que también funciona para YouTube y Linkedln entre otros.

Además, según Dahlbo y Unneback, el proceso es muy seguro debido a que la eliminación de las cuentas no se realiza directamente a través de Deseat.me sino mediante la propia página web de cada servicio o red social.

“Prácticamente, lo único que nos está diciendo es cuáles cuentas quieres borrar. Y dado que usamos el protocolo OAuth de Google, no tenemos acceso a ninguno de sus datos”.

 

Punto por punto: lo que Google sabe de ti sin que siquiera lo sospeches

Últimamente los medios han divulgado la información de que Facebook podría violar las reglas de privacidad accediendo a los datos personales de los usuarios.
No obstante, un experto en informática revela que Google aparentemente sabe mucho más sobre sus usuarios.

Un especialista en informáticas arrojó la luz sobre la actividad de Google luego del destape del caso Facebook y Cambridge Analytica.

Para enterarse de lo que ‘saben’ Facebook y Google, el experto irlandés Dylan Curran decidió descargar los archivos con sus datos conservados por ambos servicios. Los datos de Facebook resultaron componer un archivo de 600 Mb —lo que equivale a unos 400.000 documentos Word.

Sin embargo, esta cifra considerable empalidece a la sombra de los datos que tenía Google: alrededor de 5,5 Gb o unos tres millones documentos Word.

Curran decidió explicar en su Twitter de qué información personal puede disponer el gigante informático. Así, los servicios de Google conservan la información sobre cada lugar que visitó, cada página web que vio e incluso conserva los archivos borrados de su cuenta de Google Drive.

Qué información recoge Google

El informático contó que Google usa los dispositivos móviles para registrar en segundo plano los movimientos del usuario y hasta dispone de la información sobre cuánto tiempo duraron sus viajes de un punto a otro.

Para saber qué información tiene Google sobre sus movimientos, hagan clic aquí.

 

Aún más, el gigante informático tiene datos sobre aficiones y hobbies y podría calcular su posible peso y sueldo.

Además, si uno usa el calendario de Google, la empresa conserva los datos detallados de los eventos en que pensaba participar, y si llegó a hacerlo, según la posición geográfica.

Para acceder a la historia de su calendario, hace falta descargar la copia de los datos de su cuenta.

Tengan en cuenta que el archivo puede ser de gran tamaño y probablemente tardará un largo rato en descargarse.

 Una vez utilizado el servicio de Google Drive, el sistema conserva todos los archivos cargados, aunque el usuario los llegue a borrar. Estos datos también están disponibles en la historia de la cuenta.Como Google es ante todo un buscador, obviamente conserva el historial de búsqueda. Allí aparece toda la información sobre las búsquedas y hasta las imágenes descargadas y sitios visitados. Cabe destacar que todo lo que se busca en la red permanece en el sistema, aunque el usuario lo borre.

Para eliminar su historial de búsqueda por completo, hace falte borrar los datos de MyActivity en todos los dispositivos.

 

Además Google analiza los datos para adivinar qué le podría interesar a cierto usuario. Para ello, el sistema examina varios factores, entre ellos, la posición geográfica, el sexo y la edad.

Analizada la información, Google trata de mostrar la publicidad que podría interesar a cierto internauta. Para ver sus preferencias de publicidad, hagan clic aquí.

 

Google también registra la información sobre las aplicaciones que utiliza el usuario. Esto también puede incluir la información a que tienen acceso las propias aplicaciones. Es decir, si se trata de Facebook, allí puede aparecer la información sobre las conversaciones que mantiene el usuario.

Y si por ejemplo se trata de la aplicación que ayuda a regularizar el horario de sueño, Google podría saber cuándo uno se levanta y se acuesta.

La información sobre las aplicaciones utilizadas se puede consultar aquí.

 

Además, si utilizan Google Fit para planificar sus actividades físicas, Google puede almacenar datos sobre sus éxitos deportivos en los datos de su cuenta.

 

Si uno suele ver vídeos en YouTube, la historia de su búsqueda también permanece en el sistema de Google. Dicha información, a su vez, frecuentemente puede revelar mucha información sobre el usuario, como por ejemplo sus opiniones religiosas y políticas.

El historial de su actividad en YouTube está disponible aquí.

 

Como ya destacó el experto, Google ‘recuerda’ todas las imágenes que busca y descarga el internauta. Más que eso, aparecen conservados en el sistema las fotos sacadas por el propio usuario —incluso se sabe el lugar donde la imagen fue hecha—

Vea también: Cómo desaparecer de internet sin dejar rastro

Test: ¿Que nivel de narcisismo tienes? (NUEVO)

Si hay una escala del narcisismo, habría que pensarla como un espectro en el que hay que evitar los extremos, dice el psicoterapeuta Craig Malkin, autor de Rethinking Narcissism (Repensando el narcisismo), para quien cierta dosis de autoadmiración “es buena, incluso vital”, para tener vidas felices, realizadas y productivas”.

El autor opina que la creatividad, el liderazgo y la autoestima “están asociadas con la sensación de que uno es mejor que el promedio. Es parte de un antiguo dilema: ¿cuánto deberíamos amarnos a nosotros mismos y cuánto a los otros?”.

Su colega Joseph Burgo, escritor de The Narcissist You Know (El narcisista que usted conoce), es más radical y afirma que el 5% de la población, aunque no pueda ser diagnosticada con desorden narcisista, puede volverse insoportable para sus conocidos.

Clonación: ¿Qué es y qué aplicaciones tiene?

¿Qué sabes realmente sobre la clonación? Existen muchos mitos alrededor de esta técnica, sus orígenes y su alcance. En vista del avance de ciencia y la tecnología, es importante saber distinguir entre la realidad y la imaginación. A continuación, repasaremos algunos aspectos importantes para aclarar qué es la clonación y qué aplicaciones tiene.

¿Qué es un clon?

El término clon procede del griego κλών que significa rama, esqueje y se utilizaba para referirse a cualquier organismo engendrado asexualmente(sin que exista fecundación) y cuya información genética proviene de un único progenitor, no de la combinación de los genes del padre y de la madre.

Si nos referimos al ámbito de la ingeniería genética, clonar es aislar y multiplicar en un tubo de ensayo un determinado gen o, en general, un trozo de ADN.

Empleando una acepción más amplia, un clon es una copia exacta de su original biológico. No constituye una manipulación genética ya que no se altera el ADN del individuo engendrado. En contraposición a la reproducción asexual, a partir de la cual se generan clones, la reproducción sexual implica la participación de dos progenitores.

En los animales superiores, la única forma de reproducción es la sexual. Cada progenitor aporta un gameto (óvulos y espermatozoides), los cuales fusionan su material genético dando lugar al cigoto, proceso conocido como fecundación.

En seres humanos, los clones idénticos se conocen como gemelos monocigóticos o univitelinos. Son el resultado de la fisión de un embrión temprano dando lugar a dos individuos idénticos del mismo sexo. La probabilidad de que esto ocurra de forma natural en base al total de nacimientos en una población es de aproximadamente un 0,4%.

Los mellizos, por el contrario, no constituyen copias idénticas de un mismo individuo. Se originan como consecuencia de la fecundación de dos o más óvulos por distintos espermatozoides. En este caso, los individuos pueden ser de igual o diferente sexo. La probabilidad de que ocurra de forma natural es de un 0,6%, algo mayor que en el anterior caso pero aun así muy baja.

Tipos de clonación

En cuanto a la clonación artificial que se puede realizar en un laboratorio de modificación genética —como hemos dicho antes, clonar no implica la manipulación del material genético, que no nos confunda el término— podemos distinguir entre tres tipos:

  • Clonación por partición de embriones tempranos. Constituye la analogía con la gemelación natural explicada anteriormente. Es preferible emplear la expresión gemelación artificial y no debe considerarse como clonación en sentido estricto. Ocurre naturalmente en plantas e invertebrados.
  • Clonación verdadera. Consiste en transferir el núcleo (orgánulo de una célula eucariota que contiene la información genética) de una célula de un individuo ya nacido a un óvulo o cigoto al que previamente se le ha extraído el núcleo (enucleación).Este tipo de clonación da lugar a individuos casi idénticos entre sí y muy parecidos al donante de la célula que aportó la información genética.El primer científico que demostró que esto era posible fue John Gurdon en 1970, el cual clonó a una rana empleando el núcleo de una célula de la piel y transfiriéndoselo a un óvulo enucleado de otro individuo de la misma especie. Otro ejemplo es el sonado caso de la oveja Dolly, clonada en 1997 en el instituto Roslin de Edimburgo.
  • Paraclonación. Es similar al proceso de clonación verdadera. La única diferencia es que en este caso el núcleo que contiene el material genético del individuo que se desea clonar procede de un blastómero (etapa embrionaria temprana) o de células fetales en cultivo. Es decir, el progenitor de los clones es el embrión o feto.

Utilidad terapéutica de la clonación

En primer lugar, la clonación y experimentación con seres humanos está totalmente prohibida en Europa y en la mayor parte del mundo a raíz del Convenio sobre Derechos Humanos y Biomedicina  impulsado por el Consejo de Europa y celebrado en 1997.

En dicho acuerdo, se establecieron nuevos criterios para la promoción y defensa de los derechos humanos en referencia a los avances de la biomedicina. España ratificó este mismo convenio dos años más tarde en Oviedo, pasando a ser conocido con el nombre de: Convenio de Oviedo.

Pese a ello, no son pocas las evidencias de las utilidades terapéuticas de la clonación. Sin embargo, el proceso implica generar embriones que posteriormente serán descartados, por lo que aun hoy en día es un tema de debate y actualidad entre la comunidad científica.

Entre las muchas utilidades de la clonación, destacan la obtención de células madre pluripotentes con objeto de diferenciarlas posteriormente a tejidos sanos que puedan utilizarse para trasplantes. Otro ejemplo sería la obtención de células madre hematopoyéticas con objeto de curar defectos del sistema inmunológico.

De hecho, este fue el objetivo de un ensayo realizado en ratones hace casi dos décadas. En él se consiguió reparar parcialmente el sistema inmunológico de ratones inmunodeficientes gracias al trasplante de células madre hematopoyéticas obtenidas a partir de embriones clónicos.

A día de hoy no son pocas las demostraciones del potencial de la clonación terapéutica. Teóricamente, podría curarse casi cualquier enfermedad no congénita empleando este tipo de técnicas.

Si además incluimos en el proceso la manipulación genética de las células madre obtenidas a partir de embriones clónicos podríamos, incluso, hacer frente a enfermedades congénitas genéticas como la anemia falciforme, la hemofilia o la diabetes mellitus.

Test: Adivina el país a partir de un proverbio

Los proverbios y los dichos conservan la sabiduría de generaciones. Y en cada país esta sabiduría es propia y distinta.
Hemos juntado algunos proverbios de diferentes países y te invitamos a descubrir a qué país pertenecen.

15 Curiosidades sobre la antigua Roma

Resulta que la Antigua Roma no solo tenía filósofos, gladiadores y teatros. Los romanos dejaron después de ellos muchos misterios, y jamás nos enseñaron algunas de sus tradiciones en las clases de historia.

1. Los romanos bebían la sangre de los gladiadores

En la Antigua Roma, se bebía la sangre de los gladiadores asesinados. Se creía que de esta manera la persona recibía la fuerza vital. Algunos de los autores romanos describen cómo después de las peleas de gladiadores recogían la sangre de los combatientes caídos para venderla como un medicamento. Los romanos creían que la sangre de los gladiadores podía curar la epilepsia.

2. Los romanos no morían jóvenes

A pesar de que la esperanza de vida en promedio en la Antigua Roma era de 25 años, muchos romanos vivían hasta la vejez y podían presumir una esperanza de vida envidiable. Probablemente, la cifra 25 se vio influenciada por la muerte de las mujeres en parto, así como también por un nivel de mortalidad infantil alto. En promedio, los romanos no vivían menos que nosotros.

3. La medición del tiempo era relativa

Una hora romana podía durar desde 75 minutos modernos en verano hasta 44 en invierno. Lo que sucede es que los romanos se basaban en el sol. 12 horas diurnas empezaban con el amanecer, y después de la puesta del sol se contaban otras 12 horas nocturnas. Debido a que la longitud del día en invierno y en verano era muy diferente, la longitud de cada hora también podía variar. Por lo tanto, los romanos tenían mucha paciencia con las tardanzas y no eran muy puntuales.

4. El color púrpura solo era para los ricos

Los romanos tenían la costumbre de juzgar a la gente por su ropa, más bien, por su color. Solo existían dos opciones: todos los colores “naturales”, ya sea café amarillento o gris, procedían de la lana de borrego natural y, por lo tanto, se percibían como propios de ciudadanos humildes y de bajos recursos; mientras que los tonos rojo, violeta y verde se creaban de forma artificial, usando colorantes caros que se traían desde países lejanos, se consideraban una señal de riqueza y nobleza. Usar ropa de color púrpura se consideraba lo máximo.

5. La uniceja era señal de gran inteligencia

En Roma se valoraba mucho la uniceja en las mujeres. Se consideraba una señal de gran inteligencia, por lo cual las damas que querían estar a la moda acudían a todo tipo de trucos para aumentar la densidad de sus cejas. Por ejemplo, usaban cejas artificiales hechas de lana de cabra. Para pegar una uniceja postiza, usaban resina de árboles.

6. La odontología era popular

En la Antigua Roma existían los dentistas, y los romanos cuidaban mucho su salud bucal. Los arqueólogos incluso descubrieron una mandíbula femenina con dientes que tenían prótesis. Los científicos creen que este tipo de inventos dentales antiguos no solo se usaban para poder masticar bien la comida sino también para demostrar su riqueza porque solo las personas más adineradas podían darse el lujo de presumir la boca llena de dientes.

7. A los romanos no les caían bien los filósofos

En en imperio nacieron filósofos tan destacados como Séneca y Marco Aurelio. Aún así, muchos romanos eran hostiles a la filosofía. Desde el punto de vista de los romanos prácticos, estudiar filosofía con su enfoque en el mundo interior, hacía que la gente no estuviera bien adaptada a la vida activa y a servirle al país. Galeno, el médico de corte imperial, notó que los romanos consideraban la filosofía no más útil que taladrar las semillas de mijo.

8. Los generales romanos no peleaban

En el arte, muchas veces los generales se dibujaban luchando al lado de sus soldados. Sin embargo, por lo general, no participaban en las batallas. Ocupaban puestos de mando y dirigían el ejército desde una distancia para poder reaccionar mejor a lo que sucedía. Solo en casos excepcionales, cuando la batalla casi se daba por perdida, el general tenía que terminar con su vida o ir a buscar muerte a manos del enemigo.

9. Existía la tradición de beber veneno

Desde finales del siglo I a.C., los emperadores romanos empezaron la tradición de consumir una pequeña cantidad de cada veneno que existía para intentar volverse inmunes a ellos. La mezcla de venenos se llamaba mitridatum en honor a Mitrídates el Grande, rey del Ponto, quien fue el primero en probar este método.

10. La persecución de los cristianos

Los romanos creían que tenían motivos contundentes para perseguir a los cristianos. Ellos consideraban que su imperio se basa en politeísmo. Pero los cristianos afirmaban que los dioses paganos eran demonios malvados o negaban su existencia. Si los romanos les hubiesen permitido propagar sus creencias, habrían enojado a sus dioses. Aunque los romanos les daban la oportunidad a los cristianos de aceptar a sus dioses tradicionales y, de esta manera, evitar una muerte de mártires. Sin embargo, los creyentes no podían aceptar ese trato.

11. En las fiestas se provocaban vómitos

Los romanos adoraban tanto la opulencia y el exceso en todo que incluso iniciaron la tradición de provocarse el vómito durante sus fiestas. Según Séneca, los romanos comían hasta que no les cabía más comida y luego se provocaban vómitos para liberar su estómago y seguir comiendo.

12. Las romanas se teñían el cabello

Las romanas se teñían el cabello. Inicialmente, el cabello pintando era señal de una mujer de vida galante, sin embargo, la tercera esposa del emperador Claudio, Mesalina, puso de moda el uso de pelucas de colores, y luego también la costumbre de teñirse el cabello entre la nobleza romana.

13. Los caballos participaban en política

Incitatus fue el caballo favorito del emperador Calígula. Según Suetonio, incluso se erigió una estatua de Incitatus de mármol y marfil, tenía vestimienta de color púrpura y adornos de piedras preciosas. Dion Casio dice que el caballo se alimentaba de avena mezclada con partículas de oro. Suetonio también escribe que Calígula planeó convertir a Incitatus en un cónsul. Tal vez de esta manera el emperador quería burlarse del senado mostrándoles que incluso un caballo era capaz de hacer el trabajo de un senador.

14. No usaban jabón

Los romanos se bañaban a diario, sin embargo, no usaban jabón. En vez de eso, se frotaban con aceites y luego se los quitaban junto con la suciedad usando unos cepillos especiales.

15. Usaban una manera inusual de lavar

Los romanos usaban la orina humana para lavar la ropa. Los lavanderos llenaban un barril de ropa y luego le vertían la orina. Después de eso, una persona se metía adentro y pisaba la ropa con sus pies para “tallarla”.